(CNN) - La golfista amateur Ali Gibb disfrutó de una experiencia en un campo de golf con la que solo Tiger Woods podría soñar: hizo tres hoyos en uno el mismo día.

La jugadora de 51 años logró la increíble hazaña mientras defendía su título de campeonato en el Croham Hurst Golf Club in Surrey, en el sur de Londres.

Gibb hizo su primer as en el quinto hoyo de par tres esa mañana durante el torneo de 36 hoyos, antes de repetir la hazaña en el mismo hoyo en la tarde.

Luego completó su espectacular hat-trick en el quinto de par tres y admitió que aún está tratando de entender qué fue lo que pasó.

“Tuve un día loco y lo que ocurrió fue bastante increíble, toma tiempo asimilarlo”, le dijo a CNN Deportes.

“La mayoría de personas pueden pasar toda la vida tratando de hacer uno, y yo hice tres en cinco horas”, agregó.

El golfista profesional Adam Aram dijo que quedó impresionado cuando Gibb anotó su primer hoyo en uno, pero cuando anotó el tercero fue “increíble”.

“Le pregunté qué había estado tomando durante el almuerzo, no puedes tener tres hoyos en uno el mismo día, dos son suficientes”, le dijo Aram a CNN Deportes.

“Creo que después de la segunda victoria, ella estaba demasiado emocionada para concentrarse y luego hizo el tercero. No creo que ella pudiese entender qué estaba pasando, nosotros tampoco”, agregó Aram.

Los registros de Gibb muestran dos hoyos en uno en el quinto hoyo y otro en el undécimo.

Antes de su martes inolvidable, Gibb había registrado tres hoyos en uno en toda su carrera como jugadora de golf. El primero fue en el Atlantic Beach Golf Estate en Sudáfrica.

“Hice un trabajo de consultoría de medio tiempo para un amigo que dirige una agencia de viajes y el campo daba a la bahía”, dice ella.

“Estaba pensando, ‘Es todo, he termiando. Ya hice todos los hoyos en uno de mi vida. Pero ahora conseguí duplicar eso, que era completamente inesperado”.

“Tú no juegas golf”

Gibb llegó al deporte hace 20 años mientras trabajaba en Londres, cuando un colega la invitó a pasar un día de golf en Woburn, en el norte de Londres.

Inmediatamente buscó a su papá para pedirle un consejo, pues él había jugado golf desde que era un niño.

“Él me miró y me dijo ‘tú no juegas golf’. Le dije ‘yo sé, papá, pero el día de golf es en Woburn, así que necesito ser capaz de jugar”, recuerda.

El papá de Gibb le enseñó algunas cosas básicas y ahí empezó su viaje. Ella quedó enganchada inmediatamente.

En la verdadera tradición del club, todos los asistentes al campeonato fueron invitados a una velada de presentación donde Gibb recibió una gran ovación por su actuación.

En la ceremonia se celebraba el éxito en el campeonato y un hoyo en uno es recompensado con una botella de champaña. Al haber anotado tres, Gibb fue recompensada con tres botellas que compartió con las otras mujeres que estaban allí.

Y habiendo establecido un punto tan alto para el campeonato del próximo año, Gibb dice que no hay chance de que pueda repetir la hazaña otra vez.

“No tiene sentido pensar que alguna vez vayas a superarlo. Hacer tres hoyos en uno es increíble”, dijo. “Solo estoy disfrutando lo que alcancé pero este es mi momento en el sol”.