(CNN) - Sarah Radney veía árboles caer al rededor de la casa de sus abuelos cuando el huracán Michael llegó a Georgia. Sarah estaba a salvo, hasta que una estructura usada para cubrir autos se estrelló con el techo de la casa.

Los fuertes vientos levantaron una estructura de metal usada para cubrir autos antes de que esta se estrellara contra una casa del condado de Seminole, Georgia, y golpeara la cabeza de la niña, según el reporte de los funcionarios de emergencia.

Sarah Radney, de 11 años, murió cuando una estructura de metal chocó contra la casa de sus abuelos durante el huracán Michael.

Ella había estado en la sala enviándoles fotos a sus familiares de los árboles caídos, recuerda su padre, Roy Radney.

“Fue un raro accidente, nunca escuché nada como eso”, dijo él.

La abuela de Sarah, que también estaba en la sala de la casa, sufrió la fractura de una costilla y la perforación de un pulmón, pero sobrevivió. La familia tuvo que esperar cerca de ocho horas para que los paramédicos llegaran debido a las terribles condiciones de las vías, dijo Radney.

La niña de 11 años es una de las personas que han fallecido desde que Michael tocó tierra en el noroeste de la Florida el miércoles, y azotó Georgia y las Carolinas en jueves, dijeron las autoridades.

Sarah creció a unos 45 minutos, en Cairo, Georgia, con sus cinco hermanos. Ella acababa de empezar el sexto grado y se unió al club de drama y a la banda. Su padre dijo que ella amaba tocar la trompeta, actuar y cantar.

“He trabajado la mayor parte de mi vida adulta fuera de la ciudad… Siempre recibía videos de ella cantando y bailando cuando estaba en carretera”, recordó él .

Se sentía como Sarah amaba la vida, y siempre hacía a todos reír, dijo Radney.

“Ella iluminaba mi vida. Tenía 11 años y le gustaba jugar como si tuviera 5”.

Sarah también disfrutaba ir a la iglesia y siempre hallaba la manera de ir incluso cuando sus padres no podían llevarla. Ella se levantaba un poco temprano para llamar a su tía para que la recogiera de camino a la iglesia.

“Ella amaba a Dios, era cristiana. Cuando las puertas de la iglesia se abrían, ella quería estar estar ahí”, dice Radney.

 

- AnneClaire Stapleton de CNN contribuyó con este reporte.