Nigeria (CNN) - Una segunda trabajadora humanitaria que estaba secuestrada por el grupo terrorista Boko Haram desde hace siete meses fue asesinada luego de que expirara el plazo para las negociaciones, dijo el Gobierno de Nigeria.

El ministro de Información y Cultura de Nigeria, Alhaji Lai Mohammed, describió el asesinato como “malvado, inhumano e impío", diciendo que nada puede justificar el derramamiento de sangre de gente inocente.

Hauwa Mohammed Liman fue secuestrada junto con dos trabajadoras más del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) por una facción de Boko Haram, en marzo de este año, durante un ataque a una base militar.

Hauwa Mohammed Liman fue asesinada por terroristas del grupo Boko Haram. Liman estuvo secuestrada siete meses.

Liman trabajaba en un hospital operado por el CICR, en un campo de refugiados, en el remoto pueblo de Rann, a las afueras de Maiduguri, en el estado Borno.

Otra de las mujeres secuestradas, Saifura Hussaini Khorsa, de 25 años, fue asesinada el mes pasado por los terroristas.

El ministro dijo que el Gobierno mantuvo todas las líneas de comunicación abiertas con los secuestradores, y que siempre actuó con el “interés superior” de los rehenes.

“Es muy desafortunado que esto haya terminado así”, dijo Mohammed.

“Antes y después de que se cumpliera el plazo de sus secuestradores, el Gobierno Federal hizo todo lo que cualquier gobierno responsable haría para salvar a un trabajador humanitario”, dijo él, agregando que, el Gobierno continuará trabajando para liberar a los demás rehenes.

La Cruz Roja Internacional le dijo a CNN que aún tiene que confirmar independientemente la muerte de Liman.

“No hemos sido capaces de confirmar independientemente la muerte de Huawa. Somos conscientes de los reportes de los medios de que nuestra colega Hauwa ha sido asesinada por sus captores, [pero] en este momento no podemos confirmar si esa información es cierta.

“Si se confirma, sería un golpe devastador. Para su familia, para los amigos de Huawa y sus colegas, así como para todos los trabajadores humanitarios en el noreste de Nigeria”, le dijo a CNN Aleksandra Matijevic Mosimann, portavoz del CICR en Nigeria, este martes.

Más temprano, Mosimman le dijo a CNN que recibieron un ultimátum de los militantes, el 16 de septiembre, cuando el grupo también emitió una amenaza contra la niña Leah Sharibu, cuyos padres le confirmaron a CNN que ella estaba “enfrentando una pena de muerte”.

Al menos tres trabajadores humanitarios nigerianos y otros tres extranjeros resultaron heridos en el ataque.

Mosimann dijo que el CICR no negocia con terroristas.

Cerca de 3.000 trabajadores humanitarios, la mayoría de ellos nigerianos, trabajan en el noreste de Nigeria.

Los combatientes de Boko Haram, que han librado una guerra de una década en la región, regularmente atacan tales campamentos con hombres armados y terroristas suicidas.