(CNN) - Tres niños del equipo de fútbol Wild Boars y su entrenador, que fueron rescatados de las profundidades de una cueva inundada en Tailandia el mes pasado, obtuvieron la ciudadanía tailandesa.

MIRA: Los niños rescatados de la cueva en Tailandia serán novicios monjes budistas

En una ceremonia en la provincia de Chiang Rai el miércoles, el jefe del distrito de Mae Sai aprobó la ciudadanía para Ardoon Sam-aon, Mongkol Boompiam, Ponchai Khamluang y el entrenador que estuvo con ellos en la cueva, Ekkapol Ake Chanthawong.

El equipo Wild Boars atrajo la atención internacional a fines de junio, cuando 12 jugadores jóvenes y su entrenador se aventuraron dentro de una cueva en el norte de Tailandia para una excursión por la tarde, pero su salida fue bloqueada por el aumento de las crecidas.

El equipo estuvo atrapado durante casi tres semanas, antes de que expertos en buceo en cuevas de todo el mundo lideraran una operación compleja para llevarlos a camillas llevadas a través de estrechos túneles.

MIRA: Entrenador atrapado en la cueva: "Escarbábamos para poder salir de la cueva"

Ardoon, el jugador de fútbol de 14 años que habló en inglés a los buceadores de cuevas británicos cuando fueron encontrados, nació en la vecina Myanmar y fue puesto bajo cuidado de una iglesia en Mae Sai cuando era un niño.

Mae Sai se sienta al borde de la frontera entre Tailandia y Myanmar, y no es inusual que las familias crucen la frontera para buscar trabajo o ir a la escuela. Muchos en Mae Sai son miembros de grupos minoritarios y están en una encrucijada de los dos países.

Según la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), hay 430.000 apátridas viviendo en Tailandia. Las personas pueden ser registradas como apátridas si no se pueden encontrar sus padres tailandeses, si provienen de áreas donde las fronteras nacionales han cambiado, o si viven en áreas remotas sin información sobre los procedimientos de nacionalidad.

El gobierno tailandés ha trabajado para reducir la apatridia en los últimos años: más de 27.000 apátridas han obtenido la ciudadanía tailandesa desde 2011, según el ACNUR. Recién en febrero, el gobierno realizó una ceremonia grupal para otorgar la ciudadanía a 342 apátridas, la mayoría de ellos estudiantes.