CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Baloncesto

Colombia destronó a Cuba en baloncesto y este es el secreto de cómo lo logró

Por CNN Español

(CNN Español) — El equipo femenino de baloncesto de Colombia le arrebató el título centroamericano a una de las potencias y favoritas de la región y se coronó campeón en un emocionante partido en los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018.

Las colombianas, dirigidas por Luis Cuenca, lograron una victoria apretada esta semana después de remontar un resultado en contra.

Cuba, una de las selecciones favoritas de la región en baloncesto, terminó arriba en el marcador al final del segundo cuarto con 30-23, y la meta de alcanzar su décimoprimer título en este torneo se veía más cerca.

Pero, después del descanso, el quinteto colombiano tenía una leve ventaja sobre las cubanas 41-39 a final del tercer cuarto, y para el final del partido, cubanas y colombianas igualaban la serie a 55 puntos.

“Lo que se consiguió en estos Juegos Centroamericanos puede definirse como una hazaña”, le dijo a CNN en Español el entrenador del equipo colombiano. “Derrotar primero a Puerto Rico, en la semifinal, y luego en la final vencer a Cuba, un equipo que venía desde 1970 siendo campeón de los Juegos Centroamericanos en el baloncesto femenino, o sea 40 años de hegemonía, no es una cosa fácil”.

La victoria de Colombia parecía difícil, pues las cubanas ya habían derrotado a Colombia en la fase de grupos. Pero en el tiempo extra, las colombianas lograron dos puntos de diferencia (67-65) sobre las cubanas e hicieron historia: coronarse campeonas por primera vez en la historia de los Juegos Centroamericanos y del Caribe ante una público de 8.000 espectadores que, según el técnico, le dio un impulso especial a las jugadoras.

“Creo que el público dio un impulso bastante importante a nuestro equipo”, le dijo Cuenca a CNN en Español. “Toda esta gente barranquillera que colmó el coliseo y que en ningún momento dejó de creer en su selección”.

La selección femenina de baloncesto de Cuba se ha llevado este título en 10 oportunidades desde 1970, según la Agencia Cubana de Noticias. La última vez que lo hicieron fue en 2014, en los Juegos Centroamericanos de Veracruz.

“Nuestras jugadoras nunca dejaron de creer, vieron que este sueño de conseguir la meta de oro era posible”, agregó Cuenca. “Finalmente pudimos alzar esta medalla de oro y romper la hegemonía que traía Cuba”.

Las colombianas le quitaron la hegemonía de varias décadas a las cubanas en unos juegos Centroamericanos y del Caribe. (Crédito: Facebook / Federación Colombiana de Baloncesto)

La “mística”, la clave de la victoria colombiana

Aunque la selección colombiana de baloncesto femenino llegó a Barranquilla con dos oros en justas internacionales: los XVIII Juegos Bolivarianos (Santa Marta, 2017) y los XI Juegos Suramericanos (Cochabamba, 2018), no eran las favoritas, según su entrenador.

“[Llegamos] sin mucho favoritismo, sabiendo que íbamos a enfrentar a las potencias deportivas de Centroamérica, Cuba, Puerto Rico, todos los demás, pero bueno. Partido a partido creo que nos lo fuimos creyendo”, dijo Cuenca después del partido.

Pero aunque varios factores fueron decisivos en esta victoria —como el proceso de siete años con las jugadoras y el apoyo de las autoridades deportivas para el equipo— hay un “secreto” en la victoria, dice Cuenca.

“El secreto está en la mística que el grupo ha conseguido en los últimos dos años”, dice él, refiriéndose al trabajo “psicológico” que han hecho con las jugadoras, más allá del técnico y táctico.

“Creo que aparte de ese trabajo técnico táctico, hemos hecho con ellas un buen trabajo psicológico tratando de fortalecernos como equipo, tratando de que cada una empiece también a ver sus posibilidades y a crecer en cada una de sus especializaciones”, dice.

Y para complementar, las jugadoras se han vuelto muy creyentes en Dios, según Cuenca, algo que, según él, también ha ayudado en las victorias de las jugadoras.

“Creo que esta mística ha calado muy fuertemente en estas deportistas”.

Y al final, en una mezcla de táctica, técnica, mística, “mucho coraje”, según Cuenca, las colombianas lograron levantar el oro en esta reñida competencia en Barranquilla.

Colombia, sin liga profesional de baloncesto femenino

A pesar de que la selección femenina de baloncesto de Colombia —que está conformada por un grupo muy heterogéneo de jugadoras que van desde los 20 hasta los 36 años, según el entrenador— haya tenido importantes victorias en los últimos tres campeonatos internacionales, el panorama nacional de esta disciplina no pinta muy bien.

Cuenca explica que a pesar de que las jugadoras colombianas tienen un nivel atlético sobresaliente, en el país no existe una liga profesional de baloncesto femenino, únicamente masculino.

Solo hasta hace unos años se estableció la Copa Especial Femenina de baloncesto, un campeonato aficionado en el que las deportistas han podido seguir formándose y recibir algunos estímulos económicos, pero no es liga profesional.

“En el momento en que en Colombia la situación se profesionalice como tal, en ese momento dará un gran salto de calidad”, dice Cuenca, que hace un llamado para que la empresa privada “deje de mirar el fútbol [pues] hay otros deportes”, haciendo referencia a la gran cantidad de espectadores que están llenando las tribunas en los Juegos Centroamericanos en otros deportes grupales como baloncesto y voleibol.

La selección de baloncesto de Colombia está entre los 10 mejores equipos del continente en la categoría femenina, según el ránking mundial de la Federación Internacional de Baloncesto de 2017, detrás de Estados Unidos, Canadá, Brasil, Cuba, Argentina, Puerto Rico, Venezuela, Chile y México.

A nivel mundial, Colombia está en el puesto 35; Cuba en el 14 y los primeros puestos los ocupan Estados Unidos, España y Francia.

“El salto de calidad que tenemos que dar se relaciona mucho con esto y con poder crear una liga profesional, que le asegure a las jugadoras ingreso y estabilidad deportiva”, puntualiza.