Washington (CNN) - En cuestión de horas, el Senado de Estados Unidos se dispondrá a elevar a Brett Kavanaugh a la Corte Suprema, poniendo fin a meses de un amargo duelo partidista marcado por impactantes acusaciones de abuso sexual, rechazadas airadamente y con vehemencia por el nominado, quien ahora está listo para ser el nuevo juez del alto tribunal.

Una votación final para la confirmación de Kavanaugh está programada para la tarde de este sábado.

LEE: Kavanaugh tiene los votos suficientes para llegar a la Corte Suprema

Los demócratas arremetieron contra la nominación durante discursos en el Senado la noche del viernes y la mañana de este sábado, mientras que se esperan protestas contra Kavanaugh durante el día. Pero el Partido Republicano tiene los votos necesarios para una confirmación exitosa.

La confirmación representará una gran victoria para el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien pronto podrá reclamar el crédito de haber puesto a dos jueces conservadores en la Corte Suprema durante su relativamente corto tiempo en el cargo.

Brett Kavanaugh

El viernes comenzó con poca certeza sobre si los republicanos en el Senado tenían los apoyos necesarios para impulsar la nominación rumbo a la meta, pero la jornada terminó con la confirmación prácticamente asegurada luego de que el senador republicano por Arizona Jeff Flake, seguida por la senadora republicana por Maine Susan Collins y el demócrata por Virginia Occidental Joe Manchin, anunciaran que también respaldarían a Kavanaugh.

No estaba claro que Kavanaugh conseguiría los votos para la confirmación hasta que Collins anunciara en el Senado que apoyaría su nominación.

Al ofrecer su argumento, Collins dijo que aunque creía que Christine Blasey Ford, quien en su testimonio ante la Comisión Judicial del Senado el mes pasado acusó a Kavanaugh de haber abusado de ella a principios de la década de los 80, "es una sobreviviente de abuso sexual", no creía que la acusación había sido corroborada.

"No creo que estos cargos puedan impedir de manera justa que el juez Kavanaugh sirva en la corte", dijo Collins. Kavanaugh ha rechazado la acusación.

La única republicana que se opone a la nominación es la senadora Lisa Murkowski por Alaska, quien le dijo a reporteros que aunque cree que Kavanaugh es "un buen hombre", también creía que el proceso de confirmación se había vuelto algo más "grande que un nominado".

En un discurso en el Senado más tarde el viernes, Murkowski mostró simpatía tanto por Ford como por Kavanaugh, Dijo, sin embargo, que ella tiene una vara muy alta para que los nominados ganen la confirmación y habló sobre la importancia de elegir magistrados que actúen en todo momento de una forma que promueva la "confianza del público" en el poder judicial.

"En mi conciencia... no puedo llegar a la conclusión de que él es la persona correcta para la corte en este momento", dijo la senadora.

Murkowski añadió que, no obstante, planea votar "presente" en la votación final como un gesto de buena voluntad hacia su colega republicano, el senador por Montana Steve Daines, quien apoya a Kavanaugh pero se encontrará en su estado acompañando a su hija en su boda.

La medida no afectará el resultado final de la votación, pero permitirá que el margen sea el miso que habría tenido si Daines hubiera estado ahí para participar.

"Espero que esto nos recuerde que podemos dar pequeños pasos para ser amables el uno con el otro, y tal vez esos pequeños y cordiales pasos pueden llevar a otros", dijo Murkowski.