CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Redes sociales

Uno de los influenciadores más populares de Instagram tiene un consejo para los que quieren ser como él: El final está cerca

Por Chloe Melas

(CNN) — Uno de los mayores influenciadores de las redes sociales tiene un consejo para aquellos que esperan hacerse ricos en las redes sociales: consíganse un trabajo de verdad.

The Fat Jewish, cuyo verdadero nombre es Josh Ostrovsky, dice que el fenómeno en línea que lo convirtió en una imagen que generaba y generaba dinero casi ha llegado a su fin. El final de la edad de influenciador, dice, está cerca. El futuro está en hacer cosas reales para personas reales.

“Todo el mundo solo quiere ser un influenciador ahora, nadie quiere conseguir un trabajo”, le dijo a CNNMoney en una entrevista reciente. “Simplemente creo que las personas necesitan aprender cómo hacer realmente cosas desde cero, eso te llevará más lejos que Internet”, agregó.

MIRA: Las redes, la poderosa arma de los movimientos sociales

Eso explica su última empresa, Swish. La compañía, fundada con sus amigos David Cohen, Tanner Cohen y Alexander Ferzan en 2015, vende vinos con nombres irreverentes como White Girl Rose y Family Time Is Hard. Acaba de lanzar una línea de vinos enlatados llamada Babe, y está jugando con la idea del vino en barril.

Él dice que el concepto es “reinventar” el vino para “hacerlo divertido”. Organiza fiestas de vino donde puede encontrar una piscina llena de vino ​​o toboganes cubiertos de vino rosé.

El equipo de capital de riesgo de Anheuser-Busch, ZX Ventures, adquirió una participación menor en Swish en marzo, lo que parece sustentar su punto de vista sobre la mejor manera de ganar dinero. La compañía se negó a discutir el trato.

Uno de los influenciadores más populares del mundo dice que él y sus colegas están cerca de la extinción.

“La gente está empezando a experimentar un poco de agotamiento en las redes sociales”, dijo Ostrovsky. “¿Cuántas veces puedo mirar a tu bebé? ¿Cuántas veces puedo ver una puesta de sol resplandeciente y rosada, o tu cuenco de açaí, o tu carrera 5K? Así que queremos darle a la gente cosas reales, y esa es parte de la razón por la que creamos el vino”, continuó.

Ostrovsky se hizo popular en Instagram, publicando memes provocativos y, hasta hace unos años, fue acusado de plagiar los chistes de otros comediantes. Luego, Ostrovsky se disculpó, comenzó a dar crédito donde se debe crédito y continuó acumulando seguidores. Tiene 10 millones en este momento, y está especialmente orgulloso del hecho de que Brooke Shields y Stanley Tucci estén entre ellos. (En aras de la comparación, Arielle Charnas, la influenciadora de moda más exitosa de Instagram, tiene 1,1 millones de seguidores).

“Eventualmente habrá demasiados influenciadores, el mercado estará saturado y el valor de los puestos influyentes continuará cayendo”, dijo Ostrovsky. “Es una propuesta de valor muy estándar. Cuanta más gente se una, más opciones hay para las marcas y cada influenciador valdrá menos”.

LEE: Facebook admite que las redes sociales pueden “corroer la democracia”

Podrías pensar que la única razón por la que Ostrovsky puede vender vino es porque tiene una audiencia masiva. Pero no encontrarás ninguna mención de The Fat Jewish en la marca de Swish.

“Esa fue la decisión más importante”, dijo. “Queríamos algo en lo que pudieras estar si me seguías y amas mis locas payasadas. O algo que realmente verías en la tienda en un estante y dijeras: ‘Ese soy yo'”.

Swish no revelaría sus ingresos, pero Ostrovosky dice que más de 20.000 minoristas llevan sus productos y les va especialmente bien en California, Nueva York y Nueva Jersey. En cuanto a los nombres de vino ligeramente inapropiados, Ostrovosky dice que están de acuerdo con su inclinación por burlarse de todos, incluido él mismo.

View this post on Instagram

Give yourself the gift of realistic expectations.

A post shared by BABE (@drinkbabe) on

Ostrovosky no está equivocado sobre la saturación del espacio de los influencers  en las redes sociales, pero es demasiado pronto para escribir un obituario, dice Kamiu Lee, directora ejecutiva de la agencia de marketing Activate. Muchas marcas siguen buscando personas con una fuerte presencia en las redes sociales, pero su representante ideal ha cambiado.

“La atención de las marcas se ha trasladado a los micro influenciadores”, dice ella. Esa es la nueva y popular palabra de moda para personas con 50.000 a 250.000 seguidores. Trabajar con personas que tienen una base de seguidores de ese tamaño permite a las marcas adaptar su mensaje a grupos específicos.

Nada de esto significa que Fat Jewish eliminará su cuenta de Instagram pronto. “No creo que alguna vez quiera alejarme de eso”, dice. Después de todo, ¿por qué renunciar a toda esa influencia?