CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Accidentes

Esto pasa cuando una pelota de béisbol a 190 km/h impacta en la cabeza de una persona

Por Bleacher Report

(Bleacher Report) — Fue el sonido lo que asustó a Bryce Florie. O más bien, la ausencia de sonido.

Hubo 33.861 fanáticos en el Fenway Park de Boston, a principios de septiembre, un lleno total para ver a los New York Yankees y los Boston Red Sox, con Roger Clemens, ex de Boston, jugando ahora para los odiados yanquis. Fenway se pone ruidoso en noches como esa. Iba siendo un apretado juego de 2-0 hasta que Florie permitió dos carreras a Derek Jeter con dos outs en la novena para poner el marcador 4-0.

Lo que pasó luego silenció todo Fenway y cambió la vida de Florie para siempre.

Ryan Thompson siguió a Jeter al plato, y Florie le lanzó una rápida bola. Thompson giró y logró darle con el bate. Florie vio todo el recorrido de la bola. Hasta que lo golpeó justo debajo del ojo derecho y lo tiró al suelo.

LEE: Del fútbol americano al béisbol… Wilson entrena con los Yankees

Cayó de espaldas y se dio la vuelta rápidamente, estaba boca abajo en el montículo, con las manos en la cara.

Más tarde dijo que había sido “golpeado tontamente por un segundo”, pero que no perdió el conocimiento. Supo de inmediato que había sido golpeado por la pelota de béisbol, le pegó en la cara y estaba sangrando mucho. No podía entender por qué no la había atrapado.

Pero no fue hasta que escuchó a la multitud que comenzó a sentir miedo. O más bien, hasta que no escuchó a la multitud.

“Lo que más me asustó fue el silencio”, dijo Florie recientemente. “Podías escuchar caer un alfiler. Me di cuenta de que todos estaban esperando ver si me levantaba”, agregó.

Se levantó, alcanzó a ver si sus dientes estaban allí (estaban) y trató de abrir su ojo derecho (no pudo). Había sangre por todos lados. “Por cierto, no te mires en el espejo”, le dijo un médico esa noche. Florie dijo: “Por supuesto, tuve que mirarme al espejo. Dije: ‘¡Dios mío! ¡Oh, Dios mío!’ Se puso más aterrador “.

Gracias al Statcast de MLB.com, ahora sabemos que las bolas golpeadas por los bates llegan a velocidades superiores a 190 km/h. Sabemos que la bola salió del bate de Kyle Seager, de Seattle, a 170 km/h antes de que golpeara al lanzador Matt Shoemaker en septiembre de 2016 y a 180 km/h cuando el batazo de Carlos Gonzalez, de Colorado, golpeó al lanzador de Arizona Diamondbacks Archie Bradley, en la cabeza, en abril de 2015.

Una pelota que va a 180 km/h recorre 50 metros por segundo. La distancia entre el montículo del lanzador y el home es de 18,5 metros, y el pícher, tras el lanzamiento, termina unos pocos metros adelante de a lomita.

Statcast no existía en 2000, pero los científicos del programa de televisión Sport Science calcularon que la pelota que golpeó a Florie viajaba a 193 kilómetros por hora. Estimaron que Florie solo tuvo tres décimas de segundo para reaccionar, lo que ayuda a explicar por qué no pudo atrapar la bola o salirse del camino.

“Vi el video muchas veces, pensando: ‘¿cómo perdí esa pelota?'”, Dijo Florie.

A menudo, el lanzador levanta su guante a tiempo o la pelota simplemente lo impacta.

“Es un sonido alarmante cuando una pelota que llega a 190 km/h simplemente te impacta”, dijo Pete Walker, quien lanzó profesionalmente durante 18 temporadas y ahora es el entrenador de lanzadores de los Toronto Blue Jays. “Te hace temblar”, indica.

Es un sonido horrible cuando la pelota se encuentra con el cráneo, casi como si la pelota golpeara el bate y un segundo después la golpeara de nuevo. Es el sonido y luego el silencio mientras todos tratan de procesar lo que acaba de suceder.

Willie Blair

“Pensé que Willie estaba muerto”, dijo Doug Brocail, quien estaba en el banquillo de los Detroit Tigers cuando un batazo seco de Julio Franco, de Cleveland, rompió la mandíbula de Willie Blair, en 1997.

En medio de la conmoción, Blair tirado sobre el montículo le dijo a uno de los entrenadores de los Tigers, Russ Miller: “Llama a mi esposa y dile que estoy bien”.

Él no estaba bien, realmente no. Su mandíbula estaba rota. Él estaba luchando por mantenerse despierto. Y cuando trató de sentarse, sintió náuseas y les dijo a los entrenadores que sería mejor que volviera a acostarse.

También estaba sangrando de un oído. Al menos sabía que era sangre.

Blair, debido a su mandíbula rota, no pudo comer alimentos sólidos durante casi dos semanas. Se despertaba en medio de la noche con la habitación dando vueltas a su alrededor. Una vez, en la casa club de los Tigers, se inclinó para quitarse los zapatos y se mareó tanto que casi se cae.

“Casi me caigo en mi casillero”, dijo Blair. “Brocail estaba a mi lado y me dice: ‘Oye, ¿estás bien?’ Dije: ‘Sí, y no digas nada al respecto’. Diría que todavía tenía mareos durante dos o tres meses, pero nunca me afectó en el campo, solo cuando me incliné”.

Descarga el app de Bleacher Report

Lee la nota original en inglés

MLB