CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia

Histórico trasplante de rostro le da a una adolescente sobreviviente de suicidio una segunda oportunidad

Por Jacqueline Howard

(CNN) — Mientras Katie Stubblefield se pasaba los dedos por la cara, podía sentir la herida.

MIRA: Argentina: reforma a la ley de trasplantes de órganos

Su visión estaba muy afectada debido a su lesión, pero tocar su rostro le permitió sentir lo que sus doctores estaban trabajando todo el día para curar. Podía sentir que su cara estaba hinchada. Podía sentir las porciones que faltaban.

Eso fue antes de que Katie, a los 21 años, se convirtiera en la persona más joven en los Estados Unidos en recibir un trasplante de cara. El trasplante, realizado el año pasado, tiene como objetivo restaurar la estructura de la cara y las funciones de Katie, como masticar, respirar y tragar, que se perdieron en una grave herida de bala, el inquietante resultado de un intento de suicidio cuando era adolescente.

Ahora, Katie espera usar su cirugía histórica para crear conciencia sobre los daños duraderos del suicidio y el valioso valor de la vida.

Ella aparece en la portada del número de septiembre de la revista National Geographic, que se estrenó el martes, en un artículo titulado “La historia de un rostro” y en el documental de larga duración de National Geographic “La cara de Katie”.
MIRA: Mira al primer hombre en el mundo con dos trasplantes de cara

‘No tenía idea de qué era un trasplante de cara’

En los días anteriores al intento de suicidio de Katie, ella se enfrentó a una serie de obstáculos emocionales.

Se sometió a una cirugía por problemas gastrointestinales crónicos, y a una traición en una relación personal. Alrededor de ese tiempo, la madre de Katie, Alesia, fue abruptamente despedida de un trabajo como maestra en la escuela de Katie porque Alesia “cuestionó varias decisiones que se hicieron sin integridad”, dijo el padre de Katie, Robb, a CNN.

El 25 de marzo de 2014, cuando Katie tenía 18 años, su hermano mayor, Robert Stubblefield, escuchó los disparos y la encontró en un baño en su casa en Mississippi.

Él estaba devastado.

Katie no recuerda ese día trágico cuando perdió la cara. Ella ha dicho que no recuerda gran parte de ese año, incluida la hospitalización en Oxford, Mississippi; siendo trasladada a otro hospital en Memphis, Tennessee; y luego fue transferida a la Clínica Cleveland en Ohio, donde se sometería a un trasplante de cara tres años más tarde.

Fue en Memphis donde los padres de Katie, Robb y Alesia, escucharon el término “trasplante de cara” por primera vez.

“Hubo un cirujano traumatólogo de mayor edad que básicamente nos dijo: ‘Es la peor herida que he visto en su tipo’, y dijo: ‘Lo único que puedo pensar que realmente le daría vida funcional nuevamente es una trasplante de cara “, dijo Robb.

“Estaba parado allí pensando, ‘¿Qué quieres decir con trasplante? ¿Qué haces?'”

Cuando a Katie le dijeron más tarde sobre el posible procedimiento, dijo, estaba igual de aturdida.

“No tenía idea de qué era un trasplante de cara”, dijo Katie. “Cuando mis padres me ayudaron a explicar todo, estaba muy emocionada de volver a tener una cara y tener otra función”.

MIRA: Relacionan las muertes por sobredosis con el incremento en donantes de órganos y trasplantes

Los trasplantes de cara completos y parciales son procedimientos médicos que implican reemplazar toda o parte de la cara de una persona con tejido donado, incluida la piel, los huesos, los nervios y los vasos sanguíneos de un donante fallecido.

El procedimiento de Katie consistió en trasplantar el cuero cabelludo, frente, párpados superior e inferior, cuencas oculares, nariz, mejillas superiores, mandíbula superior y mitad de la mandíbula inferior, dientes superiores, dientes inferiores, nervios faciales parciales, músculos y piel, reemplazando efectivamente su facial completo tejido, según la Clínica Cleveland.

Al igual que Katie, el primer receptor de un trasplante de cara en los Estados Unidos fue una mujer que sobrevivió a una herida de bala en la cabeza. Esa paciente, Connie Culp, se sometió a una cirugía de trasplante de 22 horas en la Clínica Cleveland y debutó su nuevo rostro en 2009.

Eso fue un trasplante de cara casi total. El primer trasplante exitoso de cara completa se llevó a cabo en el Hospital Universitario Vall d’Hebron en Barcelona, ​​España, en 2010.

En cuanto a dónde encaja Katie, “solo 40 personas en el mundo han tenido un trasplante de cara, y creemos que ella es la persona número 39″, dijo Susan Goldberg, editora en jefe de la revista National Geographic.

“Creemos que su historia es una de las historias más importantes que haremos este año”, dijo Goldberg sobre la revista. “Pensamos que era una historia tan conmovedora e inspiradora que abarca todo, desde el viaje humano hasta la medicina y la ciencia de vanguardia”.

La portada de National Geographic, con la historia de Katie.

‘Damos por sentado diferentes componentes de nuestras caras’

Antes del trasplante de cara de Katie, los cirujanos de la Clínica Cleveland utilizaron la impresión 3D para ayudar a reconstruir aproximadamente el 90% de la mandíbula inferior, dijo el Dr. Brian Gastman, cirujano plástico de la Clínica Cleveland que dirigió la cirugía de Katie y supervisó su cuidado.

El equipo quirúrgico usó tomografías computarizadas de la mandíbula de la hermana mayor de Katie, Olivia McCay, para imprimir en 3D una plantilla modelo para la reconstrucción.

“Hicimos una placa diseñada con la combinación de la mandíbula de Katie y su hermana, y eso es lo que usamos para hacer la mandíbula de Katie antes de que hiciéramos el trasplante”, dijo Gastman.

Dijo que cuando vio por primera vez la lesión de Katie, le preocupaba que ella no viviera.

MIRA: Paciente de exitoso trasplante triple: Con los pulmones nuevos, yo ya cumplí mi sueño

Mandatory usage requirements: DIGITAL USE- Please note: You may use a total of FOUR (4) images max for your online feature. Mandatory Usage Requirements: 1. Include mandatory photo credit with each photo (see caption/credit info in attached doc) 2. Provide a prominent link to natgeo.com/face near the top of your piece, ahead of the photos 3. Include Mention that "The Story of a Face" is the cover story of National Geographic's September issue 4. Feature the September cover of National Geographic mag somewhere in the post (credit: National Geographic) unless using only one image ***Branding may not be removed from the photos. Photos cannot be edited or cropped. BROADCAST USE- Please note: No limit to the number of photos available to use during your segment. Mandatory Usage Requirements: 1. Include mandatory photo credit with each individual photo shown on screen (see caption/credit info in attached doc) 2. Verbal mention that "The Story of a Face" is the cover story of National Geographic's September issue 3. Show the September cover of National Geographic mag at some point during the segment ***Branding may not be removed from the photos. Photos cannot be edited or cropped. PRINT USE- Please note: You may use a total of ONE (1) image max for your print feature. Mandatory Usage Requirements: 1. Include mandatory photo credit with each photo (see caption/credit info in attached doc) 2. Include mention that "The Story of a Face" is the cover story of National Geographic's September issue 3. Feature the September cover of National Geographic somewhere in the post (credit: National Geographic), unless using only one image ***Photos cannot be edited or cropped. Please note: If you'd like to include mention of the National Suicide Prevention Lifeline in your feature or segment, we encourage you to include the number, 1-800-273-8255, for readers and viewers to call to reach a trained counselor, or incorporate the following into your story: If you or someone you know is in crisis, call the National Suicide Prevention Lifeline at 800-273-8255 or text TALK to 741741.

Una enfermera sostiene la cabeza de Katie durante la cirugía. (Crédito: Lynn Johnson – National Geographic)

En marzo de 2016, Katie fue incluida en la lista de espera para un trasplante de cara. Catorce meses después, se encontró un donante: Adrea Schneider, una mujer de 31 años que murió de una sobredosis de drogas, informó National Geographic. Antes del procedimiento, Katie se sometió a una amplia evaluación psicológica como candidata a un trasplante de cara y sobreviviente de suicidio.

Luego de que se le autorizara a recibir su nueva cara, la cirugía de 31 horas comenzó el 4 de mayo de 2017. Involucró a 11 cirujanos, varios otros especialistas y la realidad virtual. La cirugía se completó al día siguiente.

“Puedo tocar mi cara ahora, y se siente increíble”, dijo Katie, que todavía tiene dificultades para hablar claramente.

Su padre, Robb, tradujo algunos de sus sentimientos: “Damos por sentado los diferentes componentes de nuestras caras: el hueso, el tejido, el músculo, todo, pero cuando desaparecen, reconocemos la gran necesidad. Cuando recibes un trasplante, estás muy agradecido”.

Katie y su padre bailan. La joven dice que antes de su intento de suicidio nunca pasaba tanto tiempo con sus padres. Ella afirma que su amor y apoyo fue lo que la ayudaron a recuperarse. (Crédito: Maggie Steer – National Geographic)

“Definitivamente, estoy dando muchos, muchos pasos diarios”, dijo Katie sobre su progreso en rehabilitación, y agregó que su familia ha sido de gran ayuda en su recuperación y que su fe la ha mantenido fuerte.

“La vida es preciosa, y la vida es bella”, dijo.

El trasplante de cara se considera experimental, y las compañías de seguros, Medicare y Medicaid no lo cubren. Una subvención del Departamento de Defensa de EE.UU., a través del Instituto de Medicina Regenerativa de las Fuerzas Armadas, cubrió el trasplante de Katie, según National Geographic. El instituto trabaja para desarrollar opciones de tratamiento avanzadas, incluido el trasplante de cara, para los militares y las mujeres gravemente heridos.

“Recuerdo que el Dr. Gastman me mencionó que básicamente Katie era la candidata potencial por excelencia para un trasplante de cara. Uno, por el tipo de herida que sufrió, pero también está en esa franja de edad de tantos soldados”, dijo Robb. “Ella está en la última etapa de la adolescencia hasta los 20 años, donde tantos jóvenes soldados están siendo heridos y lastimados”.

Mientras que el equipo de atención médica de Katie espera que su cirugía pueda ayudar a avanzar el campo del trasplante de cara, hay muchas otras esperanzas para su futuro.

Katie planea ir a la universidad en línea pronto, posiblemente seguida de una carrera en consejería y discurso motivacional. Ella espera crear conciencia sobre el suicidio y la prevención del suicidio.

“Mi primer deseo para Katie es que sea feliz”, dijo Gastman.

“Eso es lo número uno, pero más allá de eso, me gustaría que tenga cierto nivel de normalidad”, dijo. “Entonces, ella puede hacer todo eso y convertirse en una vocera de tantos aspectos, de cómo ser fuerte frente a la adversidad y no de tomar una única decisión que dicte quién eres. Además, por otro lado, hablar de cuánto una decisión precipitada y singular que tomaron tantos jóvenes hoy en día podría cambiar negativamente toda su vida”.

Dijo que Katie “había tenido la segunda oportunidad por excelencia”.

Crear conciencia sobre el suicidio sigue siendo algo crítico, dijo la madre de Katie, Alesia.

A nivel mundial, cerca de 800.000 personas mueren cada año debido al suicidio, que es aproximadamente una persona cada 40 segundos, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

En los Estados Unidos, las tasas de suicidio aumentaron significativamente en 44 estados desde 1999 hasta 2016, según un informe publicado en junio por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Cerca de 45.000 vidas se perdieron por suicidio en 2016, y más de la mitad de las personas que murieron por suicidio no tenían una condición conocida de salud mental.

En 2016, las armas de fuego fueron el método más utilizado en las muertes por suicidio en los EE. UU., representando 22.963 muertes, casi la mitad de todos los fallecimientos por suicidio, según el Instituto Nacional de Salud Mental.

Entre los jóvenes, “creo que hacemos un trabajo bastante decente de educarlos sobre el sexo y sobre beber y conducir”, pero la educación sobre la prevención del suicidio es insuficiente, dijo Alesia.

“Honestamente puedo decirte, por Katie, que no creemos por un momento que ella quería morir”, dijo Alesia. “Pero sí creemos que llegó a ese punto donde definitivamente lo intentó y lo pensó, y por un momento -20 segundos o menos- los niños pueden tomar esas decisiones”.