(CNN) - Un nuevo estudio sobre el fútbol americano descubrió que un pequeño cambio en el deporte, en las reglas de lanzamiento, puede llevar a una reducción significativa en las tasas de conmoción cerebral.

Una carta de investigación publicada este lunes en la revista médica JAMA dijo que después de que la conferencia atlética de la Ivy League cambió sus reglas en 2016 para mover las líneas de kickoff y touchback en los juegos, hubo una reducción en la tasa de conmoción cerebral entre los jugadores.

Específicamente, la tasa promedio de conmoción cerebral anual en la conferencia universitaria fue de 10,93 por cada 1.000 jugadas durante el inicio del partido antes del cambio de la regla. Descendieron a 2,04 después.

"Lo que se traduce es una reducción de alrededor del 69% en la tasa de conmoción cerebral", dijo Douglas Wiebe, primer autor de la carta de investigación y profesor de bioestadística y epidemiología en la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania.

LEE: ¿Por qué está cobrando fuerza el fútbol americano en Argentina?

En comparación, los investigadores encontraron que para otros tipos de juego, la tasa promedio anual de conmoción cerebral fue de 2,56 antes del cambio de la regla y de 1,18 después, lo que no fue una diferencia significativa.

"Creemos que es un ejemplo de una intervención de salud pública que fue parte de una gran colaboración entre epidemiólogos, técnicos de rehabilitación y entrenadores físicos", dijo Wiebe.

Los investigadores anotaron que el juego de retorno de saque inicial plantea un riesgo de conmoción cerebral, un tipo de lesión cerebral traumática causada por un golpe en la cabeza, ya que involucra a los jugadores que corren a gran velocidad uno hacia el otro en una larga distancia.

Una investigación halla que una disminución del 69% en la tasa de conmoción cerebral entre los jugadores de fútbol de la Ivy League se dio tras un cambio en la regla de lanzamiento.

En 2015, los kickoffs representaron el 6% de todas las jugadas, pero el 21% de las conmociones cerebrales en la conferencia de la Ivy League.

El año siguiente, el cambio de la regla requería mover la línea de inicio de la línea de 35 yardas a la 40 y la línea de touchback de la línea de la yarda 25 a la 20.

Para el estudio, los investigadores analizaron los datos del sistema de vigilancia de conmoción cerebral de la Ivy League, identificando las conmociones cerebrales ocurridas durante los partidos de la temporada regular en conferencia desde 2013 hasta 2017.

La Ivy League incluye ocho escuelas: Princeton, Dartmouth, Yale, Columbia, Pennsylvania, Harvard, Brown y Cornell.

Los investigadores evaluaron cada conmoción cerebral según el tipo de juego que la causó y cuándo ocurrió, ya sea antes o después del cambio de la regla de 2016.

El cambio de la regla se introdujo como un experimento, dijo Wiebe.

LEE: El jugador de fútbol americano Christion Abercrombie fue operado de emergencia tras una lesión en la cabeza

Como parte de esa iniciativa, "tenemos suficientes datos para poder ver esto durante el transcurso de varios años, después de que se haya implementado la regla", dijo Bernadette D'Alonzo, coautora de la nueva investigación y coordinadora de investigación clínica en el Centro de Epidemiología Clínica y Bioestadística de la Universidad de Pensilvania y el Centro de Ciencias de Lesiones Penn.

"Prevenir la conmoción cerebral es mucho más fácil que tratar la conmoción cerebral", aseveró.

Es demasiado pronto para atribuir la caída de las conmociones cerebrales observadas en la nueva investigación a una sola regla, dijo Joseph Clark, profesor de Neurología y Medicina de Rehabilitación en la Universidad de Cincinnati que no participó en la nueva carta de investigación.

Llamó a los hallazgos recientes "un paso en una dirección positiva", pero agregó que se necesita hacer más trabajo.

"Otra investigación ha mostrado caídas similares en las tasas de conmoción cerebral incluso antes de los cambios de la regla de 2016", dijo. "Descubrir qué regla, política, cultura, prácticas, educación, etcétera, ayudará a mitigar las conmociones cerebrales llevará un poco más de trabajo que examinar un cambio de regla", indicó sobre estos estudios sobre el fútbol americano.