CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Donald Trump dijo algo realmente aterrador

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) — Si parpadeaste, es posible que te lo hayas perdido.

En un discurso en Kansas City ante la Convención Anual de Veteranos de Guerra este martes, el presidente Donald Trump, en medio de uno de sus ataques antimperialistas, dijo esto (el énfasis es mío):

“Quédense con nosotros. No crean en la mierda de estas personas, las noticias falsas… lo que estás viendo y lo que estás leyendo no es lo que está sucediendo”.

LEE: Trump está llevando a Estados Unidos por el camino de la tiranía

Sé que insisto, PERO: eso es absolutamente extraordinario para cualquier líder elegido, especialmente cuando ese líder es la persona más poderosa del país. Y sé que sigo diciendo esto también, PERO: que el presidente no solo piense así, sino que se siente lo suficientemente envalentonado como para habérselo dicho a una multitud, con cámaras que lo transmiten por todo el país, es francamente aterrador.

Regresa y lee la cita completa arriba. Lo que Trump está diciendo es esto: yo (y aquellos que me apoyan) son los únicos que te dicen la verdad. Cualquier cosa que escuches de alguien que no soy yo, no se puede creer.

Dios mío.

Donald Trump no cesa en sus ataques a los medios de comunicación.

Esto me parece un paso más allá de la voluntad de Trump de exagerar y, a veces, descaradamente mentir en pro de su propia agenda. Desde que se convirtió en candidato hace tres años, Trump ha exhibido una relación ocasional con la verdad. Queda claro en ese momento que se está contando a sí mismo la historia de su propia vida; si esa versión concuerda con los hechos nunca ha sido motivo de gran preocupación para el presidente.

Es una mentalidad que produce conceptos como “hechos alternativos”: la creencia de que la verdad es en sí misma un concepto intercambiable.

Pero lo que Trump hizo en su discurso de este lunes va más allá de solo decir muchas cosas que no son ciertas. (Para ser claro: ¡Él también lo hizo!) Le dijo a la audiencia que no creyera nada de lo que ven o leen. Que todos los medios son falsos. Que todo lo que no se origina con el propio Trump debe ser ignorado.

Los defensores de Trump sin duda serán alentados por su último ataque. Los medios están irremediablemente predispuestos en contra de Trump, entonces, ¿por qué no debería decirle a la gente que ignore todo lo que dicen los medios?

Hay algunas maneras de responder esa pregunta.

En primer lugar, la idea de que los medios son los culpables del marasmo actual de Trump sobre Rusia es una farsa. Los medios no decidieron que Trump debería sentarse con Putin uno a uno por más de dos horas en Helsinki. Los medios no dictaron que Trump no estaba dispuesto a culpar a Rusia por su intromisión electoral en 2016. Los medios de comunicación no criticaron los repetidos intentos de Trump por aclarar si cree que Rusia intentó interferir en las últimas elecciones presidenciales o si tenían planes de entrometerse en futuras elecciones. Donald Trump hizo todas esas cosas. Él literalmente las dijo ante las cámaras. Lo único que hicieron los medios fue transmitirlo. No es necesario mayor análisis.

LEE: Michael Cohen se ha puesto oficialmente en contra del presidente Donald Trump

Segundo, para aquellos que aplauden el llamado de Trump a ignorar cualquier cosa que no sea lo que él dice, pregúntese cómo termina esa historia. Sabemos que una de las características de los gobiernos autoritarios es un intento de desacreditar a los medios independientes y luego tomar el control de la prensa para que solo se emitan o escriban los mensajes aprobados. ¡No importa cuánto odies a CNN, o a mí! No puedes creer que un medio controlado por el Gobierno sea una mejor alternativa.

Lo más aterrador de todo esto es que el mensaje de no-realidad de Trump es recogido y amplificado por la alineación de horario estelar en Fox News Channel. Y Fox es, por supuesto, la forma en que muchos conservadores en el país reciben sus noticias. Fox está, por supuesto, en lo más alto de las clasificaciones gracias a su disposición a repetir el mensaje de Trump a una audiencia que espera ansiosamente escucharlo.

Pero, de nuevo, sigue ese camino hasta su conclusión lógica: en algún momento ni siquiera Fox sería lo suficientemente bueno para Trump. Personas como Chris Wallace y Bret Baier, los presentadores de Fox aún comprometidos con hacer preguntas difíciles al Gobierno, serían considerados inaceptables. Cualquier crítica, o incluso análisis de una idea o afirmación de Trump sería vista como una traición. Fox no sería lo suficientemente trumpesco para Trump.

Así que si aplaudes cuando Donald Trump te dice que ignores lo que tus propios ojos y oídos ven y escuchan, piensa en lo que aplaudes. Supongo que no es el tipo de sociedad en la que te gustaría vivir, o quieres para a tus hijos.