(CNN) - Trump se refirió el martes a Omarosa Manigault Newman, exasesora de la Casa Blanca, la única negra que ha desempeñado un alto cargo en la Casa Blanca, como un "perro".

Cuando se le preguntó por el lenguaje del presidente Donald Trump en Twitter cuando llamó a Omarosa Manigault Newman "escoria loca y llorona" y un perro, la secretaria de prensa Sarah Sanders intentó defender al presidente, alegando que estaba "expresando su frustración".

"Creo que el presidente ciertamente expresa su frustración con el hecho de que esta persona ha demostrado una total falta de integridad", dijo Sanders, señalando que estaba "particularmente" frustrado con sus acciones después de su paso por la Casa Blanca.

¿Por qué fue contratada? Sanders dijo que Trump "quería darle una oportunidad".

Ella agregó que Trump luego le dio al general John Kelly "plena autoridad para llevar a cabo la decisión de despedirla".

"Cuando le das una oportunidad a una escoria loca y llorona y le das un trabajo en la Casa Blanca, supongo que simplemente no funcionó. ¡Buen trabajo del general Kelly por despedir  rápidamente a ese perro!", Trump tuiteó el martes.

Referirse a una mujer negra como un animal es, en el mejor de los casos, una clara desviación del lenguaje típicamente empleado por los presidentes y, en el peor, una referencia que trafica con imágenes sexuales y raciales. Trump ha negado ser racista y ha desestimado una afirmación hecha por Manigault Newman de que utilizó un insulto racista en el set de "The Apprentice".

Trump también a usado "perro" para insultar a personas blancas, como Mitt Romney y el exestratega jefe de la Casa Blanca, Steve Bannon.