CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Donald Trump

La recaudación de fondos para la reelección de Trump no tiene precedentes en absoluto

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) — El lunes por la noche, la campaña de reelección del presidente Donald Trump en 2020 anunció que había recaudado más de 18 millones de dólares en los últimos tres meses, una suma que significa que el titular ya ha recogido 106 millones de dólares para una carrera electoral que está a más de dos años de distancia.

Esa es una cantidad de dinero impresionante, y sin precedentes, para un presidente en funciones que haya acumulado menos de dos años en su primer mandato.

Vamos, lo entiendo. El dinero se ha vuelto tan abundante en la política estadounidense, que cada dos años inunda el sistema a través de una variedad de súper PAC (comités de acción política) y otras entidades novedosas destinadas a eludir la ley de financiamiento de campañas, que existe una tendencia, incluso entre los adictos a la política, a ponerse un poco confundido cuando se trata de hablar de cantidades de dinero sin precedentes que se están recolectando cada vez más temprano en el ciclo electoral.

Pero, el recaudo de Trump es un gran problema, incluso en medio de esa realidad. Aquí hay una prueba, en la forma de una comparación entre la recaudación de fondos de Trump en este punto y con sus dos predecesores:

Trump (recaudación de fondos hasta el 30/09/2018)
Recaudado: $ 106 millones
Efectivo en caja: $ 35 millones.

Barack Obama (recaudación de fondos hasta el 31/12/2010)
Recaudado: $ 4 millones
Dinero en efectivo disponible: $ 2,3 millones

George W. Bush (recaudación de fondos hasta el 31/12/2002)
Recaudado: $ 3,2 millones
Dinero en efectivo disponible: $ 3.8 millones

Un poco de matemáticas muestra que en tres meses menos de recaudación de fondos, Trump ha recaudado más de 26,5 veces lo que Obama había recaudado para su carrera de reelección y 32 veces lo que Bush había recaudado para ese punto.

El motivo de esa disparidad masiva es simple: ni Bush ni Obama buscaron activamente recaudar fondos para sus campañas de reelección durante sus primeros dos años en el cargo. Bush recaudó solo 265.000 dólares en contribuciones individuales durante esos dos primeros años, mientras que Obama realmente reembolsó más de 179.000 dólares en contribuciones individuales en sus primeros dos años.

¿Por qué tomaron esa decisión de postergar la recaudación de fondos? Una razón práctica y otra simbólica.

La razón práctica es no competir directamente con los candidatos del partido para la Cámara de Representantes, el Senado y las gobernaciones, todos los cuales están en la boleta electoral en las elecciones intermedias. A la mayoría de los donantes les gusta donar al presidente: les da una sensación de prestigio y poder que un cheque girado para la Cámara o incluso al candidato del Senado no lo haría. Entonces, cuando se les da la opción, muchos donantes elegirán donar al presidente. Claro, hay algunos colaboradores que pueden y escribirán cheques a los candidatos arriba y abajo de la boleta electoral. Pero no todos son donantes, y la teoría es que cada dólar que un presidente recauda en sus primeros dos años en el cargo es dinero que podría haber contribuido a la fortuna de su partido en el Congreso y a las mansiones de los gobernadores de todo el país.

La razón simbólica por la que los presidentes anteriores han evitado recaudar dinero en sus primeros dos años es porque han querido enviar una señal al país de que la campaña ha terminado, que son el presidente de todas las personas y están enfocados en hacer el trabajo al cual fueron elegidos sin preocuparse de si serán reelegidos inmediatamente. Es el concepto de que hay un tiempo para hacer campaña y un tiempo para gobernar.

Trump nunca ha jugado por las reglas políticas. Y su decisión de solicitar la reelección el día que fue juramentado al cargo es una prueba más de lo poco ortodoxo que es. Hace lo que quiere, y generalmente lo que quiere es lo que sea más ventajoso para él. Este es uno de esos casos; ya sea que te guste u odies el hecho de que Trump ya haya recaudado más de 100 millones de dólares para su aspiración en 2020, no puedes discutir el hecho de que le da una gran ventaja sobre su eventual oponente demócrata en la búsqueda por el efectivo de la campaña.

(Por cierto: ¿podemos poner fin a la teoría extrañamente persistente en algunos círculos políticos de que Trump no se postulará para un segundo mandato? Esta campaña de recaudación de fondos deja en claro que se lanza y se lanza con fuerza).

Trump es un planeta político para sí mismo. Las reglas normales de la gravedad no se aplican para él. Hace lo que quiere, cuando quiere y como quiere. Incluyendo recaudar dinero. Montones y montones de dinero.