CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Argentina

Argentina

La mejor comida de Sudamérica (y dónde disfrutarla, país por país)

Por Lauren Cocking

(CNN) — El consumo de bebidas y comidas en Sudamérica es tan diverso como cabría esperar de un continente compuesto por casi 450 idiomas, una gran cantidad de ecosistemas y 12 países (sin incluir la Guayana Francesa, una región francófona, y las Falklands o Malvinas).

Aquí presentamos la más breve de las introducciones a 12 de los mejores y quizás inesperados destinos de comidas y bebidas en Sudamérica.

Patagonia, Argentina

La influencia europea marca buena parte de la cocina argentina, desde la pizza hasta la pasta, pero nada que represente a Argentina como un asado en la Patagonia.

MIRA: ¿Cuál es la mejor parrilla de Buenos Aires?

Mientras que muchos asocian el asado con carne de vaca, carne de res y más carne de res, un típico asado patagónico contará con cordero, acompañado de muchas vísceras. Un malbec complementa muy bien.

El asado patagónico suele tener al cordero como carne principal.

Cochabamba, Bolivia

Al igual que otros países andinos, la cocina boliviana tiene sus raíces en productos como la quinua, el maíz, el arroz y la papa.

MIRA: Bolivia revoluciona su comida con ingredientes tan típicos como el caimán y la quinoa

En Cochabamba, la cuarta ciudad más grande de Bolivia, puedes probar todo eso y más, en platos como el silpancho (arroz y papas con carne, huevo frito y salsa).

Los chicharrones, como se le llama a las costillas de cerdo crujientes, también son imprescindibles.

Un plato de silpancho boliviano.

Salvador, Brasil

Sao Paulo está repleto de restaurantes con estrellas Michelin y Minas Gerais se promociona como el lugar ideal para comer. En ambos lugares el estofado rico en carne de cerdo y frijoles (y plato nacional), feijoada, es prácticamente omnipresente.

Pero no pases por alto Salvador, la capital de Bahía, donde podrás saborear algunos de los mejores platos afrobrasileños del país, desbordantes de camarones, aceite dendê y picante malagueta.

Una feijoada, el plato típico de Brasil por definición.

Valle de Colchagua, Chile

En lugar de ir a la capital, Santiago, ve al sur, a los dominios de los vinos finos.

El vino Carménère estuvo casi extinto en Francia en el siglo XIX. Secretamente estaba tomando control por debajo del radar en los viñedos chilenos. Literalmente.

LEE: 6 razones por las que vale la pena esquiar en Chile

De hecho, los enólogos pensaron que era Merlot hasta los años 90. Hoy en día, sin embargo, Carménère es la uva de Chile, y el lugar ampliamente considerado como el hogar del mejor tinto del país: el Valle de Colchagua.

Una copa de vino carmenere.

Eje Cafetero, Colombia

Algunos dicen que la cocina colombiana se hace sentir en la costa del Caribe, donde los plátanos son aplastados y fritos, servidos como patacones, mientras que el pescado fresco y los mariscos se abren camino en casi todo. Otros piensan que la enorme bandeja paisa de Medellín es inmejorable.

Sin embargo, una región de alimentos y bebidas destacados es el eje cafetero, el exuberante corazón verde de la producción colombiana de granos de café. Alterna entre disfrutar del mejor café del país todo el día, todos los días, y explorar los espectaculares alrededores.

El Eje Cafetero, en Colombia, cuenta con varios de los mejores cafés del país sudamericano.

Mindo, Ecuador

El chocolate ecuatoriano, al igual que el café colombiano, es una fuente de orgullo nacional; no solo este asombroso y biodiverso país cultiva algunos de los mejores granos de cacao del mundo, también alberga una barra de chocolate escandalosamente cara (una de las barras de la serie Art de To’ak te costará casi 700 dólares, y tienes que comerla con pinzas de madera).

MIRA: Lo que debes saber si quieres ir a Galápagos

También ve al pueblo de Mindo, en el bosque nuboso del norte de Ecuador, para recorrer un par de chocolaterías.

Ecuador es potencia mundial en cuanto a cacao de calidad se refiere. Y eso se refleja en los chocolates.

Berbice, Guyana

Guyana es acaso el país más culturalmente distinto de Sudamérica, que comparte muchas características con el Caribe de habla inglesa.

Esto no solo es evidente en la popularidad del cricket; también está claro en la cocina, que combina sabores de la cocina británica, criolla, africana y china, entre otros.

Si bien la mayoría de los platos chinos y de curry se pueden encontrar en las ciudades más grandes, visita la costa de Berbice para probar algunos de los preparados con frescos mariscos, como la sopa de cangrejo.

Probar una exquisita sopa de cangrejo en Guyana es una experiencia inolvidable.

Asunción, Paraguay

Paraguay, sin salida al mar, prácticamente bilingüe (el español y el guaraní son, ambos, idiomas nacionales) es uno de los países menos explorados de América del Sur, en parte porque carece de las atracciones dignas de Instagram de lugares como Perú.

Sin embargo, la cocina, amada por Anthony Bourdain, la distingue, incluso en la capital, Asunción.

Toma sopa paraguaya, que no es una sopa, sino un tipo de pan de maíz denso, o mbejú, una empanada frita con almidón. Para una sopa real, opta por el caldo de pira lleno de pescado.

La sopa paraguaya no es propiamente una sopa, sino un pastel.

Arequipa, Perú

Lima es la opción más obvia para la buena mesa y el fantástico ceviche en Perú, pero deberías agregar, además, a Arequipa.

LEE: Gastón Acurio da las claves para que los platos peruanos queden perfectos

La llamada “Ciudad Blanca” es conocida por su variedad de picanterías que sirven grandes porciones de platillos como el pastel de papa, el rocoto relleno y el chupe de camarones de temporada.

Acompáñalo con un vaso (o jarra) de chicha morada, una bebida a base de maíz morado hervido.

El pastel de papa es uno de los platos que podrás encontrar en las picanterías de Arequipa, Perú.

Paramaribo, Surinam

Enormemente diversa étnicamente, con influencia de varias culturas asiáticas, africanas y europeas, la cocina de Surinam es posiblemente una de las más olvidadas en el continente.

Al igual que Guyana, se le considera un país culturalmente caribeño. Sin embargo, en un viaje a Surinam, no te puedes perder una visita a la capital de Paramaribo para la cocina javanesa (indonesia) como teloh (yuca frita) y bami met kip (pollo y fideos).

Teloh, una de las expresiones de la cocina indonesia en Surinam.

Carmelo, Uruguay

Uruguay comparte muchas similitudes con su vecino, Argentina, cuando se trata de comer y beber.

La carne y el mate son esenciales, y los platos europeos son muy comunes. Pero busca directamente el vino Tannat en Carmelo, una de las regiones vinícolas de Uruguay.

MIRA: 10 cosas únicas de Uruguay

Acompaña tu copa con un plato de picada de carne y queso, incluidos algunos favoritos uruguayos como el danbo (parecido al edam) y el magro.

La picada uruguaya es gran acompañante de vinos y mates.

Maracaibo, Venezuela

La comida venezolana difiere mucho de una región a otra. Los mariscos frescos son preferidos en la costa y las islas, mientras que en el Amazonas se puede comer yuca en desayuno, almuerzo y cena.

Si llegas a Maracaibo (algunos países no recomiendan viajar allí, incluido EE.UU.) prueba dos alimentos básicos y un clásico regional: arepas y pabellón criollo (arroz, frijoles, plátano y ternera), así como patacón maracucho. (un sándwich en el que los plátanos fritos reemplazan al pan).

Y no te olvides de una porción de guasacaca, una salsa picante de aguacate.

Las arepas son uno de los platos emblemáticos de Venezuela.

Lauren Cocking es escritora de viajes, comida y bebida, especializada en México y América Latina. Sigue su tonto monólogo interno en Twitter en @laurencocking o lee su blog Northern Lauren