(CNN Español) - Este martes, una policía de Buenos Aires, en Argentina, estaba de servicio en el Hospital de Niños Sor María Ludovica de la Plata. En su recorrido, escuchó a un bebé llorar insistentemente. Lo que hizo después ha dado la vuelta al mundo: lo amamantó.

Al escuchar que el bebé lloraba demasiado, la mujer, llamada Celeste Jaqueline Ayala y que es madre de un bebé de unos meses, habló con los encargados del lugar para que le dieran permiso para amamantarlo, pues la mujer entendía que el bebé lloraba por hambre, según contó a CNN en Español la Policía de Buenos Aires.

MIRA: ¿Cómo amamantar y trabajar al mismo tiempo?

Al obtener la autorización por parte del hospital, la mujer amamantó al bebé con su propio pecho y vestida con el uniforme policial, y así calmó su llanto.

"Cosas así no se ven todos los días", dijo su compañero Marcos Heredia, quien publicó la imagen en Facebook. "Quiero hacer público este gran gesto de amor que tuviste hoy con ese bebito, que sin conocerlo no dudaste y por un momento cumpliste como si fueras su madre", escribió.

El post tiene miles de compartidos y cientos de comentarios alabando el gesto de la agente con el bebé. Del pequeño y su familia se conocen apenas detalles; según informó la Policía, había sido retirado del seno materno "por parte del servicio zonal de Berisso".

CNN en Español trató en varias ocasiones de ponerse en contacto con el centro hospitalario para conseguir más información sobre el estado del bebé, pero no obtuvo respuesta.

La reacción en redes sociales

MIRA: En estos países 1 de cada 5 niños nunca ha sido amamantado

"Espectacular, grandeza pura". "Compañera, sos un orgullo". "Multiplícate por todo el país, que ese gesto hace mucha falta". Estos son solo algunos de los comentarios en la publicación.

"Estas noticias son las que aún te hacen creer en la humanidad", dijo una usuaria en Twitter.

"Hay más gente buena de buen corazón que está dispuesta a hacer cosas buenas por los demás", dijo otro usuario.

¿Acto heroico o peligroso?

Al ver la imagen, algunos usuarios han alertado sobre los peligros de dejar que una mujer dé el pecho a un bebé sin conocer el estado de salud de dicha mujer.

Que una mujer amamante a un bebé ajeno no es peligroso per sé, pero, para que sea totalmente segura, se deben de cumplir ciertos requisitos para evitar riesgos para la salud del pequeño. Así ocurre por ejemplo a la hora de donar leche materna para que otras familias puedan dársela a los bebés.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) explica que dar a un bebé leche ajena puede representar ciertos riesgos: "La exposición a enfermedades infecciosas, incluido el VIH, a contaminantes químicos, como algunas drogas ilegales, y a un número limitado de medicamentos recetados que podrían estar en la leche humana, si el donante no se ha evaluado adecuadamente".

De hecho, por este motivo la FDA recomienda que, si una familia decide dar a su bebé leche materna de otra mujer, lo hagan por los medios de bancos de leche autorizados, que hacen estos estudios previos de la salud de la donante, y no comprando el alimento por Internet o a un individuo.