CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Religión

El papa dice que la reunión con víctimas de abusos tuvo “un profundo efecto” en él

Por Simon Cullen, Judith Vonberg

Roma (CNN) — El papa Francisco dijo el miércoles que su reciente reunión en Irlanda con ocho personas que sufrieron abusos sexuales por parte de figuras de la Iglesia católica dejó una “huella profunda” en él, pero sugirió que se implementaran las medidas correctas para garantizar que ese abuso no vuelva a ocurrir.

Hablando sobre el escándalo de abuso sexual infantil en Irlanda en su discurso semanal en el Vaticano, el papa dijo que había “rogado al Señor por el perdón de estos pecados, el escándalo y el sentimiento de traición”.

MIRA: ¿Qué medidas debería tomar el papa Francisco por los escándalos por abusos?

Sus palabras llegaron en medio de una ola de indignación renovada con respecto al abuso sexual infantil en la Iglesia católica, y solo tres días después de una visita a Irlanda, un país de mayoría católica, donde se encontró con manifestantes enojados por el escándalo y una menor cantidad de seguidores de lo esperado.

Papa Francisco durante su audiencia diaria en el Vaticano. (Crédito: AP Photo/Andrew Medichini)

Papa Francisco durante su audiencia diaria en el Vaticano. (Crédito: AP Photo/Andrew Medichini)

“En mi visita a Irlanda, a pesar de la gran alegría, también tuve que soportar el dolor y la amargura del sufrimiento causado en ese país por diversas formas de abuso, incluso por miembros de la Iglesia, y el hecho de que las autoridades de la Iglesia en el pasado no siempre hemos sido capaces de abordar adecuadamente estos crímenes“, dijo el papa el miércoles.

Continuó expresando la esperanza de que esto podría cambiar, diciendo que “los obispos irlandeses han emprendido un camino serio de purificación y reconciliación con aquellos que han sufrido abuso” y han establecido “reglas estrictas” que garantizarían la seguridad de los jóvenes.

“En mi reunión con los obispos, los alenté en sus esfuerzos por remediar los fracasos del pasado con honestidad y valentía”, agregó.

MIRA: El ‘golpe de Estado’ contra el papa Francisco

Pero no todos están convencidos de que la Iglesia católica en Irlanda esté en el camino correcto.

Marie Collins, una de las supervivientes del abuso clerical que se reunió con el papa, dimitió el año pasado de una comisión especial del Vaticano creada por el pontífice para combatir el abuso infantil, diciendo que los clérigos de la Iglesia se negaron a implementar sus políticas de seguridad.

Hablando después de la reunión con los sobrevivientes, el papa dijo a los periodistas que, si bien tiene a Collins en alta estima, ella está “obsesionada” con la idea de los tribunales de rendición de cuentas.

Mira: las frases del papa Francisco contra el abuso sexual

Las denuncias de abuso sexual infantil han perseguido a la Iglesia católica durante años, pero el papa Francisco ha recibido una presión renovada en las últimas semanas tras los informes condenatorios que detallan décadas de encubrimientos institucionales en los Estados Unidos, Chile y Australia.

Hace dos semanas, se publicó un informe del gran jurado que alegaba que cientos de “sacerdotes depredadores” habían abusado de niños en el estado de Pensilvania (EE.UU) durante las últimas siete décadas.

MIRA: La visita del papa Francisco no calmó la furia irlandesa por los abusos sexuales

Las noticias desencadenaron una protesta mundial y un montón de acusaciones mordaces. Más recientemente, el fiscal general de Pensilvania dijo el martes que el Vaticano sabía sobre el encubrimiento y protegió a sus sacerdotes de la aplicación de la ley.

En una respuesta a CNN el martes, el portavoz del Vaticano, Greg Burke, dijo que el Vaticano necesitaría conocer más detalles sobre la evidencia antes de comentar.

El domingo, el papa se enfrentó a pedidos de renuncia por parte del arzobispo Carlo María Vigano, exembajador del Vaticano en Estados Unidos, que afirmó haberle contado al pontífice acusaciones de abuso sexual contra el entonces cardenal Theodore McCarrick, hace cinco años, pero el papa no hizo nada al respecto.

McCarrick, de 88 años, quien una vez dirigió la Arquidiócesis de Washington y fue una fuerza en la política estadounidense, renunció como cardenal el mes pasado después de una acusación de abuso sexual durante décadas por parte de un monaguillo adolescente. El papa también ordenó la suspensión de McCarrick del ministerio público.

Al preguntársele sobre el reclamo de Vigano durante su vuelo de regreso a Italia el domingo, el papa Francisco dijo: “No voy a decir una sola palabra sobre esto”, aunque agregó que después de un tiempo, “podría hablar”.

— Hada Messia informó desde Roma y Simon Cullen y Judith Vonberg escribieron en Londres. Eliza Mackintosh de CNN también contribuyó a este informe.