Jakarta, Indonesia (CNN) - La Policía de Indonesia dijo que desmanteló una operación de tráfico de bebés que supuestamente estaba vendiendo bebés en Instagram.

Cuatro personas fueron arrestadas, entre ellas una madre de 22 años y un sospechoso de ser el negociador, en la segunda ciudad más grande de Indonesia, Surabaya, dijo la Policía en una conferencia de prensa el domingo.

Una partera y un sospechoso comprador también fueron arrestados en la isla turística de Bali.

Las autoridades fueron alertadas de una cuenta en la popular aplicación para compartir fotos con el nombre "Konsultasi Hati Privat", o Consulta Privada del Corazón, que se presenta como un servicio de consultas de embarazo y servicios de adopción.

A través de Instagram los presuntos traficantes ofrecían bebés para vender, dijo la Policía de Indonesia.

Sin embargo, la Policía dijo que encontró evidencia que transacciones monetarias estaban siendo llevadas a cabo.

El jefe de la unidad de investigación criminal de la fuerza policial de Surabaya, AKBP sudaran, dijo el martes que su equipo frustró un intento de una mujer de 22 años, identificada como LA, de vender a su bebé de 11 meses, a un comprador en Bali, conocido como NS, usando el servicio de mensajería WhatsApp. El bebé habría sido ofrecido por 15 millones de rupias, unos 987 dólares.

La cuenta de Instagram estaba activa este viernes en la mañana y tenía más de 700 seguidores, y había sido abierta hace cerca de un año. Pero después fue cerrada.

Las imágenes presentadas en la página incluían fotos en blanco y negro de ultrasonidos, mujeres embarazadas y bebés con sus caras borrosas.

En una imagen publicada el 15 de septiembre, un bebé, reverenciado como C86, fue presentada con información como su edad, género y religión. Además, había un número de contacto apareció allí con un mensaje urgiendo a quien quisiera adoptarlo o quien quisiera dejar a un bebé en adopción, ponerse en contacto.

La cuenta también tenía capturas de pantalla de conversaciones de WhatsApp entre el propietario de la cuenta y mujeres embarazadas o mamás. En una conversación, una mujer de siete meses de embarazo dice que no está casada y que quiere encontrar a alguien que adopte a su hijo y que la esconda hasta que dé a luz para que su familia no se entere.

El jefe de la Comisión Nacional Indonesia para la Protección de los Niños (KPAI), Sustano, que como muchos indonesios tiene un nombre, dijo en redes sociales que la manera como los traficantes de niños hacen sus negocios ha cambiado.

“Anteriormente, la transacción ocurría en persona y era usual arreglarla a través de un intermediario”, dijo Sustano. “Pero ahora, están usando métodos más avanzados, a través de las redes sociales como Instagram y Facebook. El mundo cibernético se volvió una herramienta de promoción y transacción”.

Sustano dijo que los traficantes acuden a redes sociales porque “se considera más efectivo, el trato ocurre directamente entre el vendedor y el comprador, y no es fácil ser detectados por las autoridades”.

“Si el uso de Instagram se demuestra en este caso, se demuestra cómo los traficantes se adaptan constantemente a nuevos métodos para negociar”, agregó Amanda Bisexx, jefe de Protección a la Niñez de Unicef. Ella cree que ahora es importante para las autoridades “adaptar su nueva política y respuesta legislativa a prevenir semejantes crímenes, particularmente contra los niños, niñas y mujeres”.

Indonesia es una gran fuente, tránsito y destino de tráfico de humanos. En Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, (Unicef) estima que 100.000 niños son traficado cada año en Indonesia, y la mayoría de ellos es forzado al comercio sexual.

En su reporte de 2018 sobre Tráfico de Personas, el gobierno de Estados Unidos listó a Indonesia en Grado 2, diciendo que el país “no cumplió a cabalidad los estándares mínimos para la eliminación del tráfico”. Sin embargo, añade el reporte, Indonesia está “haciendo esfuerzos significativos para esto”.

Los cuatro detenidos enfrentan hasta 15 años de prisión por violar las leyes de protección a niños.