Nota del editor: Alice Driver es periodista y traductora independiente. Su trabajo se centra en la migración, derechos humanos e igualdad de género. Está basada en Ciudad de México. Es autora de "More or less dead: Feminicide, Haunting y Ethics of Representation en México". Las opiniones expresadas en este comentario son las del autor. Ver más artículos de opinión en CNN en Español.

(CNN) - Según Ivanka Trump en una entrevista reciente con Axios, el tema de la separación de familias inmigrantes "fue un punto bajo" durante su mandato como asistente e hija del presidente.

Ella ha mencionado el tema de la separación familiar en tiempo pasado, como si hubiera terminado, reforzando aún más el mensaje de su padre de que él ha acabado con la separación de familias. Esa implicación no refleja la realidad, porque la separación familiar continúa.

La intención de Ivanka Trump en la entrevista fue clara: tratar de calmar las tormentas de fuego que su padre inicia. En otra parte de la entrevista, ella también cuestionó el calificativo de "enemigo del pueblo" a los medios. Pero para que las palabras tengan significado y no solo suenen a lo que la gente quiere escuchar, necesitan respaldarse en los hechos. Y en ese punto, Ivanka Trump falla la prueba siempre.

LEE: La crisis de separación de familias no terminó, según documentos judiciales a días de que venza el plazo

La primera hija siempre ha desempeñado el papel de "buena policía" en el gobierno de Trump, diciendo que apoya cuestiones como los derechos LGBTQ. Sin embargo, ella funciona como un espectáculo más que desvía la atención de las acciones que toma el presidente Trump para restringir derechos y atacar a los medios.

Si a Ivanka Trump le importaban los hijos migrantes separados de sus padres, pudo hacer algo más que llamarlos un "punto bajo": pudo actuar como asesora principal de su padre, hacerle un llamado público o usar su influencia para basarse en el derecho internacional.

En junio, la ONU le dijo a Estados Unidos que separar a los niños migrantes de sus padres es ilegal. Sin embargo, Ivanka Trump no ha hecho nada para mostrar su interés en defender la ley y, de hecho, sigue repitiendo los puntos de vista de su padre sobre el tema.

Ivanka Trump no solo es hija de Donald Trump, sino su asesora en la Presidencia de Estados Unidos.

Por ejemplo, Ivanka Trump, al hablar de lo mucho que le importaban los niños inmigrantes separados de sus padres, dijo: "Somos un país de leyes". Luego usó a su madre inmigrante como un ejemplo de inmigración legal. Su padre también habla a menudo de "seguir leyes" en relación con la actual situación de separación familiar para reforzar la idea de que es legal sacar a los niños de sus padres, incluidos los bebés que aún están en periodo de lactancia, y mantenerlos en centros de detención.

Seamos claros: esa no es la ley y crea una situación en la que la administración de Trump está criminalizando a los inmigrantes que tienen legalmente el derecho de solicitar asilo en Estados Unidos.

Ivanka Trump, en sus comentarios, también distinguió entre inmigrantes legales como su madre y aquellos que ponen "a niños en riesgo de ser víctimas de la trata". La administración Trump ha promovido la idea de que los adultos que trafican con niños se hacen pasar por familias, criminalizándolos para justificar separarlos. Sin embargo, los datos sugieren que esto no es estadísticamente cierto.

Ivanka Trump ha argumentado que los niños inmigrantes están "en riesgo de ingresar a este país con coyotes o hacer un viaje increíblemente peligroso solos". Estos comentarios, que reflejan lo que ha dicho su padre, insinúan que tanto los menores no acompañados como los niños que viajan con sus padres tienen la culpa de haber huido de la violencia extrema en sus países de origen.

El problema que Ivanka Trump y su padre no logran discutir es cómo las políticas de Estados Unidos históricamente han exacerbado y no logrado frenar la violencia en muchos países centroamericanos, forzando a padres e hijos a tomar decisiones imposibles para sobrevivir.

La verdad es que los ciudadanos individuales han hecho mucho más para ayudar a los niños migrantes separados de sus padres que cualquier miembro del gobierno de Trump.

MIRA: Separación de familias en EE.UU. es una "política de terror ilegal", coinciden analistas

Julie Schwietert Collazo, escritora que vive en Nueva York y madre de tres hijos, cofundó Immigrant Families Together para combatir la injusticia que vio en las políticas de inmigración de Trump. Collazo y sus compañeras voluntarias, muchas de ellas madres, se preguntaron "¿Y si fuera yo?" y trabajaron juntos como ciudadanos para recaudar con éxito el dinero de los bonos para liberar a ocho madres inmigrantes de la detención, reunirlas con sus hijos y pagar los costos de transporte, vivienda y médicos.

Si Julie Schwietert Collazo puede inspirar una campaña nacional para reunir a las madres inmigrantes y sus hijos, imagina lo que Ivanka Trump, asistente e hija del presidente, podría hacer.

Mientras tanto, Ivanka Trump esperó un mes completo después de que su padre declaró el fin de la separación familiar de inmigrantes para expresar su desacuerdo con la política y no ha tomado ninguna acción aparte de tuitear para agradecer a su padre por terminar con la separación familiar en la frontera. Ivanka Trump, como madre y ciudadana, debería saber que ante la separación de la familia, que podría dañar a los niños psicológicamente de por vida, las palabras vacías simplemente no son suficientes. La inacción frente al mal es complicidad.

La verdad es que los ciudadanos individuales han hecho mucho más para ayudar a los niños migrantes separados de sus padres que cualquier miembro del gobierno de Trump.

Alice Driver