Nota del editor: Michael D'Antonio es autor del libro Never Enough: Donald Trump and the Pursuit of Success (Nunca lo suficiente: Donald Trump y la búsqueda del éxito) (St. Martin's Press). Los comentarios expresados en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) - Con lágrimas en varias ocasiones, Brett Kavanaugh negó furiosamente las acusaciones de mala conducta sexual mientras aparecía el jueves ante la Comisión Judicial del Senado. La difusión de las acusaciones, insistió, no fue solo un momento de crisis para él, sino una "desgracia nacional", y dijo que la controversia había "destruido" a su familia.

MIRA: Las 5 frases más destacadas del emotivo testimonio de Christine Blasey Ford

En una generación anterior, en 1972, una demostración de emoción del candidato presidencial Ed Muskie, quien parecía llorar mientras defendía el honor de su esposa, Jane, ayudó a terminar con sus esperanzas de un cargo superior. (Más tarde, los observadores admitieron que podría haber sido nieve derretida, en lugar de lágrimas, en la mejilla de Muskie).

Los juicios sobre la emotiva presenta Kavanaugh probablemente dependerán de la perspectiva de cada espectador, pero demostró la mayor amplitud que tienen los hombres en política para mostrar sus emociones. Sin embargo, si fuera una mujer, probablemente sería calificada como que está sobreexitada, incluso histérica, lo que ayuda a explicar por qué la testigo que testificó antes que él, Christine Blasey Ford, estaba mucho más tranquila y comedida.

Si los senadores republicanos dudan en apoyar la nominación de Kavanaugh, el juicio más importante será dictado por Donald Trump. Gabriel Sherman de Vanity Fair tuiteó: "El llanto ha puesto nerviosos a algunos asistentes de la Casa Blanca", dice la fuente. "La gente no sabe por qué está llorando".

Para Trump, quien aparentemente preferiría arriesgarse a que un hombre sufriera un ataque cardíaco antes que satisfacer sus sentimientos, la exhibición fue probablemente un acontecimiento exasperante. "Cuando veo a un hombre llorar lo veo como una debilidad", le dijo una vez Trump al escritor Timothy O'Brien. "No me gusta ver llorar a los hombres".

MIRA: Ford: Lo que no se borra de mi mente es la risa entre los dos

Aún así, el presidente inmediatamente tuiteó su apoyo a Kavanaugh tan pronto como terminó la audiencia:

"El juez Kavanaugh le mostró a Estados Unidos exactamente por qué lo nominé. Su testimonio fue poderoso, honesto y fascinante. La estrategia de búsqueda y destrucción de los demócratas es vergonzosa y este proceso ha sido una farsa y un esfuerzo total para retrasar, obstruir y resistir. ¡votar!"

Como candidato a la Corte Suprema que sin duda creía que pronto sería aprobado por el Senado, los sentimientos de Kavanaugh son fáciles de entender. De repente, fue objeto de tres acusaciones separadas de mala conducta sexual y tenía la misión de limpiarse. Ford, la primera acusadora y la única que escucharán los republicanos que controlan el comité, alegó que la atacó cuando eran adolescentes.

Tal acusación, además de las otras, molestaría a cualquiera que sea acusado, pero como Kavanaugh dejó ver sus emociones, fue fácil imaginarse a Trump cada vez más impaciente, si no disgustado.

Un hombre firmemente plantado en el ethos del hombre de los años 50, Trump no lloraría en un escenario en el que admitiera que fue elegido presidente con la ayuda de los rusos. Él mismo ha enfrentado más de una docena de acusaciones de mala conducta sexual y nunca ha reaccionado con otra cosa que una actitud desdeñosa. Ver a Kavanaugh llorar debe haber irritado al hombre que lo hizo candidato.

MIRA: Ford dice que está segura de que su agresor fue Kavanaugh

Las actitudes sobre la masculinidad han cambiado mucho en las décadas posteriores a la juventud de Trump. El expresidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, se mostró tan sentimental que lloró por casi cualquier cosa, y los presidentes Clinton, Bush y Obama derramaron lágrimas en momentos de tragedia o de luto. La diferencia es que, al menos en público, estos hombres no lloraron con ira o porque sus propios sentimientos fueron heridos.

El presidente Trump no es parte de la multitud que llora en Washington. Es el hombre que llamó al senador Charles Schumer "el llorón Chuck" cuando se le llenaron los ojos de lágrimas a principios de 2017. En 2015, Trump llamó al locutor Glenn Beck" loco y "peor que Boehner" porque se emocionó con su programa.

Las últimas décadas han visto una mayor aceptación para exhibiciones abiertas de emoción. Como argumentó recientemente un escritor en un sitio web dedicado a impulsar las imágenes positivas de los hombres modernos, "los hombres de verdad lloran".

Si el llanto fue bien recibido o no en la Casa Blanca, Kavanaugh ha conservado el apoyo del presidente. Y si Kavanaugh cuenta con el respaldo de la mayoría republicana en el Senado, estará en la Corte Suprema.