(CNNMoney) - Aunque nadie haya dicho cuándo llegará la próxima recesión económica de Estados Unidos, un estudio publicado el mes pasado por el Nationwide Retirement Institute, gran parte de los estadounidenses más viejos dicen que esperan que la próxima recesión sea entre uno y cinco años.

Por supuesto, las recesiones son una parte natural del ciclo económico e incluso pueden ser de naturaleza leve. Pero considerando que nuestra última recesión fue desastrosa, es natural que la gente se preocupe por otra caída económica.

Menos mal hay cosas que todos nosotros podemos hacer para prepararnos para la próxima recesión del país, sin importar cuándo llegue. Te contamos cuatro medidas que te ayudarán a estar preparado.

1. Crea un fondo de emergencia

Cuando llega una recesión, los portafolios de inversión tienden a desplomarse, los trabajos se vuelven menos estables y los aumentos de salarios se vuelven mucho menos generalizados. Si quieres protegerte de los efectos de una recesión, ten un fondo de emergencia completamente cargado con gastos equivalentes a seis meses o más de gastos de subsistencia, si tu ingreso es variable. Esto te dará la opción de evitar liquidar inversiones con pérdidas cuando necesites efectivo. También te dará algunas reservas en las cuales sostenerte si pierdes tu trabajo o te encuentras con que recortaron tus horas laborales.

2. Diversifica tus inversiones

Un portafolio diversificado es el mejor amigo de un inversor, incluso durante periodos de prosperidad económica. Pero durante las recesiones, podrían hacer la diferencia entre tener graves pérdidas y recuperarse muy bien.

Un portafolio diversificado tiene una amplia gama de inversiones, incluyendo acciones individuales y bonos, así como los fondos mutuos o los fondos indexados. Además, aquellos activos deben estar distribuidos a través de diferentes sectores del mercado. Por ejemplo, cuando eliges tus acciones individuales, puedes invertir en compañías de biotecnologías, de energía, y minoristas, de modo que si uno de esos sectores tiene éxito, puede compensar pérdidas en otro (o pérdidas derivadas de una caída más amplia del mercado).

3. Consigue un trabajo alterno

Cuando la economía cae, en general los negocios individuales tienden a sufrir. Y esto puede llevar fácilmente a la pérdida de trabajos. Una buena manera de protegerte, por lo tanto, es que establezcas un trabajo alterno sólido mientras consigues un empleo de tiempo completo. De esta manera, si pierdes tu primera fuente de ingreso, tendrás un segundo ingreso del que dependerás mientras esperas que te vuelvan a contratar.

También debes incluso llegar a conseguir un par de diferentes trabajos paralelos para disminuir las posibilidades de que te quedes totalmente sin trabajo. Por ejemplo, puedes tener tu trabajo principal como ingeniero, diseñar páginas web un par de noches a la semana, y trabajar como paseador de perros los fines de semana.

A propósito: tener esos trabajos paralelos hará que sea más fácil para ti ahorrar, que según lo vimos hace un instante, es un paso crucial para prepararte para la recesión.

Mira en esta galería: Las mejores apps para ahorrar e invertir

4. Reduce tus costos de vida fijos

Cuando tus ingresos caen, se vuelve más difícil mantenerte al día con tus obligaciones. Una cosa final que puedes hacer para estar preparado para la recesión es reducir algunos de los gastos fijos que actualmente consumen una gran parte de tu cheque mensual. Por ejemplo, si pagas 1.500 dólares mensualmente de hipoteca, debes considerar reducir el tamaño de tu vivienda a una propiedad que solo te cueste 1.000 dólares al mes. De esta manera, si tus ingresos sufren una caída, te será más fácil administrar los costos de tu vivienda.

Aunque la próxima recesión llegue este año, el próximo o una década más tarde, nunca sobra estar preparado. Entre más pasos des para estar preparado, más paz mental encontrarás cuando la economía inevitablemente se empeore.