CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Proyecto Ser Humano

Costa Rica

“Del clóset a la cancha”, una iniciativa costarricense que fomenta espacios para el deporte sin discriminación

Por Djenane Villanueva

(CNN Español) — Kevin González, un joven y entusiasta administrador de negocios costarricense, preguntó hace menos de un mes en sus cuentas en redes sociales, quién se apuntaba a jugar fútbol 5.

La respuesta fue tan buena e inmediata que, entre los mismos participantes, la mayoría homosexuales, le dieron un nombre a la iniciativa: “Del clóset a la cancha”. El proyecto también es conocido como “Liga Gay”, pero para los participantes es solo un espacio inclusivo lejos de los estereotipos que muchas veces los alejan de las canchas.

¿Cómo surgió la idea?

González, el fundador de proyecto “Del clóset a la cancha”, explica que su intención al formar el grupo era solo hacer ejercicio y pasar un buen rato. Pero en menos de un mes la iniciativa, que arrancó con 18 participantes, ya tiene más de 70. Al principio alquilaban una cancha de fútbol 5 para dos equipos. Ahora son seis equipos y tres canchas. La mayoría de los participantes se identifica como población LGTBIQ.

Sin salir del asombro, González dice: “Creció, y lo volvimos ‘trending topic’ en Twitter. Cada vez suma más personas, más atención e incluso compañías. Creció de una forma impresionante que yo no esperaba”. González asegura que lo tiene muy entusiasmado saber que para muchos jugadores el rato funciona también como medicina para sanar heridas, porque durante los juegos de infancia y de adolescencia eran los jugadores débiles, los lentos y los malos. “Decidieron atender la convocatoria porque no los van a juzgar, no importa cuán bueno o mal jugador sea uno, y eso aleja el miedo”, agregó González.

El comité organizador escogió el miércoles como el día principal para reunirse. Cada equipo viste con un color de la bandera de la diversidad. Los encuentros duran unos 10 minutos para que todos los que se apuntan participen. Para hacerlo, hay que aportar una cuota de menos de dos dólares y medio aproximadamente, con lo que se paga el uso de las canchas.

En cada fecha más participantes

Desde el primer anuncio, en Julio, la iniciativa no ha dejado de sumar jugadores y público. Juegan, se emocionan y se divierten, pero al mismo tiempo quieren enviar un mensaje de respeto a la diversidad y de rechazo al bulling.

A Sergio Picado le corresponde el manejo de la cuenta en Twitter, desde la cual recibe solicitudes, hace anuncios y promueve actividades paralelas. Según Picado, en la práctica del fútbol siempre hay burlas y contra eso también quieren luchar. “Las burlas son en femenino u homofóbicas, entonces esto ha sido una gran motivación. A mí personalmente me llena mucho el saber que estamos creando un espacio bonito, amplio y todos son bienvenidos no solo la población LGTBIQ”.

Ariel Aguilar también se unió al comité de organizadores que dirige Kevin González. Desde Instagram, impulsa la agenda del grupo, que incluirá la difusión de historias de superación a través de redes sociales.

“Todos los que estamos aquí hemos pasado un proceso de aceptación a nivel social, a nivel familiar, se le llena a uno el pecho de orgullo al vivir esta iniciativa, que nos abre el camino para apoyar a tanta gente que no ha salido del clóset”, dijo Aguilar.

El público también aumenta con cada nueva actividad. Familiares de los jugadores, sus parejas y amigos, están entre los seguidores más fieles. Carla Vega dice que es la mejor hincha de su novio Andrés Gómez, quien se define como “trans- heterosexual” y no duda en calificar la actividad como un triunfo sobre la discriminación.

Entre las novedades previstas para los próximos días está la formación de un grupo para animar y hacer shows en los recesos de los partidos, así como la inclusión de invitados especiales cada semana. El propósito principal es extender un mensaje de tolerancia y de respeto a las diferencias.