Sofía, Bulgaria (CNN) - Un hombre búlgaro fue detenido en Alemania por el asesinato de la periodista Viktoria Marinova, dijo el ministro del Interior de Bulgaria Mladen Marinov este miércoles.

Las autoridades no pueden decir si el asesinato de Marinova en el norte de la ciudad búlgara de Ruse estuvo vinculado con su trabajo como periodista, según dijo el fiscal principal de Bulgaria, Sotir Tsatsarov.

El hombre fue acusado en ausencia de violación y asesinato, dijo Tsatsarov.

Una orden de arresto europea fue emitida contra el hombre búlgaro después de que su ADN coincidiera con la evidencia recogida en la escena del crimen, dijo Marinov en una conferencia de prensa.

Una portavoz del Ministerio del Interior le dijo a CNN que el sospechoso de 21 años fue arrestado cerca de la ciudad de Hamburgo.

Las autoridades búlgaras están pidiendo la extradición del hombre, dijo la portavoz del Ministerio del Interior, que agregó que están esperando un análisis de ADN para confirmar su supuesta participación en los hechos.

Los búlgaros encienden velas durante una vigilia en memoria de Viktoria Marinova en la ciudad de Ruse.

El cuerpo de Marinova, que trabajaba para el medio TVN, fue encontrado el sábado cerca de un callejón peatonal en un área con mucha vegetación, reportó la prensa estatal búlgara.

Las investigaciones preliminares indican que la causa de su muerte fueron golpes en la cabeza y sofocación.

Este lunes se llevaron a cabo vigilias en memoria de Marinova en Rose, la capital, Sofía y otras ciudades.

Todor Gechev, amigo de Marinova, les dijo a los reporteros de la Televisión Nacional Búlgara (BNT) que él se vio con ella el pasado miércoles. La periodista de 30 años le dijo a él que estaba trabajando en una investigación pero que no se sentía preocupada por su seguridad y que no había recibido amenazas.

Más recientemente Marinova presentó el programa “Detector” en TVN, en el que entrevistó a dos periodistas que estaban investigando un caso de supuesta corrupción que involucraba fondos europeos.

Previamente presentó un programa de estilo de vida y estuvo involucrada con trabajo de caridad. Marinova tenía una hija pequeña.

El periodista Tsvetomir Semov reportó desde Sofía, Bulgaria, y Claudia Otto de CNN, desde Berlín. Radina Gigova de CNN contribuyó con este reporte.