CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Arqueología

Los niños en la antigua Roma tenían deficiencia de vitamina D, según un estudio

Por Ashley Strickland

(CNN) — Un nuevo análisis de esqueletos hallados en antiguos cementerios romanos en Europa ha revelado que la deficiencia de vitamina D era un problema para los niños hace 2.000 años.

Los investigadores compararon huesos de cementerios antiguos diseminados entre el norte de Inglaterra y el sur de España, que datan del siglo primero al sexto, con los de los cementerios de la era de la Revolución Industrial.

Esperaban ver el raquitismo, una afección causada por la deficiencia de vitamina D, en los niños que vivían durante y después de la Revolución Industrial debido a la contaminación y las situaciones de hacinamiento en las zonas urbanas.

Pero cuando los investigadores estudiaron 2.787 esqueletos de niños y adultos en 18 cementerios del Imperio romano desde el norte de Inglaterra hasta el sur de España, se dieron cuenta de que la falta de vitamina D es un problema de larga data para los europeos.

LEE: Cómo una dieta vegana puede cambiar tu cuerpo

En Inglaterra, hoy en día, la vitamina D baja se encuentra en 8% a 24% de los niños y uno de cada cinco adultos, de acuerdo con el National Institute for Clinical Excellence.

Investigadores de McMaster University e Historic England y English Heritage Trust, que se ocupan de sitios históricos en Inglaterra, publicaron sus hallazgos en el American Journal of Physical Anthropology este lunes.

Si bien el nivel de deficiencia de vitamina D no fue tan severo como en la Revolución Industrial, más de uno de cada 20 niños de la Era romana mostró evidencia de raquitismo. La mayoría de esos esqueletos eran de niños de 3 años o menos.

El raquitismo es una afección en la cual los huesos de los niños se ablandan y debilitan después de una deficiencia extrema y prolongada de vitamina D . Puede aumentar la vulnerabilidad de un niño a otras enfermedades, lo que podría conducir a la muerte prematura.

De los esqueletos estudiados, la prevalencia del raquitismo en los niños fue del 5,7%. El raquitismo residual se encontró en 3,2% de los adultos.

“Nuestro estudio muestra que la deficiencia de vitamina D está lejos de ser un problema nuevo: incluso hace 2.000 años, las personas, especialmente los bebés, estaban en riesgo”, dijo en un comunicado Simon Mays, coautor del estudio y biólogo.

Considerando que el Imperio romano incluía el Mediterráneo, la deficiencia de vitamina D puede parecer difícil de creer. Pero el análisis reveló que los niños en las partes del norte del Imperio tenían más probabilidades de tener raquitismo. Esta área recibiría menos luz solar, lo que hace que sea más difícil para el cuerpo absorber vitamina D, pero el número de casos sugirió que otro factor estaba en juego.

La forma en que los padres cuidaban a sus hijos en condiciones más frías significa que los habrían mantenido protegidos, lejos de la luz solar directa. Las madres con deficiencia de vitamina D podrían pasar fácilmente el mismo problema a sus bebés.

“Estar en el interior, lejos de la luz del sol, fue probablemente un factor clave”, dijo Mays. “Las prácticas de cuidado infantil que eran inocuas en un clima mediterráneo pueden haber sido suficientes para inducir a los bebés a la deficiencia de vitamina D bajo cielos nublados del norte”, detalló.

Una ilustración que muestra las condiciones de vida de una antigua madre romana y su bebé.

El análisis mostró que la deficiencia de vitamina D no era más común en las ciudades que en el campo, en marcado contraste con la Edad victoriana en Inglaterra. Pero las ciudades romanas eran pequeñas, no bulliciosas, llenas de contaminación.

Una excepción a esto se encontró en muchos de los esqueletos en un cementerio cerca de Ostia, Italia. En ese momento, Ostia habría sido un puerto en el río Tíber debido a su proximidad a Roma. Por su gran población, sus residentes habrían vivido en edificios de apartamentos de varios pisos. El Imperio romano fue la primera urbanización generalizada en Europa, señaló el estudio.

“Vivir en apartamentos con ventanas pequeñas, en bloques que estaban espaciados cerca de patios y calles estrechas, puede haber significado que muchos niños no estuvieron expuestos lo suficiente a la luz solar para prevenir la deficiencia de vitamina D”, dijo Megan Brickley, coautora del estudio y directora investigadora del proyecto de la McMaster University.