(CNN Español) - La ‘Madame’ sigue a la espera de que avance su juicio en Cartagena, Colombia.

La mujer, cuyo nombre es Liliana Campos Puello, sería la mayor proxeneta de esa ciudad, según dijo la Fiscalía de Colombia, está en prisión desde hace semanas acusada de concierto para delinquir, trata de personas e inducción a prostitución.

Esta semana, un juez de Cartagena aplazó la audiencia de sustitución de la medida de aseguramiento (es decir, para sacarla de prisión), porque “no tuvo tiempo de estudiar el caso”, según reportan medios locales. La audiencia fue aplazada para mediados de octubre, reporta la prensa local.

Los líos de 'Madame'

Un gigantesco operativo que acaparó todas las portadas de los medios de comunicación a finales de julio desmanteló una gigantesca red de proxenetismo en la ciudad de Cartagena, uno de los centros turísticos más importantes de Colombia.

Una de las capturadas fue Campos Puello, alias 'Madame', que fue acusada de enlistar adolescentes y mayores de edad en esa ciudad y trasladarlas al exterior con fines de explotación sexual, lo que constituye el delito de trata de personas internacional, un delito que de ser hallada culpable, podría darle hasta 23 años de prisión, según la Fiscalía de Colombia.

'Madame', que también tenía antecedentes de tráfico de heroína y permanencia e ingreso irregular a EE.UU., sería “la encargada de manejar un corredor sexual en la zona de las playas, y contaría con una capacidad logística y contactos a nivel internacional para realizar eventos que demandan servicios sexuales de varias mujeres”, dijo la Fiscalía en un comunicado a finales de julio.

Además, la Fiscalía asegura que ella enviaba mujeres, que eran elegidas a través de un catálogo, a fiestas internacionales, según las investigaciones.

La mujer ha negado repetidamente las acusaciones en su contra, y dice que los reportes de los medios y las acusaciones de la Fiscalía son falsos.

“Mi caso es un circo, le faltan los payasos. Yo soy un falso positivo más en este país”, dijo en una entrevista con el diario local El Heraldo. En esta entrevista negó que trabajara con menores de edad.

“Jamás he trabajado con menores. Nunca he tenido en mis grupos ni siquiera chicas de 18 años. Para mí eso es sagrado, yo soy defensora de los derechos de los menores. Las chicas que iban a mis eventos lo hacían por su voluntad. Ellas me escribían o me contactaban por teléfono”.

En una entrevista con otro medio de comunicación no negó sus vínculos con la prostitución y dijo que esta era una práctica legal en el país.

“No todo fue prostitución, no todo fue sexo, habían niñas de compañía, yo tenía niñas profesionales también”, dijo en una entrevista por el noticiero CM&, en Colombia.

Allí agregó que no es la mujer que han retratado los medios de comunicación.

“… No ese ogro que me pusieron los medios, que me puso la prensa e incluso la Fiscalía, que soy una depredadora de menores, que soy una proxeneta, ¡negativo! Estoy aquí privada de mi libertad y la prostitución en Colombia no ha terminado, no va a terminar y es legal. Yo no obligué a nadie, no induje (sic) a nadie, y el 75% de lo que han dicho es mentira”, puntualizó la mujer.