El presidente de Sierra Leona, Julius Maada Bio, le da la mano al presidente de China, Xi Jinping, durante el Foro sobre Cooperación China-África en el Gran Palacio del Pueblo en Beijing el 3 de septiembre de 2018.
El presidente de Sierra Leona, Julius Maada Bio, le da la mano al presidente de China, Xi Jinping, durante el Foro sobre Cooperación China-África en el Gran Palacio del Pueblo en Beijing el 3 de septiembre de 2018.

Hong Kong (CNN) Sierra Leona ha rechazado los planes para construir un controvertido aeropuerto de 318 millones de dólares fuera de la capital de Freetown con una compañía china y financiado por préstamos chinos.

El megaproyecto, que debía completarse en 2022, había sido encargado por el anterior presidente, Ernest Bai Koroma, en marzo de este año.

MIRA: La guerra comercial afectará el crecimiento económico de EE.UU. y China el próximo año, alerta el FMI

Su cancelación se produce en medio de un enfriamiento de entusiasmo tanto en Pakistán como en Malasia por los préstamos chinos que respaldan proyectos de infraestructura a gran escala en los últimos meses. Pero la decisión de Sierra Leona es la primera vez que un gobierno africano cancela un importante acuerdo ya respaldado por China.

"Después de una seria consideración y diligencia, la opinión del Gobierno es que no es económico continuar con la construcción del nuevo aeropuerto cuando el existente no se utiliza en absoluto", dijo una carta del Ministro de Transporte y Aviación del país al Director del proyecto, según lo publicado en medios locales.

En declaraciones a la BBC el miércoles, el ministro de Aviación de Sierra Leona, Kabineh Kallon, dijo que el aeropuerto actual sería renovado.

"Tengo derecho a tomar la mejor decisión para el país", dijo. No está claro si hay penalizaciones financieras asociadas con la cancelación del acuerdo.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Lu Kang, dijo a los reporteros el jueves que la cancelación no indicaba ninguna ruptura entre China y Sierra Leona, alegando que el proyecto solo había estado en una fase exploratoria.

"Al cooperar con los países africanos que incluyen Sierra Leona, China siempre se ha adherido a los principios de consultas basadas en la igualdad y la cooperación de beneficio mutuo", dijo el portavoz.

MIRA: Esposa de exjefe de Interpol denuncia persecución y amenazas en China

"No creo que este proyecto en particular deba exagerarse como una indicación de problemas entre los gobiernos de China y Sierra Leona".

Política en juego

Sierra Leona es una de las naciones más pobres de África y está calificada por el Fondo Monetario Internacional como un riesgo moderado de problemas de deuda.

Bajo el expresidente Koroma, quien estuvo en el cargo desde septiembre de 2007 hasta abril de este año, el país asumió 224 millones de dólares de deuda china, de los cuales 161 millones de dólares se acumularon solo en 2016, según la iniciativa de investigación Johns Hopkins SAIS China-Africa.

El presidente Julius Maada Bio llegó al poder en una elección muy disputada hace varios meses, y desde entonces ha vuelto a evaluar algunos de los compromisos financieros asumidos por su predecesor.

El acuerdo con el Aeropuerto Internacional Mamamah había sido controvertido durante años, en parte debido a la "falta de transparencia" sobre sus términos, según Lina Benabdallah, profesora asistente de política y asuntos internacionales en la Universidad de Wake Forest, Carolina del Norte.

Sierra Leona ahora mejorará su actual aeropuerto en la ciudad de Lungi, que ha sido criticado por su mala conexión con la capital. Lungi está separado de Freetown por un estuario, lo que significa que es necesario un viaje en ferry para llegar a la ciudad.

Según informes, el gobierno está considerando construir un puente para conectar el aeropuerto con Freetown.

MIRA: ¿Por qué hay tensiones en el mar de China Meridional?

El expresidente de Sierra Leona, Ernest Bai Koroma, con el presidente chino, Xi Jinping, en Beijing en 2016.

El expresidente de Sierra Leona, Ernest Bai Koroma, con el presidente chino, Xi Jinping, en Beijing en 2016.

Diplomacia y deuda

En conjunto, los países africanos le deben a China cerca de 130.000 millones de dólares, según la Iniciativa de Investigación China-África, dinero que se ha utilizado principalmente para financiar proyectos de transporte, energía y minería.

En agosto, 16 senadores de Estados Unidos advirtieron a su gobierno, en una carta dirigida al secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y al secretario de Estado, Mike Pompeo, que el "financiamiento depredador de infraestructura de China" estaba creando niveles de deuda insostenibles en el mundo en desarrollo, que el FMI tenía que sacar de apuro.

Gran parte de la deuda se debió a gastos extravagantes en apoyo del ambicioso programa de infraestructura de Belt and Road de Xi, cuyo objetivo es construir enormes corredores comerciales que unan a China, Europa, África y el resto de Asia.

China ha sido acusada de operar una política de diplomacia trampa de la deuda, que podría hacer que Beijing presione a los países que no pueden pagar los préstamos en acuerdos de explotación. En 2010, Beijing invirtió 1.500 millones de dólares en un puerto de Sri Lanka. Cuando el país no pudo pagar su deuda, el lugar se entregó a una empresa de propiedad estatal china en un contrato de arrendamiento de 99 años.