CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Alimentos

Los australianos se vuelcan a comer fresas tras el susto por las agujas en la fruta

Por Ben Westcott

(CNN) — El pánico por las agujas encontradas en las fresas en Australia ha provocado la furia de los políticos y temores por la industria multimillonaria de la fruta en el país.

Se han reportado al menos 100 casos de agujas en fruta en todo el país, aunque se cree que muchos son “engaños o eventos falsos”, según el Gobierno.

La preocupación de que los agricultores locales sufrirán como resultado del susto de las agujas cuando los consumidores se alejen de la fruta popular ha provocado una campaña de redes sociales que insta a los australianos a #SmashAStrawb para apoyar a los productores locales.

MIRA: Australia ofrece recompensa por fresas contaminadas con agujas

“Smash” es una palabra australiana que significa comer o beber algo de manera entusiasta o rápida.

“Los australianos occidentales apoyan nuestra industria local. Córtalas por la mitad y #SmashAStrawb para ayudar a nuestros productores locales hoy”, dijo el primer ministro de Australia occidental, Mark McGowan, en su cuenta de Twitter.

Después de la controversia sobre la aguja, el gobierno australiano ha anunciado sanciones más severas para la manipulación de alimentos, lo que aumenta el máximo de prisión de 10 a 15 años.

En comparación, poseer pornografía infantil y atentados indecentes a sabiendas acarrean una pena máxima de prisión de 10 años en el estado de Victoria, el estado más densamente poblado de Australia.

“No es una broma, no es gracioso, estás poniendo en riesgo el sustento de los australianos que trabajan arduamente y estás asustando a los niños. Eres un cobarde y eres un ladrón y si haces ese tipo de cosas en este país irá a por ti”, dijo el miércoles el primer ministro Scott Morrison.

MIRA:Wilhemena ‘Bill’ Smith: la primera jinete en Australia que vivió como un hombre

Las estanterías vacías, normalmente abastecidas con cestitos de fresa, se pueden ver en un Supermercado Coles en Brisbane el 14 de septiembre.

Las estanterías vacías, normalmente abastecidas con cestitos de fresa, se pueden ver en un Supermercado Coles en Brisbane el 14 de septiembre.

Detectores de metales

Se han encontrado agujas y alfileres de coser en fresas en los seis estados australianos, en al menos seis marcas diferentes. También hay casos aislados de metal en un plátano y una aguja en una manzana.

A partir del miércoles, todas las exportaciones internacionales de fresas frescas serán escaneadas por detectores de metales o máquinas de rayos X, anunció el Departamento de Agricultura de Australia, como parte de una serie de medidas para restaurar la confianza.

Los supermercados de Australia eliminaron grandes cantidades de fresas de sus estantes en respuesta al temor, pero el efecto también se ha sentido a nivel internacional.

Decenas de políticos australianos y usuarios de redes sociales se unieron al #SmashAStrawb, publicando imágenes de sí mismos comiendo fresas, cortándolas o incluso proporcionando sus recetas favoritas basadas en fresas.

MIRA: Registran en video un meteorito sobre el cielo de Australia

“Una catástrofe”

A pesar del apoyo público, los representantes de la industria australiana de la fresa dijeron a CNN que estaban preocupados por el impacto en los agricultores del país.

Solo en Queensland, hay 150 productores diferentes de fresas que producen hasta 15.000 toneladas de fruta por temporada. En total, se estima que la industria de la fresa del estado vale hasta 160 millones de dólares.

En declaraciones a CNN, un representante de Fresas Australia en Nueva Gales del Sur dijo que la crisis era una “catástrofe para los agricultores de Queensland”, que están produciendo la mayoría de las frutas del país.

Para prevenir cualquier manipulación adicional de alimentos, el primer ministro Morrison anunció el miércoles que se aumentará la multa por manipulación de alimentos, mientras que también promete fondos adicionales para los inspectores de alimentos.

La aplicación de la ley ha reaccionado rápidamente ante el miedo de los consumidores. Según la primera ministra de Queensland, Annastacia Palaszczuk, a un equipo de 100 policías en su estado se les ha encomendado la tarea de encontrar a los culpables.

Además, tanto los gobiernos de Australia Occidental como de Queensland dijeron que ofrecían una recompensa de 100.000 dólares por información que lleva al arresto de esas fresas contaminantes.