(CNN) - El gobierno de Donald Trump planea mover más 260 millones de dólares destinados a diversos programas, como la investigación del cáncer y la prevención del VIH/sida, para cubrir el creciente costo de albergar a miles de niños inmigrantes indocumentados.

La solicitud se basa en que el programa se ha visto afectado por la gran cantidad de niños bajo custodia, impulsado en gran medida por nuevas políticas que mantienen a los niños más tiempo.

También llega en medio de noticias de que el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) no pudo ubicar a 1.500 niños que había liberado durante un período de tres meses.

LEE: EE.UU. libera a otros 34 niños inmigrantes separados, pero cientos permanecen bajo custodia

Hay más de 13.000 niños actualmente bajo custodia del HHS, dijo la portavoz Evelyn Stauffer a CNN. El número fluctúa a diario, pero es más alto que el récord de 12.800 de la semana pasada.

La solicitud del programa se detalla en una carta a la senadora Patty Murray, demócrata de Washington, y otros legisladores, del secretario del HHS Alex Azar con fecha del 5 de septiembre, que fue obtenida por CNN.

En la carta, Azar dijo que su agencia está reasignando hasta 186 millones de dólares de otras fuentes de dinero del HHS y hasta 80 millones de dólares de programas para refugiados que son poco empleados, en tanto el gobierno recorta el número anual de refugiados admitidos en Estados Unidos.

La carta fue reportada por primera vez por Yahoo News.

Imagen de parte de un centro para niños detenidos en la frontera.

El Departamento de Seguridad Nacional también reprogramó más de 200 millones de dólares para cubrir la detención de inmigrantes este mes, incluidos 10 millones de dólares de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias.

Los documentos muestran un plan para usar el dinero de varios programas, incluyendo 16,7 millones de dólares del programa de beneficios por niños Head Start, 3,8 millones de dólares de programas de VIH, 16,7 millones de dólares de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades(CDC), 9,8 millones de dólares de Medicare y operaciones del programa Medicaid, 2,2 millones de programas de salud materno infantil, 5,8 millones del programa Ryan White HIV/AIDS, 13,3 millones del National Cancer Institute y 87,3 millones de dólares en total de los National Institutes of Health.

El programa que alberga a niños inmigrantes que vinieron solos a Estados Unidos o que fueron separados de un adulto en la frontera ha necesitado fondos adicionales en los últimos años, lo que requiere que se asigne de otras partes del presupuesto.

En un comunicado, HHS dijo que este tipo de solicitudes de reprogramación son rutinarias y se han producido para el programa de niños inmigrantes en años anteriores desde 2012. Las transferencias similares de dinero también se usan en momentos de necesidad, como en el caso del virus del Zika en 2016.

"El HHS emplea las autoridades de transferencia y reprogramación del secretario para proporcionar fondos adicionales para el cuidado de niños extranjeros no acompañados", dijo el subsecretario del HHS, Eric Hargan. "El financiamiento ahora también se utilizará para aumentar el número de casos y aumentos inesperados en niños que necesitan atención de nuestro programa. Desafortunadamente, la necesidad de fondos adicionales ha crecido desde el año fiscal 2011, debido al aumento continuo de niños extranjeros no acompañados en la frontera. Las transferencias son solo una solución temporal a la triste consecuencia de un sistema migratorio roto", detalló el funcionario.

LEE: Familias separadas demandan al Gobierno de Trump para que se haga cargo de los costos por salud mental

HHS dijo que hasta ahora, la única reasignación que ha sucedido en 2018 fue de 17 millones de dólares en el programa Ryan White HIV/AIDS que apoya el tratamiento de VIH/sida para aquellos que no puede pagarlo.

Las agencias federales pueden cambiar fondos siempre que no tomen más del 1% de una fuente de dinero dado o aumenten otra fuente de dinero en más del 3%. Esos tipos de solicitudes deben enviarse a los subcomités legislativos pertinentes y ser aprobados por los presidentes de dichos comités.

Con los republicanos en control de ambas cámaras del Congreso, esos presidentes son republicanos. No se requiere la aprobación de los demócratas.