(CNNMoney) - Chris Reining no es el jubilado promedio. Se despidió de sus años de trabajo a los 37 años, y ahora es económicamente independiente, vive su vida en sus propios términos.

Creció en una familia de clase media en Illinois, Reining dice que le fue bien en la escuela, ganó becas y asistió a la escuela que más le pagó. A diferencia de muchos otros jóvenes, se graduó con solo 4.500 dólares de deuda, que despachó rápidamente una vez que comenzó a trabajar.

Finalmente encontró un trabajo bien remunerado trabajando en ciberseguridad, sacó una hipoteca y compró un apartamento, y financió la compra de un BMW.

Pero luego comenzó a preguntarse: ¿esto es todo lo que hay?

"Finalmente dije: 'No puedo hacer esto durante 40 años'", recuerda Reining.

Al final de la década de sus 20, Reining comenzó a buscar alternativas. Leyó el libro "Your Money or Your Life", de Joe Dominguez y Vicki Robin. "Me ayudó a darme cuenta de que hay una manera de organizar tu vida para que no tengas que sentarte en este cubículo durante 40 años y la idea de ser financieramente independiente se hizo realidad".

Para los 35 años, sentía que tenía suficiente para vivir el resto de su vida con sus ahorros e inversiones sin tener que volver a trabajar. Tardó dos años más yendo a trabajar para estar seguro. Luego, a los 37, finalmente se marchó.

Las personas que han alcanzado la independencia financiera pueden hacer que parezca fácil.

Pero Reining es franco acerca de las perspectivas de llegar a lo que él y otros en la comunidad de la jubilación anticipada llaman "independencia financiera, jubilación temprana" o FIRE, por sus siglas en inglés.

"No es posible para todos", dice. "Si te ves afectado por tus gastos, no es realista".

Además, dice, llegar a FIRE no es algo que se consigue todas las veces.

"Requiere compromiso", dijo. "Las personas que tienen más éxito en eso tienen razones convincentes de por qué lo quieren. Las personas que no van a llegar allí, aunque por los números podrían, son los que no tienen una razón suficientemente convincente para tomar las decisiones difíciles".

Lleva retirado dos años, y Reining pasa su tiempo escribiendo sobre la independencia financiera en su sitio web.

"Se necesitan muchos hábitos diarios pequeños que se deben practicar, día tras día", dice Reining.

Estas son sus estrategias sobre cómo ganar más, ahorrar más e invertir mejor en el camino hacia la independencia financiera.

1. Ahorra más

Ya lo has escuchado antes sobre reducir las cenas y los lattes.

Pero incluso con reglas de sentido común sobre el gasto, muchas personas sucumben a la inflación en su estilo de vida, dice Reining.

"Cuanto más dinero ganes, más dinero gastarás, y no ahorrarás nada", dice. A menos que establezcas un nivel de estilo de vida que deseas mantener y permanecer allí.

"El momento en que las personas se meten en problemas al ahorrar es cuando creen que tienen que usar papel higiénico reutilizable y comer caldo", dice Reining. "Sé realista. Básicamente, nunca gastarás cero dólares. Encuentra un nivel de vida con el que te sientas cómodo y luego trabaja para ganar más sin aumentar tus gastos".

2. Gana más

Tu puesto actual es solo una parte de tu trabajo. Para poder ganar la cantidad de dinero con la que puedas vivir solo con la mitad o menos de su salario (para poder ahorrar el resto), debes centrarte en su carrera.

"Si no trabajas en tu carrera", dice Reining, "estás dejando dinero sobre la mesa".

Esos esfuerzos para el impulso profesional pueden incluir la obtención de títulos o certificaciones avanzadas que te calificarán para puestos de mayor paga, levantando la mano en cada oportunidad para una promoción o encontrar mentores.

"Es importante entender tus áreas débiles", dice Reining. "Encontré mentores que podrían ser esos ojos y oídos externos y que me ayudaron a ver mis opciones".

Sus mentores lo ayudaron a ser estratégico en su carrera, lo que lo llevó a un trabajo más lucrativo haciendo consultoría.

Los trabajos secundarios, si bien están disponibles y son modernas ahora, pueden ser atractivos por dinero extra. Pero Reining sugiere cautela.

"Hay que pensar en el tiempo invertido y el dinero ganado", dice. "¿Es mejor pasar tiempo enseñando yoga o pasear a un perro por 25 dólares por hora o es mejor dedicar tiempo estudiando o trabajando en la web para que puedas obtener un aumento de 10.000 o 20.000 dólares?".

Y en la búsqueda de trabajos populares, la gente a menudo pasa por alto los costos: "Me encanta hacer yoga, pero no voy a gastar 4.000 dólares para obtener una certificación para enseñarlo".

3. Invierte más

Muchas personas ya tienen uno de los mecanismos más poderosos para la inversión integrada en su trabajo: un plan 401(k) patrocinado por el empleador [un 401(k) es tipo un plan de pensiones en Estados Unidos].

"Contribuir con aportes al nivel en el que obtienes la igualación del empleador es imprescindible, de lo contrario te alejas del dinero gratis", dice Reining. "Pero para obtener el mayor beneficio, tendrás que contribuir al máximo".

En 2018, la contribución máxima aumentó a 18.500 dólares, por encima de los 18.000 permitidos en 2017. Si calificas, también puede contribuir con una Roth IRA, una cuenta de jubilación para contribuciones después de impuestos de hasta 5.500 dólares. Tanto los ingresos en la cuenta como los retiros después de tener 59½ años de edad están libres de impuestos.

Tus inversiones no tienen que ser muy complicadas, solo necesitan crecer. Todo el patrimonio neto de Reining es un plan 401(k), una cuenta imponible, un apartamento y una cuenta corriente.

"Me gusta mantenerlo simple", dice Reining. "Tengo mi 401(k) para cuando esté en mis 60. Es solo que se está componiendo allí durante los próximos 20 años. El resto de mi dinero entró en una cuenta de inversión gravable".