Nueva Dehli (CNN) - La Corte Suprema de la India tumbó una ley de la era colonial que penalizaba el sexo consensuado entre personas del mismo sexo, derogando una legislación de 150 años de antigüedad contra la comunidad LGBTI.

La corte anunció el histórico veredicto en Nueva Delhi este jueves, mientras multitudes jubilosas celebraban y los activistas de derechos LGBT se abrazaban de emoción.

La sección 377, una arcaica ley impuesta durante la colonia británica que penalizaba las relaciones sexuales “contra el orden de la naturaleza”, podría llevar a las personas a tener condenas máximas de cadena perpetua.

La decisión de revocar la ley es la mayor victoria para los activistas LGBT de la India y sus seguidores después de años de una lucha decidida.

Activistas de la comunidad LGBT celebran el fallo de la Corte Suprema de la India sobre el sexo entre personas homosexuales. (Crédito: EPA-EFE/DIVYAKANT SOLANKI)

“No puedo ni siquiera explicar cómo me estoy sintiendo ahora mismo. Ganamos la larga batalla. Finalmente hemos sido reconocidos por este país”, dijo Bismaya Kumar Raula mientras se limpiaba las lágrimas a las afueras de la Corte.

Otras de las personas que estaban allí reunidas dijeron que, aunque anticipaban una respuesta positiva, el resultado aún así fue sorprendente.

“Es un día emocional para mí. Es una mezcla de sentimientos, ha sido una larga lucha”, dijo el activista Rituparna Borah. “No hubo un apoyo suficiente de los medios o de la sociedad al principio pero ahora lo tenemos. La gente ya no nos verá como criminales”.

Aunque la ley raramente se aplicara en su totalidad, los abogados argumentaron que esta ayudaba a perpetuar una cultura de miedo y represión entre la comunidad LGBT.

Un cambio de legislación “creará un espacio de libertad en el que puedes empezar a esperar justicia”, le dijo a CNN Danish Sheikh, profesor de leyes en la Jindal Global Law School y activista LGBT.

(Crédito: EPA-EFE/DIVYAKANT SOLANKI

Una larga batalla

La histórica decisión es la culminación de una larga y usualmente tensa batalla legal por la equidad en un país donde la homosexualidad sigue siendo un tabú.

En 2009, la Corte Suprema de Delhi dictaminó que la prohibición del sexo homosexual consensual violaba los derechos fundamentales. La decisión, que solo estaba vigente en la región de Dehli, fue rápidamente anulada por la Suprema Corte en 2013, después de una petición hecha por una coalición de grupos cristianos, hindúes y musulmanes.

En su decisión de 2013, la Corte Suprema dice que solo una “minúscula fracción de la población del país está compuesta por lesbianas, gays, bisexuales y transgénero” y que por lo tanto era “legalmente insostenible” revocar la ley.

Durante las más recientes audiencias, los abogados que representaban a un decena de indios gays y lesbianas cuestionaron las bases constitucionales del fallo anterior. “Fue un juicio equivocado. No era legal y se basaba erróneamente en los principios de la constitución”, dijo Colin Gonsalves, uno de los abogados que representaba al grupo de demandantes.

El caso se fortaleció el año pasado, cuando la Corte Suprema se movió para defender el derecho constitucional a la privacidad.

El fallo, que declaraba que la orientación sexual era un “atributo esencial de la privacidad” ayudó a incentivar a los activistas.

“El fallo del año pasado aniquiló el de 2013”, dijo Gonsalves. “No hay problema ahora. No hay mucho más que discutir”, agregó.

La oposición a la derogación de la sección 377 se basaba primordialmente en objeciones religiosas y morales. En una entrevista a principios de este año, el legislador Subramanian Swamy, un prominente miembro del gobernante Partido Bharatiya Janata (BJP), describió la legalización del sexo gay como un “peligro para la seguridad nacional” y contra el hinduismo.

El hinduismo ha mantenido tradicionalmente una visión flexible y no prescriptiva de la sexualidad. Sin embargo, en los últimos años los grupos hindúes de línea dura han adoptado un enfoque más conservador.