(CNN Español) - El gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, acusó el sábado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de manipular información sobre la crisis política en el país.

La Cancillería de Nicaragua publicó este sábado un documento al que llamaron "Informe Evaluativo sobre la Actuación Parcializada y Politizada de la CIDH en Nicaragua", que se enfoca en la visita realizada por una delegación de la Comisión a ese país centroamericano, del 17 a 21 de mayo, para observar la situación de los derechos humanos en el país con respecto a las protestas que iniciaron en abril.

De acuerdo con el Gobierno, la CIDH manipuló información y convirtió "un intento de golpe de Estado en una supuesta protesta pacífica", y que el resumen del viaje de trabajo se basó en "informaciones audiovisuales y testimonios editados y manipulados por los autores y ejecutores".

Agrega que la CIDH omitió de forma "deliberada" que los muertos en las protestas eran en "su mayoría policías, funcionarios del Estado, militantes sandinistas y civiles ajenos al conflicto que murieron por heridas con armas de fuego ocasionadas por los golpistas".

Manifestación en Nicaragua, el 18 de agosto. (INTI OCON/AFP/Getty Images)

En reacción a los señalamientos, la CIDH dijo en una declaración por parte de la comisionada Antonia Urrejola, relatora para Nicaragua, que "la Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región" y que "Nicaragua se ha sometido libre y soberanamente al sistema interamericano y a los tratados de derechos humanos por medio de los cuales nosotros hacemos nuestro monitoreo de la situación de derechos humanos en el país"

"Desde la visita in loco de la CIDH al país entre el 17 y el 21 de mayo recién pasado y el establecimiento del Mecanismo Especial para Nicaragua, ocurrido el 21 de junio, se ha verificado en el terreno el fallecimiento de 322 personas como resultado de hechos violentos ocurridos en el contexto de la protesta social desatada en país desde el 18 de abril recién pasado", dice la declaración.

La CIDH dijo que las cifras de personas fallecidas reflejadas por esta "son el resultado de una rigurosa labor técnica de monitoreo en terreno".

"Hemos señalado al Gobierno en reiteradas ocasiones nuestra disposición para verificar con el concurso de las autoridades nicaragüenses el registro de fallecidos en el contexto de la crisis de derechos humanos que se registra desde el 18 de abril de 2018, y esperamos una respuesta afirmativa por parte del Estado para cotejar esta información".

"Vamos a continuar con las tareas de monitoreo y documentación de la situación de derechos humanos en Nicaragua con la seriedad y responsabilidad que caracteriza a la CIDH. La CIDH no responde a intereses partidarios ni a Gobiernos", dice la declaración.

Por su parte, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos rechazó el informe del Gobierno y dijo que el documento emite una "serie de insultos, afirmaciones inexactas y descalificaciones calumniosas" en contra de la labor que viene realizando la CIDH.

El informe de la CIDH, presentado ante la OEA y publicado el 21 de junio, indica que "los hallazgos de la visita de trabajo muestran que la violencia estatal ha estado dirigida a disuadir la participación en las manifestaciones y que siguió un patrón común, caracterizado por: el uso excesivo y arbitrario de la fuerza policial, incluyendo el uso de la fuerza letal de manera deliberada y sistemática; el uso de grupos parapoliciales con la aquiescencia y tolerancia de las autoridades estatales”.

El informe también denunció que se encontró un "patrón de detenciones ilegales arbitrarias de jóvenes y adolescentes que participaban pacíficamente en protestas", que se usó un trato "cruel e inhumano" contra la mayoría de personas detenidas y que la respuesta de "represión" a las protestas ha tenido como consecuencia una "grave crisis de derechos humanos".

Desde que iniciaron las protestas, en abril, la CIDH reporta 322 muertos; el Gobierno, 198.

Abel Alvarado de CNN contribuyó a este reporte.