Marito Salta, de 11 años, quien fue hallado descuartizado en junio de 2016. (Crédito: Cortesía Marta Salta).

(CNN Español) – El 2 de junio de 2016 apareció descuartizado el cuerpo de Marito Salto, un niño de 11 años. Los restos estaban depositados en grandes bolsas de basura a unos seis kilómetros de una zona boscosa de la ciudad de Quimilí, en el Departamento Moreno, ubicada en la provincia norteña de Santiago del Estero en Argentina, según confirmó en ese entonces la policía local.

De acuerdo a la pericia forense, el niño fue violado y se encontraron restos de semen de sus posibles asesinos. Fue por esta razón que la jueza a cargo de la causa, la Dra. Rosa Falco, resolvió someter a pruebas de ADN a un total de 3.200 personas de los más de 32 mil habitantes en la ciudad, de acuerdo al censo realizado por el INDEC en 2010. Estas pruebas se comenzaron a realizar el 27 de agosto y continuarán hasta el sábado 13 de octubre según indicó la magistrada.

Mario Salto, padre de la víctima, señaló a CNN estar “conforme” con la medida de tomar tantas muestras de ADN, a lo que consideró como “un paso importante” para dar con los violadores de su hijo ya que los siete detenidos que tiene la causa dieron negativo en los resultados . “La hipótesis más fuerte que se maneja sobre el crimen de mi hijo es el rito satánico”, aseguró Salto, quien el próximo viernes por la tarde realizará en la capital de Santiago del Estero una nueva marcha en reclamo de justicia por la muerte de Marito.

Muestras de ADN

Las muestras de ADN extraídas de la ropa y cuerpo de Marito Salto fueron analizadas en 2017 por el laboratorio de genética de la Suprema Corte de Justicia de Argentina. Según la jueza Falco, “se pudo establecer que corresponden a dos individuos masculinos no identificados, y que comparten el cromosoma y, así que por lo tanto, son familiares”, resaltó.

La Dra. Falco decidió, con consentimiento de las familias, realizar pruebas de ADN a 3.200 personas de Quimilí. En este procedimiento se obtendrán muestras del hombre de mayor edad de cada uno de los hogares de la ciudad. Personal policial y del laboratorio de genética del Poder Judicial (Santiago del Estero) visitarán domicilio por domicilio para obtener el material genético.

Sobre el procedimiento realizado hace unas semanas, ahondó que “según los resultados que obtengamos, tendremos la posibilidad de la comparación y establecer algún tipo de coincidencia -en caso de que sea positivo-, con la evidencia que sacamos del cuerpo del niño”.

El laboratorio de genética del Poder Judicial de Santiago del Estero “está a cargo de procesar las muestras de ADN, y en forma paulatina se irán conociendo algunos resultados”, sostuvo la magistrada Falco, al estimar que los resultados se den “posiblemente antes de fin de año”. De este modo, la jueza de la causa entiende que así se podrá identificar a los culpables del aberrante crimen del niño, y que los culpables podrían ser hermanos.