CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Francia

Orinales ecológicos al aire libre causan indignación en París

Por Jessie Yeung

(CNN) — Un intento de los funcionarios en París para hacer frente a que las personas orinen en público mediante la instalación de orinales al aire libre, o «uritrottoirs», ha indignado a algunos residentes de la capital francesa.

MIRA: El momento en el que el perro del presidente de Francia orina en plena reunión

Los nuevos orinales, alojados en jardineras, no son sutiles: están completamente expuestos en las esquinas de las calles, están pintados de rojo brillante y tienen letreros cercanos que anuncian su presencia.

Uno en particular, ubicado cerca de la catedral de Notre-Dame, ha llamado la atención por su vista del río Sena.

Los «orinales inteligentes», que tienen una capa de paja que elimina el olor, se instalaron en áreas donde la micción pública es un problema, de acuerdo con una declaración de funcionarios de la ciudad.

publicidad

Los funcionarios dicen que los orinales son ecológicos: aprovecharán los nutrientes en los desechos para producir compost para parques y jardines. Según la declaración, un año de la orina de una persona contiene suficiente nitrógeno, fósforo y potasio para fertilizar 400 metros cuadrados de trigo.

Sin embargo, estas características han hecho poco para calmar la ira de los residentes locales, que han escrito al ayuntamiento para protestar.

«Creo que es una buena idea instalar un orinal en las calles de París para aquellos que no respetan su entorno, pero en mi opinión, este modelo no es atractivo en absoluto, y donde se ha configurado no es apropiado en absoluto», le dijo hombre le dijo a los periodistas.

Otro residente se quejó de que «definitivamente es un vecindario deseable e histórico, pero ver a las personas orinar justo en frente de su puerta no es lo más agradable».

Ariel Weil, alcalde del cuarto distrito de París, tuiteó en defensa de los urinarios el lunes, calificándolos de «invención de genio». Se han instalado cuatro hasta ahora, y se planea un quinto.

París no es la primera ciudad europea en instalar orinales al aire libre. Ámsterdam los ha tenido durante años, y ciudades en Bélgica y Australia también los han probado.