(CNN) - El atacante de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, Nikolas Cruz, le dijo a un detective poco después de la masacre de febrero que una voz en su cabeza le dijo la noche antes del tiroteo que lastimara gente.

Cruz está acusado de matar a 17 estudiantes y profesores de la escuela de Parkland, Florida. Los documentos de la corte muestran que el exestudiante confesó ser el perpetrador de la masacre. Sin embargo, un juez presentó una solicitud de inocencia a Cruz luego de que quedara sin palabras ante los cargos en marzo.

Los documentos publicados este lunes por la oficina del fiscal estatal del condado Broward incluyen una transcripción de la conversación de Cruz con un detective después de su arresto el día del tiroteo, el 14 de febrero. La transcripción muestra al atacante hablando sobre sus padres fallecidos y un demonio que Cruz dijo que estaba en su cabeza. El documento también detalla una reunión que Cruz tuvo con su hermano menor.

  • Mira en este video: Varias personas alertaron sobre el errático comportamiento de Cruz

‘Mátame’

Al principio de la entrevista, el detective le preguntó a Cruz si le gustaría beber agua fría. Cruz respondió “no lo sé”, y cuando el detective lo presionó para que respondiera por qué no sabía, él le dijo “no lo merezco”.

A Cruz le leyeron sus derechos y eligió continuar con una entrevista grabada en video con el detective. Varias veces cuando el detective dejó la sala, Cruz hablaba para sí mismo diciendo “Mátame. Solo (mala palabra) mátame. (Otra mala palabra)”.

En otra oportunidad, Cruz dijo: “Quiero morir. Al final no eres nada más que un inútil (mala palabra), amigo. Mereces morir porque eres (mala palabra) inútil y tú (mala palabra) (audio inentendible) a todo el mundo. Quiero morir”.

Un ‘demonio’ en su cabeza

Cruz habló con el detective sobre lo que él llamó un demonio en su cabeza, según transcripción de la entrevista. Cruz dijo que la voz le dijo que hiciera cosas malas, incluyendo la noche antes del tiroteo. Él dijo que la voz le dijo que comprara el arma AR-15 y que tomara un Uber hacia la secundaria Marjory Stoneman Douglas el día del tiroteo.

El detective le preguntó a Cruz lo que el demonio le dijo que hiciera. Cruz respondió, “Quema. Mata. Destruye”.

Además le dijo al detective que a veces usaba Xanax y marihuana para hacer que la voz se fuera.

Cruz agregó que la voz le hablaba mientras estaba en el cuarto de interrogatorios, diciéndole que se suicidara.

El detective presionó a Cruz sobre si la voz realmente existía o no. “Pudiste haber detenido al demonio al tener una prescripción de marihuana. Pudiste haber detenido al demonio al tener una prescripción de Xanax. Pudiste haber detenido al demonio en cualquier momento que quisieras. Pero no quisiste detener al demoio”.

Cruz se puso a la defensiva con esas acusaciones y le dijo al detective una y otra vez “no me gusta el demonio” antes de pedir un abogado y terminar con el interrogatorio.

Cuando el detective salió de la sala, Cruz empezó otra vez a hablar consigo mismo. “¿Por qué él no me mató?”, repetía una y otra vez.

  • Mira en este video: Escalofriante animación muestra el recorrido del atacante de Parkland

La pena de muerte

Varias partes de la transcripción fueron redactadas según las leyes de Florida, que exime la divulgación pública de la esencia de una confesión de una persona detenida hasta que el caso se resuelva por completo. El juez del caso Cruz ordenó que partes de esta declaración a la Policía podrían ser publicadas porque no son consideradas sustancia de una confesión.

Cruz, exestudiante de la secundaria Stoneman Douglas, rondó por los pasillos del edificio 1.200 del campus el 14 de febrero durante varios minutos, apuntando a las víctimas apiñadas en los salones de clase de los pisos 1 y 2, matando a 14 estudiantes y tres empleados de la escuela en uno de los tiroteos escolares más mortales de la historia moderna de Estados Unidos.

En marzo, un jurado del condado de Broward acusó a Cruz, de 19 años, de 17 cargos de homicidio premeditado en primer grado y 17 cargos de intento de homicidio en primer agredo, y un juez presentó una declaración de inocencia en su nombre durante la lectura de cargos.

Los fiscales del condado Broward dijeron que buscan la pena de muerte a pesar de la oferta de su abogado de declararse culpable a cambio de una pena de condena perpetua.