(CNN) - Médicos alemanes dicen que hay una “alta probabilidad” de que un miembro del grupo de activistas rusos Pussy Riot, que resultó enfermó la semana pasada en Rusia, hubiera sido envenenado.

En una conferencia de prensa este martes, el doctor Kai-Uwe Eckardt, del Hospital Charite de Berlín, dijo que una sustancia externa parece haber afectado el sistema nervioso de Pyotr Verzilov.

Los médicos no han sido capaces de determinar la naturaleza de la sustancia o de la fuente, dijo él, agregando que aunque el activista permanece en cuidados intensivos, su vida ya no está en peligro.

Pyotr Verzilov, portavoz no oficial de Pussy Riot y esposo de una de las integrantes de la banda, Nadya Tolokonnikova, fue hospitalizado urgentemente en una unidad de cuidado intensivo en un hospital de Moscú por un supuesto envenenamiento.

“La información que actualmente tenemos… muestra una alta posibilidad de que ocurrió un envenenamiento aquí”, dijo Eckardt. “Hasta ahora no tenemos indicios de que pueda haber otra explicación para su estado".

El anuncio agrega peso a las aseveraciones hechas por otros miembros de Pussy Riot del jueves, de que Verzilov fue envenenado en Rusia. La banda de punk rusa —conocida por ocultar sus identidades con máscaras estilo pasamontañas— es una abierta crítica del gobierno del presidente Vladimir Putin.

En una conferencia de prensa este martes, una de las fundadoras de Pussy Riot, Nadezhda Tolokonnikova, dijo que Verzilov fue probablemente víctima de un “intento de asesinato”, alegando que varias agencias estatales rusas han “tratado de encontrar alguna manera de atrapar a Pyotr”.

“Nadie que haya sido parte de la actividad política en Rusia puede estar realmente a salvo”, dijo ella.

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, no hizo ningún comentario sobre la enfermedad de Verzilov cuando CNN la contactó la semana pasada.

Verzilov fue removido del campo después de protestar en la final del Mundial de Fútbol de la FIFA, en Rusia 2018. (Crédito: Getty Images)

Los médicos confían en una recuperación completa

Verzilov voló a Berlín el sábado, según la Fundación Cinema para la Paz de Alemania, un grupo humanitario que anteriormente había defendido a Pussy Riot y que organizó el viaje.

Verzilov fue admitido en el Hospital Charite con síntomas de intoxicación y en estado de confusión, dijo el hospital en un comunicado el martes.

El director ejecutivo del hospital, Karl Max Einhäupl, dijo en el comunicado que la condición de Verzilov ha mejorado significativamente y que los médicos están “confiados que llegue una cura completa”.

Él agregó que los médicos en Moscú le habían dado un buen tratamiento inicial y habían cooperado bien con el hospital de Berlín.

Los médicos creen que Verzilov fue envenenado al menos hace una semana y están trabajando con toxicólogos en un esfuerzo para identificar la sustancia que fue usada, dice el comunicado.

Verzilov es ciudadano ruso-canadiense y el jueves el primer ministro de Canadá Justin Trudeau dijo que la situación era preocupante, “particularmente dadas las acciones en los últimos meses por parte de los rusos en Gran Bretaña”.

Trudeau pareció estarse refiriendo al supuesto envenenamiento al exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia en el sur de la ciudad inglesa de Salisbury en marzo. CNN le pidió al Ministerio ruso de Exteriores un comentario sobre las palabras de Trudeau, pero aún no ha recibido respuestas.

Más adelante se determinó que los Skripal habían sido envenenados con un poderoso agente neurotóxico llamado Novichok, que los investigadores británicos vinculan al gobierno ruso. Rusia ha negado las acusaciones.

La ONG Fundación Cinema para la Paz dijo que el supuesto ataque contra Verzilov “es visto como una venganza por aparecerse en la final de la Copa Mundo en Rusia”, según dijo en un comunicado.