(CNN) - En el condado de Bucks, Pensilvania, los fiscales sostienen que Samantha Jones, de 30 años, mató a su hijo de 11 semanas, R.J., al amamantarle tras consumir drogas.

De acuerdo con la denuncia penal, R.J. murió al ingerir una "combinación de medicamentos fatales a través de la leche materna" y la madre está acusada de homicidio criminal.

MIRA: Estos son los peligros para las mujeres que fuman en el embarazo

El abogado de Jones, Louis Busico, dijo que Jones "absolutamente, de manera inequívoca amaba a ese niño" y nunca tuvo la intención de dañarlo.

De acuerdo con una declaración jurada, Jones dijo a los investigadores que alrededor de las 3 a.m. el 2 de abril, escuchó a R.J. llorando.

Él había sido amamantado principalmente, dijo Jones, pero recientemente había comenzado a usar fórmula porque le preocupaba que no estuviera tomando suficiente leche y no estaba durmiendo. Ella estaba demasiado cansada para hacer una botella de fórmula, según la declaración jurada, por lo que decidió amamantarlo. Luego se quedó dormida por unas horas más.

Samantha Jones, de 30 años, fue acusada de homicidio criminal.

Samantha Jones, de 30 años, fue acusada de homicidio criminal.

Antes de que su esposo, Vincent McGovern, se fuera por el día, él hizo a R.J. un biberón y lo dejó con Jones. Ella recuerda haberle dado de comer a R.J., ponerlo de nuevo en su cuna alrededor de las 6:30 a.m. y volver a dormir.

En la declaración jurada, Jones dijo que se despertó una hora más tarde y entró en pánico cuando vio que R.J. estaba pálido y tenía moco sanguinolento saliendo de su nariz. Jones y su madre, que también vivían en la casa, llamaron al 911 y comenzaron la reanimación cardiopulmonar.

MIRA: Cada hora nace un bebé adicto a las drogas en EE.UU., según estudio

R.J. fue llevado a un hospital en ambulancia y declarado muerto a las 8:30 a.m.

Según la oficina forense del condado de Bucks, la autopsia reveló rastros de metadona, anfetamina y metanfetamina se encontraron en la sangre del bebé que contribuyeron a su muerte.

La declaración jurada además señaló que el examinador que realizó la autopsia dijo "R.J. ingirió la combinación de medicamentos fatales a través de la leche materna".

De acuerdo con la declaración jurada, Jones les dijo a los investigadores que le habían prescrito metadona desde el embarazo para ayudar a controlar su adicción a los analgésicos opiáceos, pero no menciona otras drogas.

Los investigadores dicen que investigaron el último biberón utilizada para alimentar a R.J., así como la lata de fórmula, y no encontraron rastros de drogas ilícitas.

Desde su arresto, dijo Busico, su cliente está "completamente en un estado de depresión". Agregó que los cargos y el arresto afectaron más a Jones cuando ella ya estaba deprimida, lidiando con la muerte de su hijo.

Cuando se le preguntó sobre el consumo de anfetaminas o metanfetaminas de Jones, Busico no hizo ningún comentario.

MIRA: Cada vez más mujeres embarazadas consumen marihuana, dice un estudio

En la audiencia preliminar de Jones el miércoles, la vicefiscal de distrito Kristin M. McElroy argumentó que el niño murió porque Jones había tomado metanfetamina y anfetamina, "que no tenían razón de estar dentro de ese bebé", según un comunicado de la oficina del fiscal del condado de Bucks.

"No estamos alegando que esto fue un asesinato intencional de este bebé", dijo McElroy, "pero sin duda fue imprudente saber que estos medicamentos estaban en su cuerpo y continúan amamantando".

El cargo de homicidio criminal fue confirmado y Jones ahora espera una acusación formal el 28 de septiembre.
Busico dijo el miércoles que no estaba sorprendido por la decisión.

"La decisión del juez hoy no sorprende, dada la baja responsabilidad del gobierno", dijo. "Samantha no es criminalmente responsable por la muerte de su hijo, este es un patrón de hechos en busca de un crimen".

A través de su abogado, Jones se negó a hablar con CNN.