CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

La fe de McCain le ayudó a sostenerse, y le permitió perdonarse

Por Maeve Reston

(CNN) — Rara vez lo mostraba en su vida pública, pero John McCain pasó mucho tiempo pensando en este momento, cuando enfrentaría su juicio final ante Dios.

MIRA: El mensaje de despedida del senador McCain

Como sus amigos más cercanos han notado esta semana, era un hombre de grandes contradicciones: un piloto de caza playboy convertido en héroe, un romántico y cínico, y como dijo el senador de Carolina del Sur Lindsey Graham, un hombre que llegó a aceptar su honor y sus imperfecciones siempre estarían en conflicto.

EN VIVO: Sigue aquí el funeral de John McCain

A través de todas sus luchas internas con sus errores o remordimientos, fue su tranquila fe la que lo sostuvo. Pocos sabían que el episcopalista, que se negó a hacer alarde de su fe en la campaña electoral, podía citar extensamente las Escrituras y ser el “capellán de habitación” de sus compañeros de guerra en Vietnam del Norte.

Su propio despertar religioso comenzó en esa prisión y el camino terminó aquí en Phoenix en la iglesia bautista de su esposa, donde McCain desarrolló una profunda creencia en el perdón y la gracia de Dios.

Esas bases que proporcionaron consuelo a McCain a lo largo de su vida se engarzan en los servicios religiosos que comienzan este jueves en North Phoenix Baptist Church, y continúan en la Catedral Nacional de Washington el sábado, culminando con una ceremonia privada en la Academia Naval de EE.UU. donde será enterrado el domingo en una parcela con vistas al río Severn.

Las lecturas que McCain eligió encapsulan las lecciones que se esforzó por impartir: deber, sacrificio, honor, bipartidismo, servicio a su país y un compromiso con una causa más importante que uno mismo.

Pero también incluyen las oraciones que lo llevaron a través de su tormento como prisionero de guerra, y lo ayudaron en su viaje de vida mientras trataba de reconciliar sus errores con su heroica imagen pública.

MIRA: Familia, amigos y políticos le rinden el último adiós a McCain

Hice una larga entrevista con el entonces candidato presidencial McCain sobre su fe en su avión de campaña en abril de 2008. Aunque había viajado con él durante muchos meses, comenzando en New Hampshire cuando estaba en la parte inferior de las encuestas y tenía interminables horas para hablar con los periodistas, su religión todavía era una curiosidad para mí.

A diferencia de otros políticos que había cubierto, evitó usar su fe para su ventaja política, incluso mientras luchaba por ganarse a los votantes evangélicos.

Sabía que era un lector voraz, pero me sorprendió cuando hablamos de la facilidad con que citó las Escrituras. Explicó que la oración y la Iglesia habían sido una parte arraigada de su vida en la escuela secundaria, donde asistía a la capilla todas las mañanas y los domingos por la noche.

No fue hasta que su avión fue derribado sobre Hanoi que comenzó a confiar en su fe. En confinamiento solitario, ha escrito que oró “con más frecuencia y con más fervor que nunca como hombre libre”.

Su amigo de toda la vida, Charlie Black, portador del féretro hoy en North Phoenix Baptist Church, recordó haber conversado con McCain acerca de cómo se convirtió, de mala gana, en el “capellán de habitación” de sus compañeros de prisión.

“Cuando estaba fuera del confinamiento solitario (sus captores) no le daban una Biblia, por lo que se le ocurrían versos de memoria que podían estudiar juntos”, recordó Black en una entrevista el miércoles.

McCain me dijo que era “muy lento en madurar”. Dijo que conocía el bien y el mal, la Biblia, el Credo de Nicea y el Credo de los Apóstoles, y los principios de su fe, pero los descuidó hasta ese período de cinco años y medio en Hanoi.

“Llegó el momento de poder recurrir a ellos como una red, como una forma de salvación”, dijo McCain en la entrevista de 2008. Fue el mismo período, como señaló el ex Senador Jon Kyl en el servicio del Capitolio del Estado de Arizona el miércoles, que McCain “se enamoró de su país cuando estaba preso en otro”. La fe y su ideal de “Primero en el país” se entrelazaron.

En cautiverio, McCain instó a sus compañeros prisioneros a no orar por su liberación o por su propio éxito personal.

Eso se quedó con él. “Rezo para que hagamos lo correcto, así no miraré hacia atrás con arrepentimiento, vergüenza o incluso la vergüenza de haber traicionado mis principios y mi fe”, me dijo en 2008.

Encontró un hogar en la iglesia de Cindy McCain en Phoenix, donde llegó a amar el mensaje de su pastor sobre la gracia: “que todos somos pecadores, pero podemos beneficiarnos de la gracia de Dios si reconocemos esos pecados y avanzamos”, dijo.

Esa idea está entretejida a través de algunos de los versículos de la Biblia que eligió para el servicio de hoy y los de este fin de semana, particularmente en 2 Timoteo 4: 6-8 que leerá su hijo Andrew McCain:

“Yo ya estoy próximo a ser sacrificado. El tiempo de mi partida está cercano. 7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está reservada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida”.

La inclusión de esos versículos, dijo Graham, le dio la mayor tranquilidad de que su amigo estaba satisfecho con la vida que llevó y se disculpó por sus errores.

“El público John McCain sintió la necesidad de reconciliar sus imperfecciones”, dijo Graham, citando la posición de McCain.