(CNN Español) - Las instrucciones explícitas escritas en un documento para prevenir abusos sexuales por parte de integrantes de la Iglesia católica de Santiago, en Chile, generó tal indignación, que la Arquidiócesis de Santiago tuvo que retirarlo y pedir disculpas por el contenido de este manual.

La semana pasada, el Arzobispado de Santiago de Chile publicó un polémico instructivo llamado “Orientaciones que fomentan el buen trato y la sana convivencia pastoral” dirigido a “personas involucradas en cualquier tipo de servicio ministerial”; en este, la Iglesia recomienda evitar ciertas conductas inapropiadas para demostrar afecto hacia niños, niñas y adolescentes y personas vulnerables.

Las conductas a evitar son “dar palmadas en los glúteos, tocar el área de los genitales o el pecho”, besar en la boca a los niños, niñas, adolescentes o personas vulnerables, darles abrazos demasiado apretados, luchar o realizar juegos que implican tocarse de manera inapropiada, "recostarse o dormir junto a niños, niñas o adolescentes", entre otros.

El instructivo también les pide a los pastores eclesiales evitar cualquier tipo de conducta que puedan ser “malinterpretadas”, como por ejemplo: regalar dinero u objetos de valor a menores de edad, mantener contacto “demasiado frecuente o injustificado” con alguna de estas personas, tomarles fotos o ver a niños, niñas, adolescentes o personas vulnerables cuando “estén desnudos, se visten o se duchan” y evitar cualquier tipo de material pornográfico.

El documento se da a conocer en un momento en el que la Iglesia católica de Chile atraviesa una crisis por el encubrimiento de numerosos casos de abuso sexual infantil a manos de miembros del clero. El papa Francisco ha aceptado la renuncia de al menos siete obispos chilenos, luego de la renuncia masiva de los 34 obispos de este país en mayo de 2018.

Más recientemente, expulsó de la Iglesia al sacerdote chileno Fernando Karadima, hallado culpable en 2011 por la Santa Sede por abuso sexual de menores. Karadima ha negado las acusaciones en su contra repetidamente y no fue procesado por la justicia civil debido a la prescripción de los delitos.

La Iglesia pide disculpas

La polémica con este instructivo fue tal que el Arzobispado emitió un comunicado el pasado viernes en el que pidió disculpas, eliminó el documento de la página web y se comprometió a publicar uno nuevo “en el más breve plazo”.

“Se trata de un instrumento de trabajo hecho según estándares internacionales, que tiene plazo de seis meses para perfeccionarse con toda la comunidad eclesial”, dice el comunicado. “Se corregirán ciertos contenidos que fueron traducidos en forma literal y que no son adecuados, o que se prestan para interpretaciones incorrectas”.

El instructivo fue firmado por el arzobispo Ricardo Ezzati, la máxima autoridad de la Iglesia de Chile, que en agosto fue llamado a declarar por el supuesto encubrimiento de casos de abuso sexual infantil por parte miembros del clero. Ezzati ha negado la veracidad de las acusaciones.

El obispo auxiliar de Santiago, monseñor Cristián Roncagliolo, explicó este domingo que la Iglesia está “reparando” el documento y que “ha asumido un compromiso de tolerancia cero con los delitos sexuales”.

Va a ser revisado, "especialmente en algunos aspectos, para decir con palabras muy nuestras: lo que es delito es delito, lo que es crimen es crimen”, dijo el sacerdote durante la Procesión de la Virgen del Carmen este domingo. “Y también explicar de una manera muy concreta que la Iglesia ha asumido un compromiso de tolerancia cero con los delitos sexuales, tolerancia cero con todo aquello que contravenga gravemente la dignidad de un menor”.

Este documento forma parte de unas recomendaciones hechas por el Consejo para la Prevención de Abusos del Arzobispado de Santiago junto con otros actores eclesiales, según dice el documento.

Se tenía planeado que el instructivo entrara en vigor a partir de abril de 2019. Ahora se espera la nueva publicación del documento, según prometió la Iglesia de Santiago de Chile.