(CNN) - Estados Unidos solo reconocerá a los matrimonios (incluyendo los del mismo sexo) al momento de autorizar visas diplomáticas para los compañeros de los funcionarios, mas no lo hará con las parejas del mismo sexo que aún no hayan contraído nupcias

Así lo indican los nuevos requisitos del Departamento de Estado, que entraron en vigencia este lunes.

El cambio afecta a las parejas de funcionarios de las Naciones Unidas, embajadores, personal de embajadas y consulados a tiempo completo y militares extranjeros destacados en bases militares de Estados Unidos o asignados a una embajada o consulado extranjero en Estados Unidos, entre otros.

Un alto funcionario del Gobierno dijo este martes que unas 105 familias en EE.UU. se verían afectadas por la nueva política.

Indicó, además, que muy pocas de esas personas son de países donde el matrimonio homosexual es ilegal.

LEE: La compleja realidad de ser gay en América Latina

Desde 2009, EE.UU. había aceptado parejas del mismo sexo como miembros de la familia al otorgar ciertos tipos de visas diplomáticas. Bajo la nueva normativa, Estados Unidos solo aceptará cónyuges legalmente casados ​​cuando otorguen nuevas acreditaciones de visa. Aquellos en sociedades domésticas que se encuentran actualmente en Estados Unidos tendrán hasta el final del año para casarse. Las parejas que no se casen dentro de ese plazo tendrán 30 días para abandonar el país.

Sin embargo, otro alto funcionario que habló el martes dijo que "revisarían caso por caso para tratar de adecuar legalmente su estado, para permanecer en Estados Unidos después de la fecha límite".

Dos funcionarios del gobierno dijeron que el cambio se realizó para hacer iguales los requisitos que se exigen tanto a parejas heterosexuales como a las del mismo sexo.

Estados Unidos reconocerá sólo a los matrimonios al momento de otorgar visas diplomáticas a parejas de diplomáticos.

"El cambio en la política garantiza un tratamiento igualitario entre las parejas del sexo opuesto y las parejas del mismo sexo al exigir que deben casarse para calificar a las visas diplomáticas derivadas", dijo un funcionario del Departamento de Estado de EE.UU.

Sin embargo, existen preocupaciones sobre las implicaciones que esta nueva política tendrá en los diplomáticos cuyos países no reconocen los matrimonios entre personas del mismo sexo. Menos del 10% de los estados miembros de la ONU han legalizado el matrimonio entre personas del mismo sexo.

"Los que me preocupan son los miembros del personal que tienen dificultades para ir a un país que celebre bodas entre personas del mismo sexo (...) para cumplir con este requisito", dijo Alfonso Nam, presidente de la organización de defensa de LGBTQI de la ONU, ONU-GLOBE.

"La realidad es que la diferencia entre tener una pareja heterosexual y tener una relación con alguien del mismo sexo es que las parejas heterosexuales tienen una cantidad increíble de opciones de dónde pueden casarse", dijo Nam a CNN. "Esa es una opción que es muy limitada para las personas en relaciones del mismo sexo", agregó.

Ambos funcionarios dijeron que habría algunas exenciones para las visas diplomáticas A-1 y A-2, pero el cambio a la política de visas de la ONU G-4 es inflexible.

LEE: Reino Unido prohibirá las 'terapias de conversión de gays'

"Si un diplomático representa a un país en el que el matrimonio entre personas del mismo sexo no es legal, pero que reconoce y acredita a los cónyuges diplomáticos de Estados Unidos, la pareja de ese diplomático aún puede ser elegible para una visa derivada", explicó el funcionario de EE.UU.

"Los oficiales y empleados de una Organización Internacional designada (titulares de visa G-4), como las Naciones Unidas, no representan a un gobierno extranjero cuando trabajan para el organismo", se detalló.