(CNN) — Al menos seis personas murieron y miles de hogares se encuentran sin energía eléctrica en EE.UU. tras el paso de Michael, que en la madrugada de este jueves se debilitó a tormenta tropical. Ahora avanza hacia Carolina del Norte y del Sur.

Michael tocó tierra en la tarde de este miércoles como un huracán de categoría cuatro, cerca de Mexico Beach, Florida. Sin embargo, horas después se debilitó a categoría 3 y para la madrugada del jueves dejó de ser huracán, llegando a la categoría de tormenta tropical con vientos de 112 km/h.

A pesar de su debilitamiento desde que tocó tierra, las autoridades advierten que la tormenta podría seguir afectando a Georgia hasta el jueves por la noche, provocando "daños sin precedentes por el viento", así como lluvias y posibles tornados breves.

Como el ciclón más fuerte en golpear Estados Unidos desde el huracán Andrew en 1992, Michael arrasó con casas, devastó los puertos y dejó torres de escombros donde antes había centros comerciales.

MINUTO A MINUTO: Todo el recorrido del huracán Michael

Ahora, con vientos menos feroces, se mueve a través del sudoeste de Georgia a unos 27,3 kilómetros por hora hacia Albany. Mientras, las inundaciones continúan a lo largo de la costa del Golfo, donde los árboles caídos y la falta de servicios públicos dificultan aún más los precarios esfuerzos de rescate.

Los peligros de marejada ciclónica, inundaciones y posibles tornados aún continúan, según el Centro Nacional de Huracanes.

Cuando el peligroso ojo del huracán Michael –que también es el más fuerte en llegar al noroeste de Florida desde que se tienen registros– cruzó cerca de Mexico Beach este miércoles, sus vientos y marejadas causaron estragos en la costa.

Las advertencias de tornado ya cubren gran parte del norte de Florida y de Georgia. El Centro de Predicción de Tormentas emitió las advertencias hasta las 2 a.m., hora del este, de este jueves.

EN VIVO: Olas del huracán Michael golpean las playas de Bradenton, Florida

Michael y sus bandas externas, que se extenderán hacia el noreste de la región, podrían aumentar rápidamente los tornados.Los huracanes que llegan del Golfo de México suelen producir múltiples tornados, alcanzando los 100 en 1 a 2 días después de tocar tierra.

Escenas de devastación

La residente de Mexico Beach, Patricia Mulligan, dijo que el edificio de concreto en el que vive se sacudió y vibró cuando el centro de la tormenta cruzó cerca.

Cuando se atrevió a mirar lo que había ocurrido, las playas blancas con aguas de color esmeralda estaban cubiertas por un mar oscuro de escombros astillados, relató. Los techos fueron arrancados de las casas y el puerto deportivo había desaparecido. Los niveles de agua se acercaban a las copas de las palmeras.

La devastación le recordó lo que vivió en 1992 cuando Andrew llegó a Florida. Y estimó que llevaría la misma cantidad de tiempo reparar el daño, posiblemente meses o incluso un año. "No pensamos que iba a ser tan grave", le dijo a CNN.

Después de tocar tierra cerca de México Beach, alrededor de las 2 p.m. ET, el ojo de Michael se movió tierra adentro sobre la franja Panhandle de Florida al este de Panama City.

Las ráfagas de viento rompieron las ventanas de las casas y edificios de oficinas, incluido el First Federal Bank.

Tiendas y centros comerciales enteros quedaron convertidos en montones de escombros. Otros edificios fueron despojados de sus paredes y techos o destrozados por árboles derribados y líneas eléctricas.

Las amenazas que deja Michael

La lluvia es solo una de las amenazas que deja Michael a su paso.

Sigue vigente una advertencia de huracán para la frontera de Alabama-Florida hasta el río Suwannee en Florida.

Además, hay advertencias de tormentas tropicales estaban en partes de Alabama, Florida, Georgia, Carolina del Sur y Carolina del Norte.

A lo largo de las costas de Florida y Alabama existían advertencias de marejada ciclónica.

Hasta 30,48 centímetros de lluvia podrían caer en las áreas de la franja Panhandle y Big Bend de Florida, así como en el sureste de Alabama y el sur de Georgia.

Algunas partes de las Carolinas y el sur de Virginia, recientemente inundadas por el huracán Florence, podrán ver hasta 15,2 centímetros, dijo el centro de huracanes.

Declaración de emergencia

"Tengo mucho miedo por las personas que decidieron no evacuar. Este es simplemente un huracán horrible", le dijo el gobernador de Florida Rick Scott a CNN poco después de que Michael tocara tierra.

MIRA: FOTOS | Así es la devastación que deja el huracán Michael en Florida

Scott solicitó al presidente Donald Trump la declaración de desastre mayor, cuando el huracán llegó a Florida. Esto ayudará a acelerar los recursos y la asistencia del gobierno federal para las comunidades afectadas. Trump emitió este martes una declaración de emergencia previa al que Michael tocara tierra.

El presidente dijo, además, que tuvo una "larga conversación" con el gobernador Rick Scott y señaló que su gobierno está "muy bien coordinado" con todos los estados con potencial de ser afectados.

"Tenemos suministros de alimentos, cadenas alimenticias, estamos trabajando con todos los estados", dijo Trump.

La secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, también dijo que las compañías de servicios públicos de 14 estados se alinearon para entrar y comenzar a reparar el suministro eléctrico una vez que haya ocurrido la tormenta.

Efecto del cambio climático

La fuerza de Michael puede reflejar el efecto del cambio climático en los huracanes. El planeta se ha calentado significativamente en las últimas décadas, causando cambios en el medio ambiente.

Los gases de efecto invernadero causados por el hombre en la atmósfera crean un desequilibrio energético, con más del 90% del calor restante atrapado por los gases que ingresan en los océanos, según la Asociación Nacional Oceanográfica y Atmosférica. Según los expertos, hay evidencia de una mayor temperatura de la superficie del mar y la humedad atmosférica.

Si bien es posible que no haya más tormentas bajo un clima más cálido, la mayoría de los estudios muestran que las tormentas serán más fuertes y producirán más lluvia. La marejada ciclónica es peor ahora que hace 100 años, gracias al aumento en los niveles del mar.

Según Climate Central, una organización de investigación científica, se espera que las próximas décadas traigan huracanes que se intensifiquen más rápidamente, en caso de que no haya un cambio en la tasa de emisiones de gases de efecto invernadero.