Washington (CNN) - Hay un número récord de niños inmigrantes bajo custodia de Estados Unidos y probablemente sea porque las políticas del Gobierno de Donald Trump los mantienen allí.

Hasta esta semana, hay 12.800 niños inmigrantes atendidos por el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés). Esa es la cifra más alta que se tiene registrada, confirmó una vocera de HHS. En 2016, el promedio mensual de niños atendidos varió de poco más de 4.000 a más de 9.000.

MIRA: Cientos de niños inmigrantes permanecen separados de sus padres en Estados Unidos

Pero esa cifra no es solo un número. Los expertos lo ven como un síntoma de un problema mayor.

Según un funcionario con conocimiento de la situación no autorizado para hablar públicamente, la tasa de niños liberados del HHS se ha desplomado sustancialmente. Al mismo tiempo, el tiempo promedio que los niños permanecen bajo custodia se dispara.

La causa es probablemente las medidas tomadas por el Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en sus estrictos esfuerzos contra la inmigración. Los expertos temen que el resultado transformará un sistema creado y diseñado para ayudar a poner a los niños traumatizados en una camino hacia la estabilidad en otro para castigarlos y enviarles un mensaje.

"Estos son niños que huyeron de algunos de los países más violentos del mundo, muchos han experimentado trauma... violación, robo, todo tipo de explotación", dijo Bob Carey, que dirigió la oficina del HHS que supervisa la detención infantil desde 2015 hasta principios de 2017.

Amplían un centro de detención de inmigrantes en Texas.

Amplían un centro de detención de inmigrantes en Texas.

Varias demandas judiciales han acusado a la administración de tomar medidas que han extendido las estadías de los niños, incluidas presuntas detenciones intencionales hasta que cumplan 18 años y sean elegibles para una detención adulta más estricta. Muchos de los niños tienen derechos legales legítimos para permanecer en Estados Unidos, pero el proceso legal para lograrlo puede llevar años.

MIRA: "Todavía duermo con ella", el testimonio de un migrante de 13 años que fue separado de su madre en EE.UU.

Según el funcionario antes citado, con una población de 12.800 niños, durante un mes de 30 días solo hay 2.304 liberados, frente a los 7.680 de la tasa anterior. Eso significa que más de 5.000 niños más están bajo custodia por mes.

Según los informes anuales al Congreso, en el año fiscal 2016, el Gobierno de Obama redujo la duración promedio de la estancia a 35 días. El promedio en 2017 aumentó a 48 días.

Hoy, ese promedio es de hasta 59 días, según el vocero de HHS, Kenneth Wolfe. Y eso solo cuenta para los niños que ya se fueron, señalan los expertos, lo que hace imposible saber cuánto tiempo han estado esperando algunos niños.

La portavoz de HHS Evelyn Stauffer dijo que el Gobierno está aplicando la ley para abordar una "crisis en la frontera".

"El número de familias y niños extranjeros no acompañados detenidos son un síntoma del problema más grande, a saber, un sistema de inmigración roto", dijo Stauffer en un comunicado. "Sus edades y el peligroso viaje que realizan hacen que los niños extranjeros no acompañados sean vulnerables al tráfico humano, la explotación y el abuso. Es por eso que HHS se une al presidente para pedir al Congreso que reforme este sistema descompuesto".

MIRA: Una madre salvadoreña demanda al Gobierno de EE.UU. por la separación de su bebé

Pero el número de niños que cruzan la frontera se ha mantenido consistente con las tasas en los últimos cuatro años. En agosto, aproximadamente 5.000 niños fueron atrapados tratando de entrar a Estados Unidos solos ilegalmente o sin permiso en la frontera sur.

Sin embargo, con la tasa de liberación en caída libre, el número de niños bajo custodia podría dispararse. HHS anunció el martes que triplicará el tamaño de un refugio de campaña de emergencia para niños en Texas.

Los expertos temen que el resultado sea que los niños traumatizados se queden más tiempo en un sistema más abarrotado y rebasado, lo que los pone en mayor riesgo.