(CNN) - El robo y posterior accidente mortal de un avión de pasajeros en el área de Seattle, Estados Unidos, ha dejado devastada a la familia del empleado aeroportuario que se llevó la aeronave y al país con dudas sobre la vulnerabilidad de la seguridad en los aeropuertos. 

Richard Russell despegó el viernes por la noche del aeropuerto internacional de Seattle a bordo de un avión robado, voló alrededor de una hora mientras lo seguían aeronaves militares y estrelló el avión de la aerolínea Horizon Air con capacidad para 76 pasajeros en una isla boscosa, dijeron autoridades.

Russell era la única persona a bordo y no sobrevivió, dijo el Departamento del Sheriff del condado de Pierce.

En un comunicado, su familia dijo que su "intención no era dañar a alguien", en referencia a las grabaciones de audio de Russell hablando con el control de tráfico aéreo durante el vuelo.

"Es una total conmoción para nosotros", dijo la familia en un comunicado la noche del sábado. "Estamos devastados por estos eventos y Jesús es el único que mantiene unida a esta familia ahora mismo".

Richard Russell trabajó durante años en Horizon Air

Richard Russell

Russell había trabajado como agente de servicio terrestre de Horizon Air durante tres años y medio. Su trabajo incluía dirigir los aviones para el despegue y cuando se acercaban a su puerta de desembarco, manejo de equipaje, así como en la limpieza y el deshielo de las aeronaves.

Richard Russell, o "Beebo", como le llamaban algunos, era "un esposo fiel, un hijo amoroso y un buen amigo", dijo su familia.

El hombre de 29 años era "amable y gentil con toda persona que conocía", dijo su familia en el comunicado.

Agentes no creen que Russell tuviera licencia de piloto y no saben cómo tenía el conocimiento para volar el avión.

Jeremy Kaelin dijo que trabajó con Russell en 2016 y recordó conversaciones "alegres, divertidas" con él en el cuarto de descanso.

"Era un buen tipo", dijo Kaelin. "Era definitivamente uno de los más trabajadores en las rampas".

Los F-15 no derribaron el avión

El empleado del aeropuerto voló el avión alrededor de una hora.

Russel había cubierto su turno el viernes cuando se llevó un avión estacionado en un área de mantenimiento del aeropuerto Seattle-Tacoma, dijo Brad Tilden, director ejecutivo de Alaska Air Group, dueño de Horizon Air.

Utilizó un vehículo de remolque para mover el avión para 76 pasajeros y despegó sin autorización a las 7:32 p.m. hora local del viernes, dijeron agentes.

Russell voló alrededor de una hora hablando periódicamente con los controladores de tráfico aéreo mientras daba giros y hacía acrobacias aéreas, al mismo tiempo que dos aviones F-15 armados lo seguían, dijeron agentes.

Eventualmente, el avión se estrelló en la escasamente poblada isla Ketron, provocando un incendio y la muerte de Russell. Nadie fuera del avión resultó herido, dijeron agentes.

La causa de la caída no se conocía inmediatamente, pero las autoridades dijeron que los F-15 no lo derribaron.

Fallas de seguridad

Aunque el accidente solo acabó con la vida de Russell, el robo descarado de un avión comercial en uno de los principales aeropuertos de Estados Unidos muestra fallas en la seguridad de las aerolíneas.

El FBI dijo que no consideraba el incidente como relacionado con terrorismo, mientras las autoridades tratan de entender cómo un susto de esa magnitud pudo ocurrir en un aeropuerto importante.

El sábado, los investigadores trataban de recuperar las cajas negras del avión y su grabadora de voz en la cabina.

"Él podría haber estado hablando consigo mismo en la cabina", por lo que la grabadora podría ofrecer información adicional que no haya sido registrada en la radio de tráfico aéreo", dijo Debra Eckrote, jefa regional de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte.

Fotografía del aeropuerto de Seattle-Tacoma el 11 de agosto. (JASON REDMOND/AFP/Getty Images)

Expertos dicen que el accidente revela fallas alarmantes en la seguridad aérea y que probablemente impulsará una importante revisión de las medidas de seguridad en el sector.

"Este va a ser un gran momento de aprendizaje para la industria", dijo el analista aeronáutico de CNN, Justin Green. "Esto es algo muy importante".

Russell fue capaz de robar por sí solo un avión para 76 pasajeros de Horizon Air de un área de mantenimiento. Él iba en uniforme, tenía las credenciales apropiadas y permiso para ingresar a zonas de seguridad, de acuerdo con Tilden.

"Son trabajadores acreditados. Están ahí para trabajar en los aviones ... Así es la aviación en Estados Unidos. Las puertas de los aviones no tienen llave como un coche. No existe una llave de encendido como en un coche. Lo que hacemos en la aviación estadounidense es que aseguramos el aeropuerto", dijo el director ejecutivo de Horizon Air a reporteros el sábado.

Parece que Russell había roto los protocolos en varias ocasiones. Él no debía poder subir al avión solo y sin avisar. Además movió el avión por sí solo, mientras que el protocolo dicta que sean dos personas las que lo hagan.

"El hecho de que estuviera ahí afuera solo, moviendo el avión solo ... luego que quitara del camino el rastreador para poder subir al avión y moverlo. El hecho de que todo eso hubiera ocurrido sin que nadie en el servicio de tierra se hubiera dado cuenta, eso es algo increíble para mí", dijo David Soucie, analista de CNN y exinspector de seguridad de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés).

Dan Simon, Jason Hanna, Mark LeBien y Ray Sanchez de CNN contribuyeron con este reporte.