CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Arabia Saudita

El rey de Arabia Saudita y el presidente de Turquía dialogan sobre el caso de Jamal Khashoggi

Por CNN

(CNN) — El rey Salman de Arabia Saudita habló el domingo con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, sobre la desaparición del periodista Jamal Khashoggi en Estambul, reportaron medios de ambos países. 

La Agencia de Prensa Saudí y la agencia de noticias estatal turca Anadolu reportaron que los países están considerando establecer un “grupo de trabajo” para discutir el caso Khashoggi.

El rey Salman de Arabia Saudita.

El grupo de trabajo, que aún no tiene una fecha oficial, llega en medio de intensa presión internacional sobre Arabia Saudita.

Khashoggi, columnista del diario The Washington Post y conocedor de la realeza de Arabia Saudita venido a crítico, desapareció después de entrar al consulado saudí en Estambul el 2 de octubre para obtener documentos que le permitieran casarse con su prometida turca.

Su desaparición ha generado la condena internacional y provocado advertencias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien el sábado dijo que habría un “severo castigo” si se descubre que Arabia Saudita está detrás de la presunta muerte del periodista. Gran Bretaña, Francia y Alemania también dijeron el domingo que exigían una “investigación creíble”.

Sin embargo, en lo que pareció ser una respuesta coordinada, varios países árabes le dieron su apoyo a Arabia Saudita. Omán, Bahréin, Jordania, Palestina, Líbano, Emiratos Árabes Unidos y Egipto emitieron el domingo comunicados oficiales en los que expresan su solidaridad con Arabia Saudita.

La mañana del domingo, Arabia Saudita amenazó con tomar represalias y explicó las formas en que Riad podría castigar a Estados Unidos si este le impone sanciones.

En un comunicado en la Agencia de Prensa Saudí, atribuido a “un funcionario”, el reino rechazó las amenazas de sanciones económicas o presión política y dijo que “responderá con una acción mayor”.