(CNN) - Los contaminantes químicos prohibidos hace más de 40 años aún están teniendo un efecto devastador en la vida marina y podría llevar a la desaparición de la mitad de la población de orcas antes de terminar el siglo.

Eso según un nuevo estudio publicado en el diario científico Science, que encontró que las orcas están en riesgo por los bifenilos policlorados (PCB), que fueron ampliamente usados como enfriadores y en la producción de papel de copia sin carbón antes de que se descubriera que eran altamente tóxicos y cancerígenos.

Una orca nada con su bebé en la exhibición animal en la ciudad de Antibes, al suroeste de Francia, el 10 de diciembre de 2013. (Crédito: VALERY HACHE/AFP/Getty Images).

La producción de PCB fue prohibida en Estados Unidos en 1979 y bajo un tratado internacional, en 2001, pero aún se usan en muchas partes del mundo y no será completamente eliminado sino hasta 2025.

Esto ha llevado a que los PCB se filtren a los océanos, donde están presentando un riesgo particular para los mamíferos marinos en lo más alto de la cadena alimenticia como las orcas. Debido a que los productos químicos no se descomponen fácilmente, la concentración de ellos se acumula en los cuerpos de los depredadores a medida que consumen más y más peces contaminados con PCB.

Para los mamíferos, la contaminación de PCB es intergeneracional, con las madres pasando los químicos a sus crías a través de la leche.

Las orcas son el último eslabón de una larga cadena alimenticia y, por lo tanto, se encuentran entre los más afectados por este problema a lo largo de su vida de 50 a 80 años.

Los investigadores encontraron niveles de PCB de hasta 1.300 miligramos por kilo en la grasa de algunas ballenas, y los estudios muestran que solo 50 miligramos por kilo pueden causar infertilidad y problemas en el sistema inmunológico.

  • Mira en este videoVarias orcas varadas en las costas argentinas son regresadas al mar

“Es absolutamente trágico”

Los efectos de los PCB en la fertilidad y la inmunidad ya ha devastado muchas poblaciones, según los hallazgos de los investigadores, con un declive rápido en el número de orcas en 10 de las 19 poblaciones estudiadas.

“Los hallazgos son sorprendentes. Vemos que más de la mitad de poblaciones de orcas estudiadas en todo el mundo están severamente afectadas por los PCB”, dijo Jean-Pierre Desforges de la Universidad Aarhus de Dinamarca en un comunicado.

La situación es peor en Brasil, en el Estrecho de Gibraltar, en el noroeste del Pacífico y en todas las islas británicas, donde la Unidad de Investigación mamífera de Escocia dijo que “rara vez observamos nacimientos de nuevas ballenas asesinas”.

Desforges agregó que fue "aterrador ver que los modelos predicen un alto riesgo de colapso poblacional en estas áreas dentro de un período de 30-40 años".

Debido a la larga duración de vida de las ballenas, los altos niveles de PCB liberados en el medio ambiente hace décadas siguen teniendo un efecto, y se aumentará a medida que los contaminantes mortales continúen produciéndose y usándose.

Según el Convenio de Estocolmo, al que 152 países de todo el mundo son signatarios, se prevé la eliminación gradual de todos los PCB para el año 2025, y se están realizando esfuerzos para tratar los desechos existentes de una manera ambientalmente racional.