CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Religión

Probablemente, el papa Francisco debería dimitir

Por Jill Filipovic

Nota del editor: Jill Filipovic es una periodista con sede en Nueva York y Nairobi, Kenia, y autora del libro “The H-Spot: The Feminist Pursuit of Happiness”. Síguela en Twitter. Las opiniones expresadas en este comentario son exclusivas de la autora.

(CNN) — Mientras las tensiones latentes a fuego lento en la Iglesia católica vuelven a salir a la superficie por acusaciones de crímenes sexuales cometidos contra menores, un prominente, y controvertido, arzobispo llama a la renuncia del papa. ¿La iglesia se está enfrentando a un golpe de Estado, o finalmente se enfrenta a un ajuste de cuentas?

Son ambos.

Por supuesto, la iglesia debe rendir cuentas por el escándalo, hasta su máximo líder. Pero hay poca evidencia de que las nuevas llamadas para derrocar al papa Francisco se hagan de buena fe sobre la preocupación genuina por los niños abusados durante décadas, o la cultura de la impunidad masculina que lo permitió.

MIRA: ¿Qué medidas debería tomar el papa Francisco por los escándalos por abusos?

No, esta ola de indignación actual está dirigida por el clero conservador, a través de una página reciente de 11 páginas del arzobispo Carlo Maria Viganò, el exdiplomático del Vaticano en Estados Unidos, a quien Francisco reemplazó. Viganò alega que una “corriente homosexual” condujo al escándalo de abuso sexual y que Francisco cubrió a un cardenal que sabía que era un “depredador sexual”. La respuesta del papa: “No voy a decir una sola palabra sobre esto”.

El papa Francisco.

Es importante señalar aquí que a Viganò y otros católicos conservadores desde el punto de vista doctrinal no les gusta la doctrina más progresista del papa: cosas como cuidar a los pobres, hablar en nombre de los inmigrantes y relajar la animosidad hacia los homosexuales y las mujeres divorciadas. De hecho, esos mismos conservadores han defendido e incluso promovido los mismos aspectos de la Iglesia católica que permitieron que el abuso sexual y otros tratamientos espantosos para que los niños prosperen: el poder masculino, subordinar a las mujeres y estigmatizar la homosexualidad.

Ahora están usando nuevas acusaciones de abuso sexual como munición contra un papa que creen que es demasiado permisivo.

Es un drama en el que no hay nadie para encauzar.

El fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro, dijo el martes al programa televisivo “Today” de NBC que el Vaticano sabía sobre las acusaciones de abuso sexual en iglesias de todo su estado, aunque no dijo cuándo el Vaticano se enteró de las acusaciones. Si el papa Francisco era personalmente consciente está menos claro, pero como el líder y el representante de proa de la iglesia, la responsabilidad en última instancia recae en él, como en el caso de su predecesor y el hombre que lo precedió, quienes no enfrentaron consecuencias.

MIRA: El papa dice que la reunión con víctimas de abusos tuvo “un profundo efecto” en él

Ya hace tiempo que el director de esta institución responde no solo por los sacerdotes que pasaron décadas abusando de miles de niños, sino al hecho de que la institución gaste millones para combatir a los acusadores y cubrir sus propios temas.

Pero echar a este papa a cambio de alguien que complazca a los católicos más tradicionales no es la respuesta. Este abuso, y el sistema que lo cubría y perpetuaba, no existía en el vacío. Es un resultado directo de la estructura patriarcal de la Iglesia y su fanatismo fundamental.

Después de todo, a pesar de la designación de este papa como “liberal”, él todavía supervisa una institución que discrimina a las mujeres tan descarada y sin disculpas que, si no fuera una organización religiosa, entraría en conflicto con las leyes estadounidenses contra la discriminación.

Ninguna institución, y ninguna persona, merece la designación de “progresista” si trata a las mujeres como ciudadanos de segunda clase, negándose a permitirnos ocupar los mismos puestos que los hombres, y colocándonos en una especie de categoría de ser humano diferente e inequitativa.

MIRA: ¿Por qué el Vaticano eliminó los comentarios del papa sobre la homosexualidad y la psiquiatría?

Me criaron más como una cristiana no practicante que como una católica, pero gran parte de mi familia extendida es (o fue en algún momento) católica. Si hubiera sido criada en la Iglesia, como lo fue mi madre, esta misoginia incorporada hubiera sido suficiente para empujarme a irme hace mucho tiempo. No puedo conciliar los valores feministas y progresistas con una institución que trata a las mujeres con este tipo de desprecio disfrazado de devoción.

De hecho, esto afectó a mi propia familia: cuando mi abuela, una sobreviviente de abuso doméstico, finalmente abandonó su matrimonio y se encontró a sí misma como madre soltera con cinco hijos pequeños en la década de 1950, la Iglesia le dio la espalda. Mi abuelo, por otro lado, se mantuvo lo suficientemente bueno como para que, años más tarde, consiguiera anular convenientemente su matrimonio para poder volver a casarse con la bendición de la Iglesia.

La misoginia de la Iglesia ha llevado a algunos de sus peores abusos. El abuso sexual de monaguillos con razón fue noticia en los titulares, pero las niñas también fueron agredidas sexualmente y violadas. Y los niños fueron abusados en gran parte debido al hecho de que el sexismo religioso arraigado les daba a los sacerdotes un acceso más fácil a los niños que a las niñas, hasta que, relativamente recientemente, las niñas no podían ser monaguillos. La estructura de poder de la Iglesia exclusivamente masculina significaba que los sacerdotes tenían más tiempo a solas con los niños pequeños, y la propia misoginia y homofobia de la Iglesia agravaban la vergüenza y el silencio que tantos niños maltratados llevaban a la adultez.

MIRA: El ‘golpe de Estado’ contra el papa Francisco

El patriarcado católico no solo engendra sacerdotes que agredieron sexualmente a niños. En todo el mundo, la Iglesia tildaba a las mujeres solteras de inmorales, tratándolas como contaminantes sociales y ocultándolas por vergüenza. Algunos de los hijos de mujeres solteras terminaron en orfanatos y sufrieron mucho, fueron golpeados, pasaron hambre, fueron mutilados. Algunos de ellos murieron, presuntamente a manos de monjas negligentes o abusivas.

Y aún hoy, la Iglesia se opone a los derechos de las mujeres a decidir cuándo y cómo tener hijos, incluso la anticoncepción está prohibida. Los cuerpos de las mujeres no son de ellas; son vasijas para las prerrogativas masculinas. ¿Es una sorpresa que una institución en la que esta visión de la mujer está profundamente arraigada sea también una institución en la que la agresión sexual, un crimen en el que una persona cree tener total autoridad sobre el cuerpo de otra persona, prospere con pocas consecuencias?

Ninguna institución puede inmunizarse totalmente contra el abuso, pero puede fomentar o desalentar las condiciones para ello. La Iglesia los fomentó. Y entonces, sí, el papa debería pagar un precio, probablemente con su trabajo. Pero también lo debería hacer cualquier otra autoridad masculina en la Iglesia que haya trabajado para mantener el poder patriarcal sin restricciones y para mantener a las mujeres en posiciones de subordinación.

Lo que significa, por supuesto, que toda la Iglesia debe reformarse radicalmente y, si no lo hace, los católicos decentes deben decidir que, manteniendo su fe, exigen abandonar esta nociva institución.