CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crisis en Nicaragua

Nicaragua

Cuatro cosas de las que habló Daniel Ortega en CNN y lo que le responden oposición, iglesia y ONG

Por CNN Español

(CNN Español) — El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, habló en CNN en Español sobre la situación que atraviesa su país y las posibles soluciones que él como mandatario propone para la salida a la crisis en su país que ya completa más de tres meses. Pero, ¿qué dicen la oposición, la iglesia y los demás actores involucrados?

Las declaraciones que le dio a Andrés Oppenheimer —entrevista que fue transmitida este lunes a las 9 p.m. ET— son hasta ahora la señal más clara de que Ortega podría estar dispuesto a reanudar el diálogo para la paz.

En este diálogo, Ortega dijo que está dispuesto a incluir a la ONU en la mesa para buscar solución a la crisis en una comisión de diálogo que incluiría a la iglesia; actualizó la cifra de muertos por las manifestaciones y respondió a quienes lo responsabilizan de esos asesinatos. Además dejó la puerta abierta hacer un referendo para llamar a elecciones anticipadas y dijo que las organizaciones de Derechos Humanos están politizadas. ¿Representa esto un avance?

Reactivación del diálogo

La iglesia de Nicaragua celebró el anuncio de Ortega de reactivar la mesa de conversaciones, pues “el presidente Daniel Ortega sabe muy bien que el camino el que todos, tarde o temprano, tenemos que seguir es el diálogo”, dijo este lunes en CNN en Español Monseñor Miguel Mántica Cuadra, de la arquidiócesis de Managua.

La reacción llega después de que Ortega dijera que incluiría a otros actores “que puedan fortalecer el trabajo que ha venido haciendo la iglesia” y que busca “crear las condiciones” para fortalecer el diálogo. Por eso, dijo Ortega, se contactó con el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, así como con otros organismos internacionales, que no especificó cuáles son.

Este anuncio es importante, pues el mismo Guterres ya se había ofrecido para mediar en la crisis. En una comparecencia de prensa a mediados de julio, el secretario general de la ONU dijo que es “absolutamente esencial” que se revitalice el diálogo en ese país, pues el número de muertos por manifestaciones era “totalmente inaceptable”.

En este sentido, respondiendo a preguntas de periodistas, Farhan Haq, vocero del secretario general de la ONU, dijo este lunes que están al tanto de pedidos por parte de diferentes organizaciones para que se reúna el Consejo de Seguridad para tratar la situación en Nicaragua y pedidos de mediación de un enviado especial a ese país para apaciguar la violencia.

Haq informó que se están llevando a cabo conversaciones en la Secretaría General, que incluyen la posibilidad de involucrar a la Misión Permanente de Nicaragua, pero mientras que se lleven a cabo estas conversaciones no podrá ofrecer más detalles.

“Veremos después de que sucedan (las conversaciones) si hay algo que podamos decir acerca del rol que podríamos cumplir”, dijo. “Estamos hablando sobre el tema y estamos viendo qué podemos hacer que pueda ayudar”.

Cifra de muertos

El reporte de la cifra de muertos aumentó dramáticamente con la entrevista del presidente Ortega. Según él, no son 59 las personas que han muerto durante la violencia de las manifestaciones —cifra anteriormente reportada—, sino 195.

Ortega criticó las cifras de muertos entregadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y grupos defensores de derechos humanos que hablan de hasta más de 400 muertos.

“Esos datos no han sido depurados, no han sido verificados. Simplemente son denuncias que ellos han recibido y van sumando, van sumando, van sumando”, dijo Ortega, sobre los “fallecidos” que ha dejado “la violencia”.

La Asociación Nicaragüense pro derechos humanos (ANPDH) dice que se han registrado más de 400 muertes en más de tres meses de violencia; la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pone la cifra en 295 muertos y el Centro Nicaragüense para los Derechos Humanos (Cenidh), suma 305.

Politzación de las organizaciones de derechos humanos

El Cenidh rechazó las aseveraciones de Ortega sobre estos grupos, de los que dijo están “politizados” y tienen una “política contra el gobierno”.

Según él, esos organismos “mueven gente que llevan a poner denuncia, inventan cualquier cosa”. Pero para el Cenidh, los asesinatos y la violencia en general del régimen de Ortega son reales.

“Los asesinados, heridos, detenidos y con procesos judiciales realizado por el régimen de Ortega, son una realidad, no los inventamos como dice el Presidente Ortega en entrevista”, dijo el organismo en un tuit este domingo.

También se pronunció Érika Guevara Rosas, directora de Amnistía Internacional, una organización sobre la que se pronunció Ortega diciendo que hizo una “visita de médico”.

“Las ‘visitas de médico’ que hace @AmnistiaOnline, son a lugares donde el propio Ortega tiene años que no aparece, donde han violentado gravemente los DDHH de su pueblo, y donde hemos sido testigos de primera mano de sus abusos, arbitrariedades y represión violenta”, dijo Guevara Rosas en un tuit este domingo.

La cifra de heridos según la ANPDH suma más de 2.800 lesionados, mientras que monseñor Edwin Román, párroco de la iglesia San Miguel Arcángel de Masaya, dijo que continúan las detenciones ilegales incluso de familias enteras. Según él, un número no cuantificado de jóvenes huyeron para salvar sus vidas luego de la operación limpieza ejecutada por la Policía y grupos a fines al gobierno.

Sobre la violencia, Vilma Núnez, presidenta del Cenidh, dijo que el gobierno de Ortega ha fortalecido los métodos de represión.

“Daniel Ortega ha cambiado su estrategia de represión, de exterminio y de sembrar el terror…ha fortalecido los métodos de represión de la Policía con el actuar de los paramilitares. Ahí hay gente con entrenamiento militar”, dijo Nuñez el pasado 24 de julio. “¿Quien les da las armas? ¿Quien les entrena? No puede decir el Gobierno que este fenómeno es ajeno”.

Elecciones anticipadas

Ortega dejó abierta la puerta a convocar a un referendo, pero dijo que aún así esto dejaría a la oposición insatisfecha.

“Le podríamos preguntar a la gente, claro que sí. Si la gente dice que sí, vamos a elecciones anticipadas. Y si la gente dice que no, van a decir que hicimos fraude. ¿Por qué? Porque todavía las reformas que hay que hacer, los mecanismos, todo el trabajo que hay que hacer para fortalecer el sistema electoral necesita también de recursos”, dijo Ortega a CNN en Español.

Ortega fue elegido presidente por primera vez en 1979 hasta 1990, después de la Revolución Sandinista del 79 que derribó la dictadura de Anastasio Somoza y durante la cual él luchó contra grupos apoyados por Estados Unidos.

En 2007 retornó al poder con el Frente Sandinista para la Liberación Nacional (FSLN) mediante el sufragio universal y fue reelegido en 2011, a pesar de los cuestionamientos formulados por la oposición por haberse postulado al amparo de un fallo judicial de 2009, que declaró inaplicable solo para él la regla constitucional que prohíbe la reelección sucesiva.

En 2016 volvió a ser reelegido por cuarta ocasión con el 72,5% de los votos, año en el que su esposa, Rosario Murillo, fue elegida como vicepresidenta.

Para monseñor Mántica, la clave de este proceso está en la participación de observadores nacionales e internacionales e incluso haciendo cambios en el poder electoral para garantizar transparencia en las elecciones.

“Yo creo que eso le daría muchísima confianza al pueblo de Nicaragua y sería una salida para la crisis que tenemos”, dijo en CNN en Español.