Imagen de archivo. (Crédito: RAUL ARBOLEDA/AFP/Getty Images)

(CNN Español) - Un grupo de jóvenes en ropa interior aparecen en un video tirados en el piso, con contusiones en su cuerpo, mientras un policía los insulta y los golpea, y otro más, que no aparece en pantalla, lo anima, con insultos, a que siga pegándoles.

El policía que aparece en el video le exige a uno de los jóvenes que se voltee boca abajo, —“¿No sabe qué es boca abajo?” —le grita, mientras el joven llora y trata de cubrirse de los golpes. Los insultos y maltratos siguen al menos por un minuto, que es lo que se observa en un video que se publicó en redes sociales.

La Policía Metropolitana de Bogotá (Colombia) reconoció este lunes que personal de esta institución participó en una golpiza a un grupo de jóvenes internos en un centro de reclusión especial a finales de septiembre.

El general Ricardo Alarcón, director de la Policía Metropolitana de Bogotá, dijo a periodistas que tuvo conocimiento de este video el pasado viernes (no especificó la fuente del mismo) y que se abrió una investigación sobre los hechos.

“El video es muy diciente”, les dijo Alarcón a periodistas. “Allí nosotros observamos claramente que están siendo objeto de maltrato físico, maltrato verbal y pues la justicia será la que entre a determinar los hechos en los que ellos incurrieron”.

Alarcón dijo que los uniformados no tienen autorización de usar palos (como los que aparecen en el video) dentro de sus funciones como policías.

“Ahí están faltando a un montón de normas desde lo disciplinario y obviamente desde lo penal. Esto se constituye en una falta gravísima que da, inmediatamente se conozca el resultado de la investigación, una separación absoluta de sus funciones”.

La golpiza ocurrió el 28 de septiembre en el Centro Especial El Redentor, en el sur de Bogotá, cuando hubo un intento de “evasión masiva” o fuga, de esa correccional de menores, explicó Alarcón.

“Se tiene identificada la persona que participó en los hechos, quien específicamente está lesionando a este joven”, dijo el comandante de la Policía de Bogotá, sin dar el nombre del presunto agresor.

El comandante de la Policía de Bogotá dijo que siete uniformados que estaban de turno en ese momento fueron apartados de sus cargos y cuatro habrían participado directamente en la golpiza a los jóvenes.

Los policías involucrados fueron escuchados en la investigación que adelanta la Policía y esa institución envió el caso a la Fiscalía para que investigue una conducta penal, dijo Alarcón.

Se les investigará por tortura

Mario Gómez, fiscal delegado para la violencia contra niños, niñas y adolescentes de la Fiscalía General de Colombia, dijo este lunes que se abrió una investigación contra los policías “en el marco de una posible práctica de tortura”.

Gómez dijo que los hechos se dieron en el marco de un “intento de fuga que fue controlado” de manera desproporcionada. En esos hechos, dijo Gómez, dos policías fueron apuñalados por los jóvenes que quería fugarse de su centro de reclusión.

“Evidentemente en ningún caso podría justificar actos inhumanos de trato cruel y desproporcionado, exagerado, violento, que calificaría eventualmente dentro del tipo penal de tortura”, dijo Gómez ante periodistas en Bogotá.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, que es el encargado de este centro de reclusión para menores de edad, dijo este lunes en un comunicado que abrió una investigación para establecer la conducta y si hubo una falla en los protocolos de la entidad.

“El ICBF adelanta las respectivas indagaciones con las entidades operadoras de sus servicios para establecer si se registró alguna falla en los protocolos establecidos por el Instituto para la atención de situaciones especiales con los jóvenes del SRPA (Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescente)”, dice un comunicado en el que pidieron “sanciones ejemplarizantes” para los responsables del maltrato a los jóvenes.

Gómez dijo este lunes que la Procuraduría, Fiscalía, los órganos de salud especializados y el mismo ICBF “han prodigado las condiciones de seguridad física y de salud mental de estas personas que fueron agredidas por los Policías en el video que ustedes conocen”.

Una fuente del ICBF, que no está autorizada a dar su nombre, le dijo a CNN en Español que no tenía conocimiento previo de este caso de maltrato a los jóvenes de El Redentor, y que la institución se enteró por los videos que corren en redes sociales.

Entre tanto, la Fiscalía dijo que hasta el momento tienen identificados a dos agresores, a quienes se les podría procesar por tortura y la investigación podría ampliarse a funcionarios del centro de reclusión.

“Estamos precisando con la Policía nacional los nombres de las personas que por acción o por omisión participaron en el evento”, dijo el fiscal Gómez. “Evidentemente la conducta perpetrada por los policías puede involucrar también funcionarios de otro orden que permitieron que las acciones se consumaran”.

El procurador de Colombia, Fernando Carrillo, rechazó este tipo de actos que atentan contra la vida de los menores de edad y dijo que investigará también a los responsables del centro carcelario.

“No solo hay que investigar a la Policía, sino también todo lo que ha pasado al interior de ese centro, en donde no escapa la responsabilidad de algunos funcionarios del ICBF”, dijo Carrillo este lunes.