(CNN) - A estas alturas, probablemente sepas que Cristóbal Colón no descubrió América. Ni siquiera fue el primer europeo en hacerlo.

De alguna manera, el explorador italiano del siglo XV todavía tenía su propia fiesta nacional. Pero más ciudades y estados de EE.UU. están desechando el Día de Cristóbal Colón para honrar a las personas que estuvieron aquí primero y que sufrieron mucho después de la llegada de navegante europeo.

Este año, al menos una docena de ciudades de Estados Unidos, incluidas San Francisco y Cincinnati, decidieron dejar de celebrar el Día de Cristóbal Colón y, en cambio, celebrarían el Día de los Pueblos Indígenas.

LEE: 12 mitos y verdades sobre el día de Cristóbal Colón o la fiesta del Día de la Hispanidad

Para Joe Curtatone, el alcalde de Somerville, Massachusetts, la decisión fue fácil.

"El Día de Colón es una reliquia de una versión obsoleta y simplificada de la historia", escribió el alcalde cuando anunció la decisión el mes pasado.

"Este problema se parece mucho a la bandera de la Confederación para los sureños. Como un estadounidense de origen italiano, se siente bien que haya un día festivo oficial que se trata nominalmente de nosotros. Estamos orgullosos de nuestra herencia. Sin embargo, los detalles de este día festivo son de un sufrimiento humano tan profundo que necesitamos mover nuestro orgullo a otra parte", explicó.

Docenas de otras ciudades y estados enteros, incluyendo Minnesota, Alaska, Vermont y Oregon, también han reemplazado el Día de Colón por el Día de los Pueblos Indígenas.

Representación artística de la llegada de Cristóbal Colón al Nuevo Mundo.

Entonces, ¿qué hizo Cristóbal Colón?

No fue el primero en descubrir el Nuevo Mundo, el término generalmente se utiliza para referirse al continente americano. Los pueblos indígenas habían estado viviendo allí durante siglos cuando Colón llegó en 1492.

Tampoco fue el primer europeo en el Nuevo Mundo. Leif Eriksson y los vikingos lo hicieron cinco siglos antes. Pero Cristóbal Colón allanó el camino para la "exploración, explotación y colonización europeas de las Américas", según la Enciclopedia Británica.

Si bien muchos escolares aprenden sobre la Niña, la Pinta y la Santa María, los detalles menos atractivos de los viajes de Colón incluyen la esclavitud de los nativos americanos y la propagación de enfermedades mortales.

Las sociedades indígenas de las Américas "fueron diezmadas por la exposición a enfermedades del Viejo Mundo, desmoronándose bajo el peso de la epidemia", escribió el historiador David M. Perry.

"Colón no sabía que su viaje propagaría enfermedades a través de los continentes, por supuesto, pero la enfermedad no fue el único problema... también tomó esclavos para exhibirlos en casa y trabajar en sus tierras conquistadas".

Pero no hay duda de que los viajes de Colón "tuvieron un impacto histórico innegable, lo que desató la gran era de la exploración, el comercio y, finalmente, la colonización del Atlántico por parte de los europeos", escribió Perry.

Los presidentes y el Día de Colón

El presidente Benjamin Harrison comenzó a celebrar el Día de Cristóbal Colón en 1892 para conmemorar el 400 aniversario del desembarco de Colón en las Bahamas. En 1934, el presidente Franklin D. Roosevelt convirtió el Día de Colón en feriado nacional.

Desde 1971, los presidentes han escrito tradicionalmente una proclamación por cada segundo lunes de octubre.

Pero las proclamaciones de los dos últimos presidentes no podrían ser más diferentes.

LEE: ¿Fue Cristóbal Colón un judío en secreto?

El año pasado, el presidente Donald Trump generó críticas cuando su primera proclamación del Día de Colón no mencionó a los nativos americanos.

"La llegada permanente de los europeos a las Américas fue un evento transformador que cambió de manera innegable y fundamental el curso de la historia humana y preparó el escenario para el desarrollo de nuestra gran Nación", escribió Trump.

"Por lo tanto, en el Día de Colón, honramos al hábil navegante y al hombre de fe, cuya hazaña valiente reunió a los continentes y ha inspirado a muchos otros a perseguir sus sueños y convicciones, incluso ante la extrema duda y la tremenda adversidad".

Monumento a Cristóbal Colón en la ciudad de Nueva York.

Ello contrasta con la proclamación del presidente Barack Obama un año antes, quien elogió la ambición de Colón, pero también reconoció el lado más oscuro de sus viajes.

"Al marcar esta rica historia, también debemos reconocer el dolor y el sufrimiento reflejados en las historias de los nativos americanos que habían residido en esta tierra durante mucho tiempo antes del arribo de los recién llegados europeos" , escribió Barack Obama, citando "violencia, privación y enfermedad".

"Mientras reflexionamos sobre los aventureros a lo largo de la historia que trazaron nuevos cursos y buscaron nuevas alturas, recordemos a las comunidades que sufrieron, rendimos tributo a nuestra herencia y abrazamos el multiculturalismo que define la experiencia estadounidense".