(CNNMoney) - La exasesora de la Casa Blanca, Omarosa Manigault Newman, afirmó haber grabado su despido por parte del secretario general de la Casa Blanca, John Kelly, y una posterior llamada al presidente Donald Trump.

Ella no es la primera persona en grabar conversaciones en el lugar de trabajo.

Pero grabar a alguien sin su consentimiento no siempre es legal. Y hay otras razones por las que hacer una grabación secreta podría no ser una buena idea.

MIRA: EE.UU. suma 213.000 empleos nuevos en junio

Grabar en la oficina puede tener sentido: quieres un registro de los minutos de la reunión, necesitas revisar los detalles más tarde o incluso puedes desear evidenciar acoso o discriminación.

Pero asegúrate de estar familiarizado con las leyes locales, que difieren según el estado, primero.

La mayoría de los estados permiten que solo una persona en una conversación esté al tanto de la grabación. Entonces, si decides que quieres grabar una reunión con tu jefe, estás legalmente autorizado para hacerlo.

Omarosa Manigault Newman, exasesora de la Casa Blanca.

Omarosa Manigault Newman, exasesora de la Casa Blanca.

Pero algunos estados son estados de consentimiento de todas las partes, incluidos California y Florida, que requieren que todos los miembros de una conversación den su permiso.

"Si quieres estar 100% seguro de que no estás infringiendo la ley, colocas el dispositivo de grabación encima del escritorio, pulsas el registro y preguntas: '¿te importa si grabo esto?'", dijo Donna Ballman, una abogada laboral en Florida.

Sin importar en qué estado vivas, no puedes grabar conversaciones en las que no participas.

Pero solo porque puedas grabar una conversación legalmente, no significa que debas hacerlo. Algunas compañías tienen políticas contra el registro en el lugar de trabajo, lo que significa que puedes ser despedido incluso si obtienes el consentimiento legalmente requerido.

MIRA: Omarosa dice que la campaña de Trump le ofreció un trabajo a cambio de su silencio

Si tienes una grabación legal que prueba que fuiste despedido injustamente y un tribunal falla a tu favor, la compañía puede tratar de despedirte por la grabación si está prohibido en el manual de políticas, explicó Kristin Alden, otra una abogada laboral en Washington.

"Puedes hacerte un flaco favor si grabas cuando no deberías estar grabando", agregó.

Tener una grabación de presuntos comportamientos ilegales en el lugar de trabajo puede ayudar en las demandas laborales, especialmente en casos de acoso y discriminación sexual.

"En la mayoría de estas situaciones, es tu palabra contra la de ellos, y casi nunca se cree al acusador. Solo cuando hay pruebas", dijo Ballman.

Ballman dijo que había oído hablar de un trabajador que llamaba a un amigo y la ponía al teléfono para escuchar una conversación en el trabajo cuando vio que su acosador venía hacia su oficina.

"Tener un testigo de la conversación es ciertamente útil".

MIRA: Ley de discriminación laboral: ¿están cubiertos los empleados gays?

En términos generales, no hay expectativa de privacidad en el lugar de trabajo (pero hay excepciones).

Los empleadores pueden acceder a información y datos en cualquier teléfono y computadora emitidos en el trabajo. Incluso su escritorio puede ser investigado.

"Todas las llamadas de texto y teléfono son una estrategia justa para el empleador si está en su teléfono. Tu computadora, la mayoría de los lugares de trabajo tienen políticas escritas o incluso avisos que aparecen en tu pantalla diciendo que no tiene expectativas de privacidad", dijo Alden.