(CNN Español) - Los efectos del cambio climático están poniendo en jaque la supervivencia del mundo humano tal y como lo conocemos. Con este panorama de crisis medioambiental, muchos investigadores buscan soluciones, y uno de ellos ha llegado a una conclusión: la sabiduría tradicional y de los indígenas podría salvar a los humanos.

Así lo defendió la semana pasada el antropólogo social Narciso Barrera, catedrático de la Universidad Autónoma de Querétaro, durante un seminario organizado en el Instituto de Antropología e Historia (INAH), según relató una nota de prensa de dicha institución.

MIRA: Los glaciares de Bolivia se derriten por el cambio climático

El especialista defendió que la memoria es una manera de conocernos a nosotros mismos "como especie, como seres biológicos y culturales, siempre en relación con la biodiversidad y los territorios", de acuerdo a la nota del INAH.

La deforestación y el deshielo hace que los Polos y el Amazonas sean puntos críticos para la supervivencia de los humanos, según dijo el especialista, que recordó que la franja intertropical ha sido, a lo largo de la historia, "la productora de civilización, conocimiento y comida". Y que esto es por unos pueblos con una gran memoria biocultural.

El experto dijo que existe una relación lingüística con la naturaleza. (Crédito: Mauricio Marat, INAH).

El experto dijo que existe una relación lingüística con la naturaleza. (Crédito: Mauricio Marat, INAH).

MIRA: Nevadas intensas y pobreza: los efectos del cambio climático en Perú

“Si antaño hubo errores, hay que evitar repetirlos y transformar una catástrofe en una bondad, para eso sirven los recuerdos de los pueblos y de las comunidades”, defendió Barrera.

El experto hizo una defensa por recuperar la memoria biocultural y culinaria en contraposición a los alimentos industrializados producidos a través de la propiedad privada de la tierra. Según dijo, la mitad de las tierras agrícolas del planeta son de pueblos indígenas o cultivadas en regímenes comunales.

“La propiedad privada no es una forma de hacer eficiente la producción de alimentos, puesto que 70 por ciento de los víveres son producidos por campesinos que tienen menos de 10 hectáreas y bajo regímenes de propiedad social”, aseguró.

Criticó el experto que el mencionado pensamiento moderno y capitalista ha hecho que Holanda haya pasado de 80 variedades de papas andinas a cuatro, y que en India había más de 10.000 especies de arroz y ahora solo se producen comercialmente tres.

MIRA: Mujeres, personas pobres e indígenas: los que sufren la mayor desigualdad en México

Bajo su punto de vista, "si desaparece una planta endémica no sólo se muere el nombre de esa planta, sino también el conocimiento alrededor de ella”, lamentó. En este sentido, dijo que existía una relación entre las lenguas y la comida, algo que es fundamental comprender para seguir avanzando.

"La diversidad lingüística representa muchas maneras de pensar la realidad, y esas maneras construyen mundos alternos al norte hegemónico”, concluyó.