(CNN Español) - En Colombia, la decisión de la Corte Constitucional de ordenar reintegrar a dos estudiantes que fueron expulsados de un colegio militar por tener relaciones sexuales en las instalaciones del centro educativo ha generado una fuerte debate sobre las regulaciones de estas prácticas en los colegios.

El caso, que ocurrió en junio de 2017, fue fallado a favor de los estudiantes una sentencia de septiembre de 2018. Uno de los demandantes era menor de edad en el momento de los hechos; el otro era mayor de edad, según la Corte.

En el fallo la Corte asegura que el colegio militar, que no fue identificado en la sentencia, consideró que los jóvenes comentaron una falta “gravísima”, y por tanto fueron expulsados. Pero la Corte dijo recientemente que el colegio les violó el derecho fundamental al debido proceso a los estudiantes y por ello ordenó su reintegración.

En un tuit este miércoles, la Corte dijo que el colegio militar “no aplicó debidamente los criterios que había establecido en su propio manual de convivencia para imponer una sanción ante una falta gravísima”.

Además, los estudiantes fueron grabados en video por un centinela que, según el documento de la Corte, aseguró que hizo la grabación “con el único fin de demostrar este hecho de indisciplina grave”.

Un experto en educación sexual dice que es necesario reconocer que la sexualidad es importante para el desarrollo psicológico de los jóvenes. Imagen de archivo. 

Pero para el tribunal, el uso del video “afecta intensamente el derecho a la intimidad sexual de los estudiantes".

¿Se deben regular las práctica sexuales en los Colegios?

Una vez conocido este fallo, la discusión se desvió a si los colegios deben "permitir" que los adolescentes tengan sexo en los colegios y si los centros educativos deben regular explícitamente las prácticas sexuales en sus manuales de convivencia.

En el pasado, la Corte Constitucional de Colombia dio su visto bueno a que las instituciones educativas diseñen un reglamento disciplinario “destinado a regular las relaciones entre los integrantes” de las comunidades educativas, siguiendo una serie de procedimientos.

Uno de esos requisitos es que se estipulen expresamente “la determinación del ilícito disciplinario debe otorgar la suficiente certeza sobre qué comportamientos están prohibidos dentro del entorno educativo y cuál es la finalidad de su proscripción, la que, en todos los casos, debe responder a objetivos constitucionalmente legítimos".

Pero en redes sociales algunas personas han criticado a la Corte por supuestamente permitir el sexo en los colegios, algo que no es cierto, pues la decisión de la corte falla a favor de los alumnos porque se les violó el debido proceso y su derecho a la intimidad.

Educación sexual para los adolescentes

Bernardo Useche Aldana, presidente del Colegio Colombiano de Psicólogos, que es PhD en Salud Pública de la Universidad de Texas, y tiene 40 años de experiencia en educación sexual, dice que hay fallas en la educación sexual en los colegios, pues en vez de partir del reconocimiento de la vida sexual de los adolescentes y en aceptar que es una realidad debido a su edad, lo que hacen es restringirla.

Según él, cada colegio tiene el derecho a establecer sus propios reglamentos internos, pero también deben respetar el derecho a la intimidad.

“En la educación sexual que deben impartir los colegios e instituciones educativas se debe promover unos valores y principios éticos que tengan en cuenta esa realidad, que insistan en que las conductas sexuales son parte de la intimidad y que deben ser conductas sexuales privadas”, le dijo Useche Aldana a CNN en Español.

Esto, pues la sexualidad, dice él, es una “dimensión fundamental del desarrollo” de los adolescentes y por tanto no deben frustrarse ni negarse ni reprimirse, pues “la represión de la sexualidad produce problemas de todo tipo”.

Además, según el experto, los programas de educación sexual deben promover una ética sobre la conducta sexual de los jóvenes.

“Esa ética incluye por supuesto, nunca forzar a nadie, nunca matonear a nadie, ni acosar a nadie, con conductas como grabar y exponer, lo cual infortunadamente ocurre en muchos colegios. Y promover la consciencia entre los estudiantes, formarlos en que los comportamientos sexuales propios de su edad están protegidos legalmente y que no pueden ser en lugares públicos”.

Por eso insiste en que es necesario entender la sexualidad de los jóvenes y no negarla, pues haciéndolo no se puede instruir a los adolescentes sobre este tema tan importante para su desarrollo.

“Lo primero es la aceptación. Si no hay aceptación no se pueden dar indicaciones de cómo manejar esto, porque un padre o un educador cuya única meta es que no haya conducta sexual de los jóvenes cómo va a manejar bien el tema, cuando está negando la realidad” puntualizó Bernardo Useche Aldana.